Andarrios chico

2
415

A principios de febrero, distinguí sobre la proa de un barco a un pájaro pequeño, poco menos que un zorzal, de pico largo y mirada de “no haber roto un plato”, de color arena en la parte superior y muy blanco en el pecho, con los pies amarillo oscuro, que balanceaba la cabeza y emitía un silbido rápido y continuo.

No me fue difícil identificarlo, ya que gracias a un amigo que tuvo la ocurrencia de regalarnos una completísima guía de aves, me cuesta mucho menos ponerles nombre.

Se trataba de un andarrios chico, que mientras mantuve “la distancia de seguridad” me dejó observarlo.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Buenos días, Rostroazul.
    Le agradezco su comentario…Pero el confinamiento no está siendo duro en comparación con los que tienen que luchar en primera línea, aunque no es fácil quedarse sentada en el asiento con el cinturón de seguridad abrochado, cuando no se confía en absoluto en quién gobierna la nave….
    Sin duda, fue una gran suerte poder observar y fotografíar al andarrios…Esperemos que dentro de poco, con el esfuerzo de todos, nos ganemos que levanten «la veda» al paraíso y podamos volver a pasear y disfrutar del mismo.
    En cuanto al «regalaguías» le puedo decir que no fue ni Nel, que para nuestra alegría, y la suya, ya está en su casa de Panes desde ayer, ni Fernando Cué, confinado en la Ciudad Condal…Y hasta ahí puedo escribir…
    De momento, aquí la Cofradía está repartiendo Xarda, que es lo que están pescando nuestros barcos.
    Por lo que leo es usted uno de nuestos héroes, de esos que trabajan en algo esencial, así que tenga mucho cuidado..
    Hasta el sábado, en que me temo que todavía tendré más ganas de «golpear» la cábina de mando…

  2. Doña Maiche….. feliz confinamiento….. debe ser muy duro…. para una especie de «Andarrios», que es lo que es usted…. convertirse de la noche a la mañana en una  «andapasillos» y eso que me imagino, que se habrá ido usted con su fotógrafo a pasar el aíslamiento en un caserón antiguo de esos propiedad de su ilustre familia, al estilo del palacio de Beaumont en Oxford…. que seguro…. seguro…. seguro…. tiene instalado el escudo de «Plantegenet» que le viene por familia.

    Pues bien doña Maiche….. allá donde se encuentre pasando el «pandemonium», tengo en cuenta, que es usted muy afortunada con haber podido obtener tan bello plano de un pajarito, que según pude consultar, es bastánte escaso en el cantábrico, hasta el punto que le dan una pinza entre 2000 a 3000 parejas…. cantidad irrisoria para tanto territorio y va usted… ¡Y se lo encuentra!…..

    Pero como «Andarrios» significa también juerguista, creo que este ya estaba de regreso y nada mejor que meter el pico en un barco… a ver si cae la última…. Y zass… cayó… una foto para la eternidad.

    Y encima va y lo identifica a primera gracias al «regalaguías» ese, que seguro que es un fan suyo, que le quiere tirar los tejos… Y quiso ir de original….. en vez de mandar flores como todo quiski…. manda guías. No puede ser otro que Fernando Cue o Nelson.

    En fin Doña Maiche yo le sugiero para el próximo cuadernín…. Una foto suya repartiendo marisco de la Cofradía…. porque he leído que con la pandemia la gente se ha mudado al arroz…. Y el marisco anda que no saben que facer con él y ya no lo quiere ni el CORONA virus ese… que lógicamente se las va a hacer pasar canutas al gobierno republicano que nos ha tocado en suerte.

    Doña Maiche…. cuídese mucho y cuidadín con la Guardia Civil… que hoy me paro a mi yendo al trabajo y como hay gente que les tose encima…. están un pelín soliviantaos y si te mueves caete un recau…

    Suerte…. Vista…. Y al Andarrios

Dejar respuesta