Palabras prestadas (cosas mías)

2
308
Cacao

En el estudio de nuestro idioma, todos sabemos que muchas de las palabras que usamos provienen de otras lenguas como el griego, por ejemplo “cistitis”, (“justus” = vejiga, e “itis” = inflamación o irritación), otras del latín, como puede ser  “abogado”, que derivó de la expresión “ad auxilium vocatus” (“el llamado para auxiliar”), y por último del árabe, como es “azafrán” que procede del árabe hispánico “al-azza’farán”, la cual a su vez procede del árabe clásico “za’farān” (amarillo, rojo anaranjado)

Pero no sabemos, o no nos acordamos de que hay otras, otras muchas diría yo, que nos vienen de idiomas que han tenido una gran influencia sobre el nuestro, y me estoy refiriendo a las lenguas amerindias, con los que se entró en contacto cuando los españoles llegaron a América, siendo el que creo que más huella dejó el “náhuatl” (imperios tolteca y azteca), y que se clasifica usualmente en la rama uto-azteca. “Náhuatl” quiere decir “lengua suave o dulce” o “de sonido agradable”

De estas palabras, denominadas americanismos, el país que más nos aportó fue México, con 2.895.

Otra lengua como el “Quechua” (“qheswa” = “el hablar del valle”), el idioma de los incas y que también nos ha influido considerablemente.

Vamos ahora a recordar algunas de ellas:

Canoa: Como embarcación ligera hecha de una pieza del tronco de un árbol, viene del taíno “caná-oua”, compuesto con “canâa” (cavar, vaciar) y “ueé” (árbol). Fue la primera palabra amerindia reconocida por la RAE.

Aguacate: Del náhuatl “ahuacatl”, que significa “testículo”. El parecido con esa parte del cuerpo del hombre está claro, ¡Vaya, digo yo!

Aguacate

Guacamole: Del náhuatl “ahuacamolli”, formado por “ahuacatl” (aguacate), y “mulli” (salsa).

Chocolate: Del náhuatl “xocolātl” (azteca), viene de “xococ” (agrio) y “atl” (agua). Refiriéndose a su amargor, y es el alimento que se obtiene de la mezcla del azúcar con la grasa y la manteca del cacao.

Cuate: Del náhuatl “cuatl”, que significa mellizo y que se usa actualmente para referirse a un amigo.

Wey: Del náhuatl “huey” (grande, venerado, honorable) que varía en significados. y que los españoles equipararon a “buey”.

Tomate: Del náhuatl “tomatl”, que significa “agua gorda”.

Tomate

Pimiento: Vocablo con el que los españoles y en general los europeos designan a la hortaliza que en América suele denominarse más “ají” o “chile”. El pimiento es un producto americano traído por Colón a Europa en 1.493.y su nombre nos viene del latín “pigmentum” (materia colorante, color para pintar).

Chicle: Del náhuatl “tzictli”, que es la goma de mascar que emana del árbol de “chico zapote”

Maíz: Viene del taíno “mahis”. En regiones andinas cuando llegaron los conquistadores europeos, los habitantes llamaban al maíz “mama zara”, y por la pronunciación quedo maíz;

Coyote: Proviene de la palabra “coyotl”. El nombre de estos animales no ha variado mucho.

Tortilla: Proviene de la palabra náhuatl “tlaxcalli. Las palabras terminadas en “illa”, – son diminutivos y son novohispanas de origen español. Pescadilla, por ejemplo, es una palabra del siglo XV.

Chirimoya: Del quechua “chir”i (frío) y “muya” (huerto). Esta fruta es nativa de Centroamérica y fue llevada por los españoles al Perú.

Tequila: De origen náhuatl (“téquitl” = trabajo u oficio, y “tlan” = lugar). La palabra habla de un lugar de trabajo, a la vez del trabajo específico de cortar plantas, y por extensión a la tarea de los hombres de campo.

Cacao: Viene del náhuatl “cacáhuatl”,

Cacao

Cacahuate: Viene del náhuatl “tlalcacahuatl”, donde se reconocen dos vocablos, “tlal” y “cacahuatl”, con el significado textual de «cacao de tierra», por el gran parecido que el cacahuate tiene a un grano de cacao y porque se entierra él mismo en el suelo.  España y otras regiones de América se le conoce como “cacahuete»

 

 

Cacahuete

Chapopote: De origen náhuatl, está compuesta por las voces “chia” (aceite) y “popotl” (humear), o sea, “aceite que humea”.En España lo denominamos “chapapote”..

