Adiós a Julio Galguera

0
2811

 

Julio Galguera, de Celorio, nos dejó esta semana, sin hacer ruido, como era él. Un gran conocedor de Cuera y sus rincones. Tengo tantos recuerdos con él de sus trabajos sobre la toponimia de Celorio, de San Juan de Caldueño…

«En un pueblu, sea cual sea el pueblu y esté donde esté el pueblu, siempre tiene que haber por lo menos un vecino que conozca con exactitud cuáles son y dónde están los límites geográficos, o naturales, de la parroquia a la cual pertenece, y, deber suyo tiene que ser, el de transmitirlo a otros vecinos para que siempre quede constancia de ello, y para que, por lo que pudiera ocurrir, la parroquia, y sus parroquianos, no pierdan los derechos que por ley les corresponden». Así comenzaba la presentación del libro «La Parroquia de Celoriu, Límites Geográficos y Toponimia». Fue entonces cuando conocí de cerca a Julio y José Carlos. Posteriormente vinieron los trabajos de «San Juan de Caldueño Trabajo de Campo» y otros sobre el paso de las legiones, rutas por la Vertiente Norte de La Sierra del Cuera, rutas, excursiones, fotos, topónimos, croquis, mapas… muchas horas compartidas en el Villamar de Celoriu, muchos recuerdos. Y yo, que no he estado nunca en Villa, Debodes, Caldueñin, Buda y otros pueblos de la parroquia de Caldueño, los conocí gracias a las fotos y el inmenso material (que todavía conservo como un tesoro) que me facilitó Julio.

Un día, en agradecimiento a su impresionante labor, les dediqué este prólogo en un libro que les regalamos el grupo que recorrimos las rutas para conocer la parroquia de Celoriu, un topónimo que se me ocurrió. Era el siguiente:

Repasando la relación de topónimos, hemos observado que falta uno esencial y que añadimos aquí para completar el trabajo. Reza como sigue: VILLAMAR, Sidrería – Restaurante: Lugar emblemático de Celoriu. En sus orígenes fue una Casa de Indianos y posteriormente Venta. Sus actuales moradores son un ejemplo del respeto y amor a su pueblu. Limita al norte con La Playa de La Sensibilidad; por el sur con El Picu del Trabajo Minucioso; por el este con L´Ería de La Exquisitez; y por el oeste con Los Cuetus del Agradecimiento. Agradecimiento por vuestro desinteresado trabajo. Sólo vosotros, con una sensibilidad tan exquisita y un apego a nuestra tierra, sois capaces de hacer un trabajo como el que hemos disfrutado en estas etapas. Nos habéis enseñado a querer los tesoros que esconde La Parroquia de Celoriu, nuestro entorno, nuestras playas, nuestros montes, nuestras raíces, nuestra cultura, nuestra tierra, ………nuestro pueblu. Ojalá toda esta riqueza no se pierda nunca, esta es una tarea de todos. Sirva este libro para agradeceros vuestro trabajo por darnos a conocer y conservar la riqueza que atesoramos en nuestro querido Celoriu.
GRACIAS JULIO Y JOSÉ CARLOS

Celoriu, junio de 2012″

Allí donde estés Julio, seguro que en tus montañas ¡¡ojalá que te vaya bonito!!

 

CARLOS RUEDA

Dejar respuesta