Entrevista Con El Señor Alcalde De Llanes

0
769

El pasado día 13 pude mantener –tras 7 meses de espera– una conversación de 5 minutos con el señor Alcalde.

Como ya a través de estas Opiniones les había dado la tabarra a medida que pasaba el tiempo y no conseguía nada, justo es que ahora cerremos el círculo.

En mi Facebook ya publique una nota sobre el resultado de la charla. Pero como ustedes no tienen obligación de tener Facebook, aquí se la reproduzco hoy:

Acabo de hablar con el sr. Alcalde.

Acudí a pedirle una nueva entrevista a su Secretaria y tuve la suerte de que ella no estaba pero sí que estaba abierta la puerta del despacho del Alcalde y él me vió y yo lo ví. Así que esta vez no hubo posibilidad de escapatoria.

¿Qué quieren que les diga? No diré una decepción porque me temía algo así. Diré que una pena acabar de comprobar fehacientemente la persona que ocupa el puesto de Alcalde (y esto, para los/las de siempre no significa alabar lo anterior… pero estamos hablando de ahora, simplemente: de quien ahora ocupa ese cargo).

Se pasó los cinco minutos de conversación lanzando balones fuera, quejándose de mis formas, de mis publicaciones en internet. Ah, y muy importante: que no me dirija a él diciéndole «tío»: él se dirigía a mi llamándome «Luis». Ël no es una persona de mi círculo de amistades pero como entendí que no pretendía faltarme al respeto no le dije ni le pedí que me llamase «señor». Tampoco yo pretendía ofender: le llamaba «tío» de manera tan coloquial como hacemos a diario cuando hablamos con cualquier otra persona. Pero, vaya, el sr. al parecer sí se ofendió.

Pasé a llamarle «sr. Alcalde» para a continuación preguntarle si «llamarle sr. Alcalde en lugar de tío ¿cambia en algo el fondo de mis quejas?»… silencio.

Cuando le pido que haga algo para mejorar la situación en el Cuetu (y, entiéndanse, alrededores) me sale con algo que me deja flipado: «te preparo una reunión con el Sargento de la Policía Municipal y le expones tus quejas»…

He tenido que recordarle que el Alcalde es él, que es quien tiene la potestad superior en este Ayuntamiento para dar órdenes y mirar porque se cumplan, que el Sargento está por debajo de él y por tanto es él quien debe dedicarse a ordenar al Sargento y el Sargento a los agentes y tanto el uno como el otro (pero más, ya digo, él por ser Alcalde) estar atento a que se cumplan. Que si quieres arroz Catalina.

En el colmo de la tontería me despide sacándome a colación a Javier Ardines. Y ustedes se dirán lo mismo que me pregunto yo: ¿qué tiene que ver el difunto Ardines con la situación de descontrol y vivalavirgen que se vive en el barrio del Cuetu o en la Calzada? Nada.

Lo mismo que me temo ocurra tras esa conversación: nada. A seguir viviendo del cuento y esperar a que llegue 2023 para pasar (todavía más de lo que pasa a día de hoy) de todo.

Dejar respuesta