La Asociación de Ganaderos y Agricultores denuncia que los Ayuntamientos «limitan la actividad ganadera»

0
483

La Asociación de Ganaderos y Agricultores, GANAGRI, ha denunciado que «desde los ayuntamientos se deniegan autorizaciones para tener animales dentro de los núcleos rurales en Asturias».

El colectivo lamenta que sean recurrentes «las situaciones en las que se denuncia al ganadero por la tenencia de gochos, vacas, caballos o burros dentro de los pueblos, alegando que es ilegal y la justicia o el ayuntamiento de turno les da la razón».

«La actividad ganadera molesta, el vecino jubilado retornado de la ciudad no puede dormir, el turista ocasional le huele distinto o al titular de un negocio vacacional no le transmite el ambiente aséptico que le gustaría para su negocio», detallan. Y por todo ello, continúan, «en Asturias, dentro de los núcleos rurales, existen enormes dificultades para empezar o ampliar la actividad ganadera lo que acelera y se acentúa la desaparición del sector debido a la presión del urbanismo y curiosamente del turismo rural, más cerca de los intereses de las administraciones locales»

En la zona oriental asturiana, «el sector primario de la agricultura y la ganadería son básicos, importantes y forma parte de nuestra existencia, de nuestro sustento, además de ser el medio de vida de muchas familias», recuerdan. Sin embargo, lamentan, «los nuevos tiempos han traído otros medios de vida, otras actividades que reciben de las administraciones locales más facilidades a la hora de su implantación. Poner obstáculos a la creación de explotaciones ganaderas hará que desaparezca el sector, se destruya el paisaje y se consolide la despoblación rural».

La normas urbanísticas y de ordenación del territorio, dicen, «crean artificialmente incompatibilidad con la actividad agraria». De hecho, continúan, «las cuadras existentes en los núcleos rurales no pueden destinarse a uso agrario pues tienen que destinarse a vivienda» porque no se respetan los metros cercanos a viviendas habitadas en la zona.

Por su parte, «las limitaciones al sector residencial no son recíprocas» ya que, cuentan, «una construcción agraria en un ería se puede hacer vivienda y entonces esta vivienda crea limitaciones a la construcción de nuevas cuadras. No se les pide distancias a las cuadras, naves. No se les piden informes ambientales cuando se les exige instalaciones hoteleras fuera de suelo urbanizado y construcciones asociadas».

Pese a todo esto, aclaran desde GANARI, «no estamos en contra de la actividad turística,  pues es necesaria, la actividad turística se tiene que complementar con la ganadera y/o viceversa».

«Para el sector agrícola y ganadero no es de recibo que todos los ayuntamientos de Asturias limiten de esta forma la actividad tradicional y que no le importe a nadie. Ahora que diferentes ayuntamientos de la comarca, están pendientes de aprobar planes generales de ordenación. Por favor tened en cuenta la actividad primaria que hasta el día de hoy son todo restricciones hacia el desarrollo de la actividad», concluyen.

 

Dejar respuesta