Patata: Cruce de la palabra quechua “papa” y del taino “batata” La planta y su tubérculo eran prácticamente desconocidos en España hasta el siglo XVI, lo que facilitó la confusión entre los dos términos.

Boniato: Viene del taíno “bonyata”. En algunas zonas se la confunde con  el taino “batata” (patata dulce o papa dulce), o con el  “camote” (del náhuatl “camohtli”)

Boniato

Cigarro: Viene del maya “sik’ar” (humo)

Papaya: Proviene del maya páapay-ya (zapote jaspeado), fruto centroamericano, En algunos países, como Cuba, se ha convertido en una mala palabra, denominándosela “vulva”, por la forma que presenta cuando se mira de frente al ser dividida en dos.

Guajolote: Del náhuatl “huexolotl” es un ave de la familia de los faisánidos, conocida en España como “pavo salvaje”, o simple: “pavo”. Ya los aztecas, se habían encargado de domesticar este animal, y llevaban siglos comiendo su carne y aprovechando sus plumas

En cambio el conocido como “pavo real” es un ave procedente de Asia que se introdujo en Europa durante la Antigüedad Clásica. Siempre ha despertado la admiración de los seres humanos por la espectacular rueda de plumas que despliega el macho cuando entra en celo.

Perú: Del antiguo vocablo quechua “birú”, significa «abundancia». Se dice que los españoles no entendían el quechua, así que lo tradujeron a lo que ellos mejor escuchaban, por eso le pusieron Perú.

Llama, guanaco o vicuña. Poncho. Gaucho  .: Puma Quina:

Guano: Del quechua “wánu”, usada para nombrar a los excrementos de las aves marinas, usados como abono.

Cancha: Viene del quechua “kancha” (recinto cercado)

Caucho: Viene del taíno “ka-w-chu” (lágrimas del árbol), pues se debe sangrar el árbol del caucho para extraerlo.

Coca: Proviene del aimara (y del quechua) “kuka”, y es el nombre que le daban a la hoja de este arbusto

Poncho: Del araucano (mapuche) “pontro” (género o tela de lana)

Petate: Del náhuatl “petlatl” (tejido grueso que se pone en el suela para dormir)

Maraca: Viene del guaraní “mbaracá” (calabaza).

Huracán Proviene del del maya-quiché, y compuesta viene de hun (uno) y akán (pierna). Según su mitología, el dios cojo Hurakán surgió del corazón del cielo para gobernar el trueno, el rayo, los vientos y las tempestades.

Barbacoa; Del taino “barabicu” (carne cocinada sobre andamios de madera)

Cura: Palabra de origen quechua, “Kuraka” o “Kurag” que se usaba para designar al jefe de una comunidad en el Imperio Incaico, se usa hoy para llamar coloquialmente a un sacerdote.

Gaucho: De probable origen quechua “wakcha”, significa huérfano o solitario.

Mate: Del quechua «mati» (calabacita), por el recipiente en que se toma esta infusión.

Mati

Guanaco: Del quechua “wanaku” (animal que escupe). Como curiosidad diré, que a los camiones con cañones de agua, que usan las “Fuerzas de Seguridad Antidisturbios”, en Perú por ejemplo se les llama “guanacos”

…y así hasta la friolera de las 26.299 palabras que hay recogidas en la DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), incluidas las procedentes de Filipinas.

Hasta la vista amigos.

 

Fernando Suárez Cué

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Perela, por tus palabras de ánimo.
    Tal y como apuntas, puede ser muy interesante el tratar las palabras que nos han ido desapareciendo por quedar en desuso, aunque muchas de ellas siguen manteniéndose en el léxico países de lengua hispana, pero vamos a estudiarlo.
    Respecto a la palabra que “te presentaron”, “condictinio”, que efectivamente señala la hora de la noche, en que todo está en silencio, te voy a decir su definición más acertada y que más me ha llegado a gustar a mí:
    Condictinio …»El momento en el que el silencio se va a descansar».
    ¿Qué te parece tamaño acierto?.
    Hasta la vista.

  2. Fernando, buenas tardes. Interesantísimo tu artículo sobre «palabras prestadas». Más de 26.000…Increíble…
    Tienes que dedicar una colaboración a las palabras que se van perdiendo…que caen en desuso…
    El otro día «me presentaron» una…»conticinio»….se llama así al momento de la noche durante el cual no se escucha ningún sonido…..solo el profundo silencio…
    Gracias y un abrazo.

Dejar respuesta