Efectos de una excursión marinera

4
607

Creo que los libros nos buscan. Intentaré explicarme, hace unos días encontré un libro antiguo que llevaba por titulo “Agua turbia”. A veces me aparecen ejemplares que no sabía que tenía.

Y ayer, leyendo un artículo de Fernando Carrera en una edición de “El Oriente de Asturias”, me sorprendí al descubrir que hacía alusión al origen de esa novela de ambiente llanisco.

Me faltó tiempo para enterarme de que su autor, Antonio de Valbuena Gutiérrez, nacido en un pueblo de León en 1844 y muy amigo de Clarín, fue periodista, poeta, novelista y crítico formidable, y había saltado a la fama con la obra “Ripios Aristocráticos”.

Pero a lo que íbamos: la relación con Llanes. En el mes de julio de 1895, así que ya cincuentón, Valbuena pasó unos días en la villa invitado por su amigo Ramón Pellico Labra.

El escritor, rico y soltero empedernido y hasta entonces invulnerable, se enamoró perdidamente de una guapa mexicana, Charito, a la que no dejó de rondar en cada romería del Concejo.

Gracias a la invitación a una excursión marinera en la vapora de recreo propiedad de Don Sinforiano Dosal, el dueño del palacete de la Concepción, Antonio tuvo la oportunidad de declarar su amor a la joven, recibiendo las más rotundas calabazas que podamos imaginar.

El escritor se quedó lívido, sobre todo porque al ser pequeña la embarcación todos los que estaban a bordo se dieron cuenta y sonreían maliciosamente. Es más, le cantaron “ Y si a tu puerta llega una paloma..”, y al bajar a tierra alguien le recordó que se dejaba algo, que no era otra cosa que las calabazas.

Tras sentirse tan ridiculizado, Valbuena investigó sobre la familia de Charito y averiguó que el padre, opulento indiano, que no era de Llanes, no había hecho su fortuna limpiamente, tenía un principio turbio, de ahí el titulo de la novela “Agua turbia”.

Y, ante esa información, se propuso humillar a la mejicana, escribiendo una novela en la que cuenta que un hombre rico podía elegir como esposa entre una prima lejana, Isabel, que le supondría la felicidad doméstica, y la hermosa y excitante Payito, que no era otra que la desdeñosa Charito.

Enterado el protagonista del escabroso origen de la fortuna del padre de Payito, en el que el autor se ceba, amontonando engaños, robos y hasta muertes, vuelve sus ojos a Isabel, pero ya es tarde, pues la prima lejana, debido a los sinsabores que le produjo la aventura de su amor, muere.

¡Hay que ver los efectos que producían en Llanes las historias de amor no correspondido!

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

4 Comentarios

  1. Buenos días, Eugenio.
    ¡Qué bonito tu comentario! ¡Es una delicia leerlo¡ Me resulta poético.
    Dicen que en la pequeña isla de Ortigia hay una calma que no es real y cae con la luz sobre las casas..
    Y que las casas son del color de la piedra y la tierra de Sicilia, porque toda oscuridad se la llevó la luz del sol con el paso de los siglos..
    Y sobre esa roca que es Ortigia se fundó la ciudad de Siracusa, donde griegos, romanos, fenicios, españoles de Aragón ansiaban vivir….
    Un abrazo.

  2. Todas las semanas, busco en la pequeña pantalla de mi teléfono móvil, lo nuevo de Maiche y Valentín.

    Con el primer pantallazo, en el que aparecen nuevas fotografías y nuevos títulos, no siempre intuyo que ya tenemos nuevo escrito de Maiche y una nueva fotografía de Valentín pero,… esta vez,… parece claro.

    La equilibrada composición formal y el respeto por las verticales,… anuncian que es una nueva foto de Valentín.
    Un buen y sugerente trabajo. Es preciosa.
    …, por lo tanto, debajo, tenemos un nuevo relato de Maiche,…

    Esta vez, Maiche nos habla sobre la libertad de las personas y las consecuencias de sus decisiones.

    La historia de la bella mexicana Charito, a la que no cuadró las pretensiones del personajillo de Valbuena. Muestra del arrogante comportamiento y el rancio machismo, de un cretino que no soporta el libre albedrío de los demás y,… mucho menos, el de una señora.

    Triste y torpe comportamiento que, aún hoy,… no avergüenza a todos los hombres.

    Cuentan las crónicas del Olimpo que, Asteria, hija de Ceo y Febe, diosa de las estrellas fugaces,… rechazó las babosas obsesiones del macho alfa local, Zeus,… de pasar a engrosar la “gloriosa” lista de sus “conquistas”

    Asteria, para huir de Zeus, se convirtió en codorniz y escapó.
    El rechazado Zeus se transformó en águila y la persiguió.
    La débil codorniz,… poco podía hacer para esquivar a un enemigo tan agresivo y fuerte,…
    por lo que Asteria decidió arrojarse a la mar y morir.
    En el lugar donde cayó,… se formó una isla llamada Ortigia.

    Afortunadamente, Charito no tuvo que convertirse en codorniz ni arrojarse a la mar, ni convertirse en el Islote Llubeces,… simplemente,… le dejó con un palmo de narices.

    ¡Bravo por Charito!

  3. Rostroazul…verá…orillando el balcón de Julieta en Verona, el puente de los Suspiros en Venecia, los acantilados de Moher en Irlanda y las cataratas del Niagara….y sin despreciar un velero en alta mar, aunque a Valbuena no le resultase….no hay escenario más romántico para una declaración de amor que el mirador de Asiego al atardecer… con el Uriellu anaranjándose…
    Espero que los Reyes Magos se porten con usted….. se lo merece.

  4. Que quiere que le diga Doña Maiche…. Yo me solidarizo con Antonio… aunque he de reconocer que arriesgó demasiado exponiendo su amor a toda vela….

    La vela es muy traidora doña Maiche….otra cosa sería si hubiera quedado con charito en la cafetería San Remo de Oviedo, por aquello de…. Si no avanzas a vela… hazlo a remo.

    En cualquier caso todo hubiera sido distinto si la acometida hubiera sido en el mirador de Asiego….. Creo que charito hubiera claudicado ante la mirada del Urriello…..

    Pero para eso existe el principio de oportunidad y Antonio se pasó de soberbio Doña Maiche

Dejar respuesta