¡Qué ganas de otoño!

2
361

En el primer día de octubre, entre Tresgrandas y Santa Eulalia de Carranzo, a nuestro paso, como mensajeros del otoño, se desprendían los castaños de sus frutos, alfombrando el camino de erizos verdes, el zurrón de las castañas, según escribía Góngora en la fábula de Polifemo y Galatea.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Buenos días, Rostroazul.
    De nuevo, muchas gracias por su magnífico comentario que vuelve a vestir de gala un humilde Cuadernín que solo prentendía realzar una fotografía y expresar entusiasmo por el otoño.
    Acierta en que no sabía la razón por la que los erizos, que ya están virando de un verde casi fostorito a pardo, tienen esas espinas tan punzantes…Pero se me ocurre que a lo mejor usted no sabe que en total suele haber tres castañas en cada zurrón…y que llaman reino a la del centro y a las de los lados, mellizas… Y si la del medio crece mucho y no deja sitio a las otras dos, a éstas, bastante escuchimizadas, se conocen por castañuelas.
    Seguiré contando reinos…digo…los días.

  2. Decía el genial Góngora.. Don Luis…
    Cuando cubra las montañas
    de plata y nieve el enero,
    tenga yo lleno el brasero
    de bellotas y castañas,
    y quien las dulces patrañas
    del rey que rabió me cuente,

    y ríase la gente.

    En esta ocasión…. me toca usted la fibra Doña Maiche… La zona meridional del concejo de Caso atesora sin lugar a dudas los más más frondosos bosques de castaños de Asturias…. O castañares.

    Es tan buena su aclimatación a mi zona casina, que conozco una mata entera de bosque repoblada de castaño americano (no confundir con la especie llamada de indias) ,…. experimento realizado por el antiguo instituto de la conservación y que hoy  se oculta bajo sigilo, no vaya a ser que alguna asociación ecologista de «los verdes» promuevan una tala inmisericorde, acusando a ese bosque de fascista …. como en su día apodaron al bosque de eucalipto.

    El caso es que yo asistí a la plantación de los castaños americanos  y hoy en día duplican el tamaño de los autóctonos… y sus castañas son más grandes…

    Pero mi Cuento de hoy va dedicado a la foto bonita …. al zurrón.

    ¿Porqué tiene espinas el zurrón de las castañas doña Maiche?…. Usted me dirá, que para defender su contenido de los predadores naturales…..¡ elemental mi querido rostroazul !

    Bien pero entonces… que pasa cuando salen de sus zurrones… ¿No están las castañas expuestas igualmente?…..y ete aquí la cuestión, que no encontrará usted respondida en internet..

    A mi me lo esclareció un lugareño…. De caso… no llanisco….

    Resulta que si las castañas fueran devoradas  nada más caer, cuando aún es tierna su piel…. serían ingeridas por el estómago de cualquier animal… y no cumplirían su función de semilla…. ; Sin embargo, una vez separadas del árbol y en el suelo,… en su refugio zurrón, que hace de bodega con pinchos una coraza inexpugnable … sufren una maduración en la que su piel se vuelve tan consistente, que al salir de sus zurrones y ver la luz, aunque entonces aunque sean devoradas…como Jonas por la ballena sobreviven al predador, …. y siendo depuestas en otro sitio, están listas y abonadas para cumplir su función de semilla….

    Y ahora viene lo gordo doña Maiche…. ¿Quién le mete esa información al castaño… para tener previstas todas esas cosas?

    Los agnósticos… a quienes respeto muchísimo, pues su posición es cuando menos… muy racional…. dicen que lo hace una señora….. Sí… Una señora !!!!

    Yo le confieso,  que en mi limitada inteligencia,… me resulta más fácil atribuirselo a la extraordinaria mente cuántica del que llamamos… El Creador…, que a esa dama a quien los agnósticos  bautizaron como…La Madre naturaleza.

Dejar respuesta