Decíamos ayer… Adiós y muchas gracias (a quienes las merecen)

0
1163

Les supongo al tanto de la siguiente noticia: https://www.elcomercio.es/asturias/oriente/jueza-desestima-reclamacion-20200221001828-ntvo.html

Resumiendo: la titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Oviedo desestima la solicitud de indemnización de 19 millones de euros efectuada por la propiedad del Hotel Kaype.

La sentencia, ante la que cabe recurso, se basa en lo mismo que este que escribe –Luis Sordo- ya publicó hace más de dos años: http://www.diariodeloriente.es/2018/12/21/tiempo-al-tiempo/

El Tribunal Supremo (no cualquier tribunal de primera instancia: el SU-PRE-MO) establecía doctrina en ese año 2018 en el sentido de que se puede reclamar indemnización económica en un plazo máximo de 6 meses desde el momento que se dicta sentencia. Luis Sordo lo apuntaba en aquel artículo de opinión: la propiedad del Kaype no solicitó tal indemnización hasta 3 años y medio después.

Punto 1: Luis Sordo no es ningún genio, ni ningún experto jurista. Luis Sordo simplemente tiene la curiosidad que parece faltarles a otros/otras.

Punto 2: lo mismo que sabía Luis Sordo en el momento de firmar aquel artículo de opinión lo sabían miembros del equipo de gobierno. Pero callaron: a Alcalde y compañía les salía más a cuenta hacerse los tontos y continuar sacando rendimiento (en forma de votos para las municipales de 2019) a un posible pago indemnizatorio, antes que salir públicamente y (con un mínimo de honradez y respeto hacia la ciudadanía a la que gobernaban) decir: “hay doctrina en firme del Supremo que evitaría tener que pagar nada por el derribo de la ampliación del Kaype”.

No. Prefirieron callar y sumar esos votos que les asegurasen cuatro años más en el machito.

Cada cual actúa según su conciencia y su honradez.

Ahora me podrá saltar cualquier de sus fieles con un “pero ante la sentencia ahora dictada aún cabe recurso”. Y yo les contestaré que es cierto, porque la jurisprudencia tiene unos procedimientos reglados. Lo mismo que les añadiré: pero lo que dictó el Supremo en 2018 sentó doctrina. Esto es: no fue una sentencia cualquiera. SENTÓ DOCTRINA.

Dicho todo esto aprovecho para despedirme de todos/todas ustedes y agradecer a María Toraño y Eva San Román la oportunidad que me concedieron para -en plena libertad- publicar mis opiniones en Diario del Oriente.

Como decía aquel: “buenas noches y buena suerte”.

Dejar respuesta