El «pulmón de la Tierra»

1
258
La Amazonia

Mito: «La gran mayoría de oxígeno en nuestro planeta es generado por los bosques».

Si visualizamos nuestro planeta desde el espacio, contemplaremos una pequeña y fascinante esfera azul suspendida en medio de la oscuridad y el silencio. Una burbuja protegida por una capa de gases (nitrógeno, oxígeno, argón, dióxido de carbono (CO2), ozono, vapor de agua y otras sustancias), que propician la única vida del Universo conocida hasta ahora.

La taiga siberiana

Dentro del importante grupo de esos gases, destaca para esa vida la presencia del oxígeno, y es por esa misma presencia el que apareciera la idea de la selva como el “pulmón del planeta”. Como idea creo que es preciosa, pero la Amazonia, la “selva tropical” más grande del mundo, que hace las aportaciones de agua más importantes del planeta, junto a la “taiga” siberiana, al “Bosque Boreal, a los bosques de Borneo, a la selva tropical de “Daintree” en el noreste de Australia, con más de ciento treinta y cinco millones de años (es la selva más antigua del mundo),o a nuestro modesto pero el más bonito entre ellos, el bosque de “Muniellos”, no son el “pulmón de la Tierra”.

El bosque de Muniellos

Los pulmones como tales, consumen oxígeno y desprenden CO2, las plantas en su mayoría lo hacen al revés, absorben CO2 y desprenden oxígeno, pero la verdadera fábrica de oxígeno no se encuentra ahí, pues aproximadamente el 60% del oxígeno que hay en el planeta se produce en la Mar, por medio de la fotosíntesis desencadenada por el fitoplancton, pues este organismo que es la base de los ecosistemas, tiene una función fundamental para el desarrollo de la vida en la Tierra.

Las plantas realizan la fotosíntesis, en la que absorben dióxido de carbono de la atmósfera y desprenden oxígeno. En la selva amazónica, poniéndola como ejemplo, hay una cantidad gigantesca de plantas verdes, por lo que la fotosíntesis libera ingentes cantidades de oxígeno a la atmósfera. Por lo tanto, la “selva Amazónica” nos proporciona una enorme cantidad de oxígeno, pero no es la primera.

Pues entonces… ¿Dónde se produce la mayor cantidad del oxígeno que respiramos todos los días?

Cuesta creer que hay más oxígeno producido desde los océanos que desde los bosques, pero parece ser que es así, y que son las algas las mayores productoras de este elemento, algas que están distribuidas por todo el planeta, en sus diferentes hábitats, formas y tamaños, desde algas microscópicas unicelulares, hasta grandes organismos multicelulares que forman verdaderos bosques submarinos.

Macroalgas

Son más de 27.000 especies de algas identificadas en el mundo, que se dividen en dos grandes grupos taxonómicos, las “macro-algas” y las “micro-algas”, y además de la enorme cantidad de especies que viven asociadas a ellas, las algas cumplen un rol fundamental para el planeta. Son la principal fuente de producción de oxígeno (O2), mucho más que los bosques terrestres, ya que estudiosos en el tema, estiman que participan con cerca del 60% de la fotosíntesis global.

Además de ser parte importante del aporte de oxígeno al planeta, se sabe que hasta ahora los Océanos han capturado alrededor del 40% del dióxido de carbono emitido por los humanos.

Entre las macro-algas, destacan por su espectacularidad los “bosques de algas” (también llamados bosques de “kelp” o “de quelpos”) son áreas subacuáticas con una alta densidad de “algas pardas gigantes” del género “Macrocystis” que pueden crecer hasta 30 e incluso 60 centímetros verticalmente al día. Además de ser uno de los ecosistemas más dinámicos de la Tierra, cumplen dos funciones importantísimas: proporcionar alimento y cobijo a muchas especies de peces y crustáceos. Se reconocen como uno de los ecosistemas más productivos y dinámicos en la Tierra. A los bosques de algas densos, pero de menor extensión, se les denomina “camas de algas”.

Los bosques de algas están presentes en todo el mundo en las costas oceánicas de regiones templadas y polares. En 2007, fueron descubiertos bosques de algas en aguas tropicales cercanas al Ecuador.

Microalgas

Entre las micro-algas, destaca un tipo de “fitoplancton” (conjunto de organismos exclusivamente vegetales que forman parte del plancton), los “Prochlorococcus” (hay que amolarse con la palabrita), liberan incontables toneladas de oxígeno en la atmósfera y han alcanzado la fama por ser el organismo fotosintético más abundante en el planeta. De acuerdo con la doctora Sylvia A. Earle, especialista de “National Geographic”, se estima que el “Prochlorococcus” proporciona el oxígeno para una de cada cinco inspiraciones que efectuamos.

Otras destacadas en esta lucha continua, son las “diatomeas” (actualmente se conocen más de 200 géneros), unas diminutas algas que se desplazan a la deriva por las aguas de los Océanos, y que son unas de las mayores fuentes globales de fijación del carbono atmosférico. Se estima que la actividad fotosintética de las diatomeas produce sobre un 30% del oxígeno de la Tierra cada año, reciclando al mismo tiempo, y de forma invisible los gases que envuelve nuestro planeta, con la particularidad de que el hundimiento de las diatomeas muertas contribuye a secuestrar el carbono en ellas fijado transfiriéndolo desde la superficie del Océano hacia las aguas profundas y los sedimentos marinos, en un proceso denominado “bomba biológica” con el que contribuyen a regular la concentración de dióxido de carbono atmosférico y el clima de la Tierra. Por cierto… ¿Sabíais que también son utilizadas en algunos estudios criminológicos? Eso os lo contaré otro día.

Diatomeas

Por último, algunos científicos creen que los niveles de fitoplancton se han reducido en un 40% desde 1950 debido al calentamiento del Océano. El alimento de estos organismos llega a la superficie como resultado de corrientes de aguas profundas y frías, cargadas de nutrientes, a aguas superficiales más cálidas.

A medida que los océanos se calientan, hay menos circulación de agua caliente y fría por la cinta transportadora global, por lo que hay menos nutrientes para el fitoplancton, por lo que la alerta, está no solamente en cuidar nuestras masas forestales, que son importantísimas, sino en el cuidado de nuestras Mares, que lo son más. Así que ojito, que… ¡Nos va mucho en ello!

Fernando Suárez Cué

1 Comentario

  1. Fernando, muy interesante tu primer artículo de la temporada. No sabía que las algas son la principal fuente de la producción de oxígeno. ¡Cuánto aprendemos gracias a ti!

Dejar respuesta