Alles

6
1104
Imagen, Valentín Orejas

Mediado agosto, exactamente el 19 de ese mes, en un día nublado y luminoso, dejamos atrás el río más bonito del mundo – espero que me perdonen mi tendencia a la hipérbole- y entramos en Alles por Niserias.

Esta localidad de Peñamellera, asentada en una meseta al sur de la Sierra del Cuera, y con sus bosques distraídos por las laderas,no puede ocultar que es la capital del Barrio Alto, ni que fue el pueblo más bonito de Asturias en el año 1954.

Nada más llegar los ojos se van a “el Jacal”, casona en la que sobresale su escudo esquinero, y justamente enfrente, sobre una finca cerrada sobre sí, orientada al sur y de arquitectura indiana de estilo montañés, se alza “Villa Mier”. Y cerca de la Iglesia, la original “Villa Amparo” en la que llama la atención su perfilado rectangular en blanco imitando bloques de piedra y su galería acristalada.

Una vez en la imponente Iglesia de San Pedro, en la que destaca sobre la línea del cielo, como una suerte de skyline, su ligera torre, una fina y romántica lluvia nos impidió acercarnos a las ruinas románicas de San Pedro de Plecín, que aguardan detrás de una loma y en torno a las cuales se forjaron leyendas que se perpetúan en la memoria.

También, no faltó echar un vistazo a los muros circulares de un torreón medieval defensivo, conocido como la Torre Lombero, que toma el nombre del barrio donde estuvo enclavada, así como a la capilla de la Reina de los Ángeles, paso obligado para peregrinos, a la coqueta capilla de San Roque y a la del Rosario.

De repente el viento empezó a soplar de otra manera, y aunque todavía vendrían días de sol y calor, tuve una sensación de final de verano y optamos por tomar un café en el bar “La Bolera”, el único que queda de los tres que hubo en Alles.

Después, en una visita al recuerdo y a la nostalgia, nos desviamos a Ruenes, y de esa localidad, a la que se le llamó la capital del Cuera por ser la que tuvo mayor dominio de pastos en esa sierra, bajamos a la Iglesia de Santa María de Llas.

Allí, mientras admirábamos su pórtico columnado donde perdura en una puerta la inscripción “Domus Dei” y la fecha 1759, escuchamos música lo que hizo que nos diéramos cuenta de que estaba abierta, y ya en el interior las pinturas murales, el retablo y las explicaciones del párroco nos dejaron con la boca abierta.

Pero eso es otra historia para otro día.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

6 Comentarios

  1. Eugenio, mil gracias por tus ánimos…La verdad es que las colaboraciones en el Diario nos producen mucha ilusión y ya las echabamos de menos…. Han sido dos meses..
    Totalmente de acuerdo en cuanto a tu opinión sobre esa moda de pintar de colorines los pueblos…Alles…afortunamente se mantiene, como bien dices, insultantemente blanco.
    Nos vemos enseguida.

  2. Buenos días, Fernando…
    ¡Qué bien entiendes tú esa tendencia tan asturiana de las hipérboles!
    ¡Ya queda menos para que regreses a la Villa!
    Mientras nos conformaremos con tu artículo de los domingos y las fotos de «Antaño..» de los lunes.
    Un abrazo.

  3. Rostroazul, como bien dice Fernando ya estamos todos. y usted el primero en comentar el artículo que inaugura la temporada.
    Le agradezco mucho sus conjeturas, pero en este caso no acierta en casi nada…
    En esta ocasión no me acompañó Nel Melero y tampoco mi fotográfo de cabecera…al acompañante le mantengo en el anonimato…especialmente por usted…pues como poco le pondría algún mote..
    Sí hubo subida Alevía…¡Cómo se puede ir a Peñamellera sin visitar la torre del reloj y la encantadora capilla de San Antonio!
    Alevia, lugar en el que el tiempo se detiene, es como yo me imagino «el rincón cerca del cielo» de la canción «Sí nos dejan».
    En cuanto al apartado gastronómico…menos mal que no optamos por una comida sobre el suelo y al aire libre…ya que entonces la lluvia no me habría parecido tan romántica….
    En lo único que atina es en que en Ruenes trabamos conversación con un dichararero vecino que nos enseñó su huerta en la que tenía sembradas verdinas…
    Pero no se preocupe….para «no estar totalmente a uvas» tendría que haber sido usted mi acompañante.

