Rozagás y los cencerros

6
986

A punto de empezar la primavera, partiendo de Arenas de Cabrales con las laderas consteladas de las pequeñas flores rosa púrpura del brezo y viendo las primeras golondrinas del año, tras dejar atrás la preciosa Iglesia de Santa María de Llas y Arangas, llegamos a Rozagás.

En este pueblo, justamente a los pies del Turbina, el techo del Cuera, destaca una antigua y rural Iglesia que, bajo la advocación de San Francisco de Asís, presenta un arco carpanel sobre la puerta que datan en el siglo XVI.

Y en honor del fundador de la orden franciscana, el primer sábado de octubre se celebra la fiesta en la que no falta la misa, el ramu, romería y verbena y, también, una ascensión al Pico Turbina.

Asimismo, atesora Rozagás, además de bolera y lavadero, una importante casa indiana, La Bolera, en la que se van los ojos a un mirador de madera rematado con un antepecho de hierro que ejerce de terraza; y que fue levantada por Francisco González Sánchez, quien muy joven, exactamente a los 13 años, emigró a Cuba, estableciendo sus propios almacenes coloniales en la Habana y siendo socio de una empresa de cerveza y otra de tabaco.

También, cuenta este pueblo, con una quesería de Cabrales, ya que es, junto a Oceño y Cáraves, una de las tres localidades de Peñamelllera Alta donde hay cuevas y ganadería destinadas a elaborar queso con la denominación de “Origen Queso de Cabrales”.

Con lo que ya no no cuenta, debido a las normativas sanitarias tan exigentes que se dejó de comercializar, es con el exclusivo queso de Rozagás, que a base de la mezcla de leche cruda de vaca, oveja y cabra era incluido entre los quesos fuertes. ¡Otro sabor que se extinguió!.

Caminando, y tras llegar a un abrevadero y una fuente, con la indicación de dos barrios, la Boluga y el Pontón, seguí por el primero y me llamó la atención un hombre que bajo un tendejón parecía dar forma a algo con una navaja.

Me acerqué y le pregunté que tallaba, contestándome Alfredo Antón, que así se llama el vecino, que un badajo de cuerno de vaca, que no es otra cosa que esa pieza que se balancea en el interior de un cencerro y que con su movimiento chocando imprime un sonido.

Después, Alfredo me llevó a su taller y allí me enseñó orgulloso cencerros de diferentes tamaños, desde 6 centímetros hasta casi 40, en los que brillaba el cobre y a los que él con mimo y profesionalidad machaca para sacarles la voz, más grave o más aguda,más clara o más bronca, y coloca sus artesanales badajos, para ser colgados del cuello de los animales con una correa de cuero.

También, me contó el dicharachero vecino que los vendía en las ferias, como la de Corao, la de Santa Lucia en Posada, la de San Cipriano en Panes.

Al abandonar Rozagás, haciendo sonar, como el instrumento de percusión idiófono que es, un pequeño lloqueru de Alfredo, pensé que los cencerros, utilizados por los pastores para localizar y vigilar los rebaños, son nuestro paisaje sonoro inconfundible en el campo y en el monte.

Maiche Perela Beaumont

Imágenes, Valentín Orejas

6 Comentarios

  1. Es verdad Rostroazul, también he oído denominar como «esquilón» a ese instrumento musical tan sensual y relajante. Has hecho bien en recordádnoslo.
    En cuanto conocer a la «Doña», ya verás como algún día llegará ese momento, y te va a encantar.
    Un abrazo.

  2. Fernando,… tu comentario como siempre, está a la altura de las fotos de Don Valentín.
    Es estético… Idílico y escolástico.

    Estético por lo bien escrito y reportado… como todo lo tuyo.

    Idílico,… por tener el gusto de describir a la doña con conocimiento de causa… gusto del que yo carezco; por eso solo hablo desde la apariencia… susceptible de error. Ya me gustaría…

    Ahora bien, permíteme una pequeña «vendetta»…. ¡No sólo edulcoro yo!

    Y es Escolástico porque siguiendo tu línea siempre enseña algo… aunque yo me sume a esto último… en el mi conceyu…. les llamamos esquiles… ya sabes…. esquilín o esquilón… J… Justicia… y él… el ladrón…. Palikeando… porque yo palikeo en Vasco…

  3. Fernando, ¡cómo engañas así a Rostroazul! Si alguna vez me conoce…..nunca se va a recuperar de la decepción….
    No puedo negar que me ha gustado la comparación con la antigua Compuerta……Sé lo que «aquella moza» significaba para ti…
    Muchas gracias por tu aportación al origen de las palabras cencerro y lloqueru….Eres una autoridad en las etimologías.
    Un abrazo.

