Cruceros y transatlánticos

0
221
Transatlántico 'Queen Elizabeth

Aunque algunos crean que son iguales, hay diferencias notables entre un “Crucero” y un “Transatlántico”, y que intentaremos verlas.

Un “crucero” es un tipo de barco de pasajeros para realizar viajes de placer, cuando el viaje en sí, los servicios del barco, y a veces los diferentes destinos en sus singladuras, es decir, puertos de escala, son parte de la experiencia. El transporte no es solo el propósito del crucero, particularmente en cruceros que devuelve a los pasajeros a su puerto original, y denominados “cruceros de circuito cerrado”, pues además del placer del ocio y la diversión, cumplen, en sus diferentes puertos de atraque y visitas a sus ciudades, con otros cometidos tanto culturales como costumbristas

Otros tipos de cruceros, estos más selectivos, son los denominados, “cruceros a ninguna parte” o “cruceros sin destino” en el que el barco hace un viaje de dos o tres noches sin ningún puerto de escala.

Antiguo crucero RMS ‘Strathaird’

Por el contrario, los “transatlánticos” son barcos orientados al transporte, que hacen viajes en línea y normalmente transportan pasajeros de un punto a otro, en lugar de hacerlo en viajes de ida y vuelta. Antigua y tradicionalmente, un transatlántico para un viaje transoceánico era construido con un estándar más alto que un crucero típico, incluyendo mayor francobordo y placas más fuertes en sus casco para resistir los mares agitados y las condiciones adversas que se encuentran en el océano abierto, como el Atlántico Norte, posiblemente el y salvaje y peligroso de todos los océanos.

Los transatlánticos, en proporción, también suelen tener mayores capacidades para combustible, alimentos y otras vituallas para el consumo en viajes largos, en comparación con los cruceros que en sus viajes siempre cuentan con arribar a puertos cada pocas singladuras.

Hundimiento del ‘Lusitania’ por el U-boat alemán ‘U-20’

Debido a la moderna vida actual y a su facilidad para desplazarse cada vez más lejos y cada vez más rápido, la distinción entre los transatlánticos y los cruceros se ha ido difuminando, particularmente con respecto a sus operativas, aunque las diferencias en la construcción permanecen muy parecidas a las de antes.. Los cruceros más grandes también se han embarcado en viajes más largos, como los viajes transoceánicos que pueden no regresar al mismo puerto durante meses (o viajes de ida y vuelta más largos), o algunos antiguos transatlánticos operan como cruceros, como RMS “Marco Polo”, aunque este número está disminuyendo. El único buque dedicado en operación como transatlántico es el RMS “Queen Mary 2” de la línea “Cunard”. que hace los viajes programados por el Atlántico Norte, entre Europa y América.

Cuando en 1835 apareció el primer anuncio de crucero en el periódico “Shetland Journal” para visitar Escocia, Islandia y las Islas Feroe, nadie presagiaba un éxito de tal magnitud en el siglo XIX. La primera compañía en salir al mercado se creó en 1837 en Stromness por Arthur Anderson y Brodie Wilcox con el nombre “Peninsular Steam Navigation Company”, convirtiéndose posteriormente en “P&O Cruises”

Comparativa entre el gran transsatlántico ‘Titanic’ y el inmenso ‘Oasis of the Seas’

Esta iniciativa llamó la atención de grandes , que vieron en ella un posible gran y fructífero negocio, por lo que y en 1840 Samuel Cunard fundó la “Cunard Line” para viajes transatlánticos desde Liverpool hasta Halifax (Nueva Escocia), en Canadá. Una de las grandes hazañas de la ingeniería naval y, quizás, el gran éxito en estos años fue la botadura en 1912 del RMS “Titanic”, botado en 1911, y que se hundió en su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York. La mayor catástrofe marítima de su tiempo, ocurrida en la noche del 14 al 15 de abril de 1912, al chocar con un iceberg errante..

Un año antes había realizado su viaje inaugural su gemelo, el RMS “Olympic”.

A partir de 1920  las clases sociales altas, consideraron este tipo de viajes, como “el viaje de moda”, que dotó de una identidad propia al crucero como símbolo de relajación, exclusividad, entretenimiento y calidad.

Junto al RMS “Mauretania”, otro barco de la compañía Cunard Line, fue el RMS “Lousitania” (en honor de la antigua provincia romana Lusitania), y el más grande del mundo en esos momentos, hasta que frente a las costas irlandesas, el 7 de mayo de 1915, confundido como transporte, fue torpedeado por el submarino alemán, el u-boat “U-20”, hundiéndose en 18 minutos, arrastrando con él a 1.198 personas entre muertos y desaparecidos, dejando tan solo 761 supervivientes

Symphony of the Seas», el mayor crucero del mundo

Hoy en día, con la gran expansión que han llegado a alcanzar los cruceros vacacionales y de ocio, que permiten a miles de personas desplazarse por Mar para conocer prácticamente todos los lugares del mundo. Su auge sigue aumentando convirtiéndose en un destino “móvil”, cuyo crecimiento da la sensación de no tener fin, ya que cubren rutas tan dispares como las de las islas del Caribe hasta el “Mar de la Sonda”, o desde la “islas “Aleutianas” hasta la Antártida.

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta