El Cristo de los Milagros: Desde Perú a Colombres

2
329

Al Señor de los Milagros se le nombra Patrono de la Espiritualidad Católica de Perú en 2010. Tiene su precedente en la Virgen de la Nube, que con motivo de una intercesión por la salud del obispo D. Sancho de Andrade y Figueroa, en 1696, apareció en el cielo y el prelado se curaba repentinamente.

La comunidad de gentes del PERÚ en Asturias acude a la FERIA DE INDIANOS del verano, dando testimonio de sus fundamentos cristianos. Volvieron a finales de Octubre para honrar en su festividad al venerado CRISTO DE LOS MILAGROS. Despues de la misa dominical en Santa María de Colombres, precesionando la imagen en la Plaza de la Iglesia.

A la encargada de la Asociación nazarena, aportamos una copia de la Escritura notarial de 1641. En la misma queda constancia de la presencia de Alonso Gutiérrez de Noriega en Perú, desde 37 años atrás. En el documento sus hermanos , a su fallecimiento, facultan poder para poder percibir «oro, plata y bienes raices». Son más los protocolos notariales que manifiestan la constante presencia de las gentes de EL ORIENTE DE ASTURIAS Y LIÉBANA EN INDIAS, presentes en el Archivo Histórico de Llanes.

CARLOTA NORIEGA, “LA PERUANA DE NUEVA”

La celebración este fin de semana de los patrones del Concejo de Ribadedeva, San Emeterio y San Celedonio, merece recordar la historia de Carlota Noriega, ya que representa un compendio de la Historia de las gentes de este territorio y su secular relación con América. Recordemos que fue Álvaro de Colombres el que llevó en su “Nao Marañona” al segundo Adelantado al Rio de la Plata: Alvar Núñez Cabeza de Vaca, nombrado por Carlos I en 1540.

En 1772, Josef Ignacio de Colombres y Thames, también viajó al Rio de la Plata, llamado por otros familiares. Se estableció en Tucumán donde su hijo, José Eusebio Colombres, fue promotor de la industria azucarera que dio lugar a la población de COLOMBRES (5.000 habitantes) Siendo Obispo congresual y firmante de la independencia de Argentina en 1816. En su biografía se resalta su permanencia en TUPIZA (actual Bolivia) hasta 1854.

Jorgelina, la última corresponsal de EL ORIENTE, en Nueva, manifestó en la última comida de colaboradores, celebrada en Ribadedeva, su vinculación a este municipio, ya que su familia descendía de un NORIEGA COLOMBRES de Vilde, que había emigrada a Perú, donde tuvo una hija mestiza con la descendiente de un jefe indio, a la que raptó y trajo a Nueva. Esta fue Carlota, su bisabuela, que luego casó con el herrador de las tropas carlistas??.

Fue en Tupiza, donde según los documentos, nació Carlota Noriega. Su padre, con 19 años, era Fernando de Noriega, hijo de Manuel de Noriega Colombres, el sobrino del cura de Nueva: Silvestre de Noriega. Según datos del actual párroco, inscribe el primer bautizo el 20 de Nvbre. de 1780, el último el 21 de Enero de 1826, muriendo el 2 de Abril de 1828, enterrándose en la capilla de Ntra. Sra. de Nueva.

Don Silvestre, cura de Nueva, aparece como testigo en la boda de su hermano Domingo, de Vilde, con María Colombres Preyezo (hija del escribano I. Vicente de “La Cueva), celebrada en San Roque de Pimiango en 1783. EL 22 de Mayo de 1784. Se bautiza el primer hijo, también en Pimiango, inscrito como Manuel Emeterio Noriega Colombres, que años después pasa a vivir con el tío cura a Nueva.

Cuando muere Domingo, en 1823, aparecen sus hijos en la defunción: Manuel, casado en San Jorge de Nueva. Josef, ausente en Méjico con sucesión. Elías, fallecido en La Habana sin sucesión. Silvestre, María y Joaquina, casados en Colombres y Joaquín , casado en San Juan (Vilde).

En la partida de matrimonio,( A.H. de Llanes) de Carlota Noriega con José Robledo, celebrada en Nueva el 3 de Octubre de 1865, ella tiene 21 años, soltera, viviendo en Nueva. Se escribe que nació en Tupiza, siendo su padre Fernando Noriega Ramos y su Madre Manuela Sierra de Tupiza. Comprobamos que en el año de 1844 que corresponde a su nacimiento, el obispo Colombres, de ascendencia en La Cueva, también residía en Tupiza. Recordemos que era el mismo solar de María Colombres, la bisabuela paterna de Carlota “la Peruana de Nueva”.

Carlota tuvo una medio-hermana 40 años menor, a la que conocimos muchos de ambos lados del Deva: fue Josefa, que vivió toda su vida en la casa rectoral de El Retiro, entre Unquera y Molleda; justo en el lugar donde pasaba La Barca de Unquera, de la que eran dueños de tiempo inmemorial los Colombres, de Pimiango y de la Casa de la Concha, en la propia villa-capital del concejo.

El acta de nacimiento de Josefa está en el Archivo del Ayuntamiento de Val de San Vicente; nº 8 del Registro civil: Comparece su padre Fernando Noriega Ramos, natural de Nueva, de 58 años, empleado, casado y vecino de Molleda e hijo de Manuel Noriega de Vilde y de Cayetana Ramos, natural de Armusco (Palencia), manifiesta que su hija Florentina Josefa Noriega Colombres nació a las tres de la tarde el 5 de Febrero de mil ochocientos ochenta y tres, siendo su madre Dominica Colombres, natural de Panes de Peñamellera, de 36 años, domiciliada con su marido e hija de Florencio Colombres y Juana de Hoyos, naturales y domiciliados en Panes.

Carlota Noriega Sierra y su hermana Josefa (que podía ser su nieta), tenían muchos primos en Colombres: la casona, la quinta, el Bado, las de Cueli, etc. También en Vilde, en la cantería, al sacerdote Juan Antonio Noriega Barreda, nieto de Joaquín Noriega Colombres, por lo tanto primo carnal y de cercana edad de Fernando, el padre de ambas. Juan Antonio fue sacerdote de Santa María de Colombres entre 1888 y 1893, hasta su fallecimiento, constando que está enterrado en el panteón de su sobrino Manuel Posada Noriega, el constructor del propio cementerio municipal de El Peral, en 1885.

Isabel Gutiérrez de Quevedo

2 Comentarios

  1. Los protocolos notariales trasmiten auténticas vivencias, buenas y malas, pues así es la condición humana. Luego se puede rastrear en el Registro Civil desde 1870 y antes en los LIBROS SACRAMENTALES, 4 ó 5 siglos. Gracias .

  2. Cuantas datos históricos, narraciones, cuentos y leyendas, tiene esta nuestra tierra, que si no fuera por personas como tu no las conoceríamos.
    Un saludo y muchas gracias, Isabel.

Dejar respuesta