  4. Vaya por delante, apreciado Rostroazul, pues como parece ser que abrí no sé qué melón (me colgáis cada “Sambenito”), le doy toda la razón, en que D. Valentín nos tiene bastante mal acostumbrados como vos bien decís, pero sí le puedo confirmar, que como es hombre que conoce sus límites, aun teniendo fotos espectaculares, sabe que todavía no está preparado para conseguir plasmar con su cámara la perfección, por eso no tiene fotos de Perela.
    Eso que le ha contestado de que no es angelical, ni hogareña, ni abnegada, sobre todo abnegada, ni caso, pues yo que he tenido la suerte de estar con ellos por esos riscos de Dios mientras D. Valentín hacia fotos, esa “femme fatale” estaba como una “clueca”, no perdía de vista ninguno de nuestros movimientos vigilando que no nos pasara nada. Era como la antigua compuerta, una gran señora, esbelta, firme, guapa y siempre atenta y vigilante. En fin, que de mujer fatal nada, pues puedo asegurarle, y le aseguro, que yo nunca la vi ni fatal peinada, ni fatal vestida, ni fatal nada de nada.
    Con eso creo que le contesto a lo de “tiaza”, y que en otros términos y a “sotto voce”, y muy secretamente solo entre vos y yo, creo que lo es, y de “bandera”.
    Respecto al video que ha tenido la gentileza de mandar a su admirada, me he permitido visionarlo, aunque no me hayan dado permiso (ya sé quiénes son sus preferidos), y me ha gustado, hasta tal punto que entendiendo lo que decían, estoy completamente de acuerdo con ellas. Algún día es posible que le demuestre mi capacidad de imitar el “hablar” de estos animales en sus diversas variantes y verá como los saco o meto en la cuadra, o las hago pasar de un “prau a otru”, solo con “palique”.
    Por último, siendo ustedes, ambos dos, más asturianos que el Auseva, permítanme decirles que el “cencerro” es una campanita que se amarra en el cuello de los animales para saber por dónde andan. Hasta ahí bien, pero esta palabra cencerro no es nuestra, viene de la euskera “zinzerri”, que significa campana, la cual se formó onomatopéyicamente, copiando el ruido dicho instrumento.
    Es Asturias, o por lo menos en la parte Oriental que yo conozco, se le denomina “lloqueru”, que proviene del castellano de la Alta Edad Media, y que significa “truénate la cabeza com’un panderu”
    Hasta la vista amigos.

  5. Rostroazul, muy buenas noches.
    Le creía de reflexión..un sábado como éste…..o viendo el partido del Real Oviedo….pero no cotilleando en los periódicos locales…
    Me sorprende…que después de habernos escrito tanto…me compare con una mujer fatal o una amazona.. A mí eso me suena a cine negro y a mitología..
    Verá…Yo no soy angelical, ni hogareña, tampoco abnegada, pero de ahí a femme fatale, ejemplo de pervesidad y de corazón de hielo, existe un trecho…..
    Si me conociera.. se daría cuenta de que me muevo entre la fragilidad y una suficiencia arrogante..
    En serio, me ha gustado mucho su Link tan musical, bucólico y pastoril…Y, asimismo, escuchar su voz por primera vez …pero de ahí a emocionarme…también hay un trecho…
    El asunto de las fotografías…se lo dejo a Fernando Cue…ya que él «abrió ese melón»..
    Por último, además de darle las gracias por su fidelidad, decirle que me alegra que le haya encantado la colaboración de Rozagás y los cencerros.

  6. Doña Maiche…. Hoy es uno de esos cuadernos que me hacen tilín…. por no decir tilón… O ambas cosas. Verá… voy a empezar por las fotos para que no se me enfade el Sr. Cue Don Fernando… y es que su Valentín nos tiene muy mal acostumbrados,…. pero encima si yo lo ensalzo diciendo, lo que me gustaria ver las fotos que tendrá de usted…. Pues entonces usted va y me corta…. Y me siento como un barrote en una cárcel después de una huida…. Pero en fin… Las fotos son buenísimas y tanto en el paisaje como en el detalle.

    Lo segundo Doña….. Me tiene usted «desechín» del todo…. a cada poco la veo en el «Journal» dando el palike con los periodistas, con esa planta y ese porte a medio camino entre mujer fatal y amazona chiricagua… de muy altos vuelos…. Una «tiaza»… Tengo que darle la razón a Cue

    Pero en fin… Doña…. la felicito por el artículo, la verdad…. me ha encantado…. Y es, que yo soy un enamorado del cencerro sound….. Si… Si… Así como suena… y se lo voy a demostrar….le adjunto un Link de un video tomado por mi hace unos 7 años…. Caminando por los montes de Caso con un amigo…. captamos la esencia de la música cencerril… tanto es así que mi amigo título el clip….. The bell cow concert…. Y a mi se me escucha hablar Doña Maiche…. Seguro que se me va a emocionar….. Ya me dirá..

    https://youtu.be/AGa9No55fx0

Dejar respuesta