  4. Gracias Maiche, gracias Valentín, por vuestros agradables escritos y fotografías.
    Una nueva temporada para conocer paisajes, pueblos, costumbres y hechos del Oriente.

    Al ver la preciosa foto de Valentín, me sorprende gratamente que Alles,… se mantenga casi en blanco.

    Quitando un punto en albero y un insignificante rojo escandinavo, el resto, a excepción de la Madre Iglesia, permanece insultantemente en blanco.

    Maiche, Valentín, ¿seguro que Alles es una localidad del oriente asturiano? ¿No se os habrá colado Bubión o Soportujar,… encantadores pueblos alpujarreños?

    Afortunadamente sí, sí es Alles.
    Me alegro que a este precioso pueblo, no haya llegado la epidemia que ha manchado de colorines las casas de media Asturias.
    Escandinavos rojos y pérfidos granates de la Albión,… rutilantes índigos y fortísimos añiles,…
    torpes ocres y meridionales alberos,… eso sí, combinados acertadamente, con intensos verdes e inmisericordes morados,… Todos ellos, dicen,… “tradicionales colores de la zona”

    Parece evidente que la disciplina con la que la Administración asturiana ha fiscalizado tantos aspectos urbanísticos y arquitectónicos, no haya reprimido la “alegría” de muchos con la brocha.

    ¡Bravo por Alles!

    Después de la “seca” de agosto y parte de septiembre, me alegra saber que puedo disfrutar con otro tipo de agradables noticias y no solo, con la incansable medianía de la mediocre política o con pertinaces tragedias.

    Agradezco los buenos deseos de Fernando y “Rostroazul” y mando a todos, mis mejores saludos.

    Un abrazo.

  5. Ya estamos todos , sobre todo Eugenio y «Rostroazul», a los que ya echaba en falta y con deseos de volver a «verles».
    Ahora a lo que vamos.
    ¡Concho Perela! Parece mentira que esos pueblinos tan chicos que tenemos nosotros, tengas ellos tantas cosas y tan interesantes, tanto arquitectónicas como culturales, que enseñarnos, y si nos metemos en dichos y leyendas, para que quieres mas.
    Para terminar, te diré que de hipérboles nada que nada, pues como bien dices, ese río es el mas guapo del mundo. ¿Que el Amazonas, Nilo, Bramaputra, Ganges, Yangtse, Eúfrates y otros cuantos mas, acaudalan mas agua?…¡¡Pues anda que!
    Un fuerte abrazo a todos, y a trabajar de firme, para que podamos pasar muy buenos ratines entretenidos y aprendiendo. Yo no que soy muy mayor.

  6. Muy buenas doña Maiche…. Y espero que feliz verano…. lo que se puede deducir si a mediados de agosto…. cual cabra montés… andaba con su equipo, de pueblo en pueblo por las estribaciones de la Sierra de Cuera…. ¿Usted no descansa nunca Doña Maiche…. ¡Que barbaridad!

    Me ha encantado el recorrido…. Si hubiera estado allí, le prometo que se lo hubiera propuesto yo mismo, claro que me puedo imaginar que el equipo de colaboración… tratándose de las Peñamelleras, lo encabezaría….. Nelson.

    Colosal la foto de la mole de San Pedro y casi puedo saborear el cafetín en «la bolera». Magnífica la descripción de Niserias y seguro que charlarían con alguien en Ruenes… el pueblo de mi comandante… porque son los de allí gente parlanchina.

    Pero me ha dejado en ascuas doña Maiche en el apartado gastronómico… del que suele transmitirnos su esmerada descripción…. salvo que al ser verano optaran por el pick nick… cosa nada desdeñable… desde luego.

    Esta vez observo que no hubo visita al torreón de Alevia, y es que con ese reloj tumefacto, que hace más bien las veces de «ojo de sauron» ninguna influencia positiva se puede esperar del lugar…. O es que a lo mejor al ser verano estaba petado…

    Aprovecho para saludar a mis amigos y enemigos… y en especial a Fernando Cue y a Eugenio deseándoles que se encuentren bien y que lleguemos a comer el turrón.

    Saludos también a los/las directores/as del diario con mis mejores deseos para el nuevo curso que comienza.

Dejar respuesta