Guatemala

1
479
Plano de la ciudad de Santiago de los caballeros de Guatemala. (1773)

Aunque su nombre puede tener varios orígenes, el más aceptado es de la palabra del náhuatl, “Quauhtemallan”, que significa “lugar de bosques o de muchos árboles”, llamándosele también el “País de la eterna Primavera”, debido a que su nombre hace referencia a su diversidad de flora.

Otros sitúan el origen en el nombre de la sede de la corte “Kaqchikel”, cercana a Iximché, el cual era “Tecpán Quatemalán”, que en la colonia, el área pasó a ser designada como “Tecpán Atitlán”.

Don Pedro de Alvarado y Contreras

El descubrimiento y conquista española de Guatemala se atribuye al capitán Pedro de Alvarado. Su expedición fue autorizada por el conquistador de México Hernán Cortés y llegó al territorio guatemalteco a principios de 1524.

Los indígenas lo llamaban “Tonatiuh” que significa “el Sol”, por su aspecto físico ya que al parecer era rubio y de elevada estatura, lo que lo convertía en caso típico para la “deificación”, que inicialmente hicieron los mexicas de los españoles, considerándolos las «gentes rubias y barbadas» anunciadas como signo del retorno del dios “Quetzalcóatl” (del náhuatl “Quetzal”, ave de hermoso plumaje y “Coatl” serpiente, lo que hace la “Serpiente Emplumada”).

“Quetzalcóatl” fue una de las deidades prehispánicas más importantes, ya que al parecer, su culto estuvo presente en las civilizaciones olmeca, tolteca, maya y mexica.

‘Quetzalcóatl’ fue una de las deidades prehispánicas más importantes.
Guerrero ‘náhuatl’

La ciudad, en honor de “Santiago Apóstol” como Patrón de España fue denominada “Santiago de los Caballeros de Guatemala”, pero cuyo nombre oficial e histórico es la “Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala” y popularmente nombrada en la actualidad como “Antigua Guatemala”.

Plano de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala

Fernando Suárez Cué

1 Comentario

  1. Muy interesante la etimología de Guatemala. Me encanta lo del «País de la eterna primavera» y no tenía ni idea de que Alvarado fuera tan apuesto.
    Gracias, Fernando.

Dejar respuesta