La interpretación de un beso

5
692

Como estoy convencida de que hay que darse algún capricho, y no solo me refiero al gastronómico, para soportar mejor el confinamiento, hoy me voy a tomar la licencia de salir de los límites del Oriente de Asturias, y aventurarme a soñar despierta por el Valle de Liébana, más concretamente les invito a visitar la Iglesia de Santa María la Real de Piasca.

Este antiguo monasterio de construcción románica, cerca de los imponentes Picos de Europa y colgado de una ladera, podría remontarse al siglo IX, ya que su primera mención data de 930; y se convirtió, junto con Santo Toribio, bajo la protección del conde de Liébana, en el centro religioso más importante del Valle.

Desgraciadamente, del primitivo complejo monástico tan solo ha llegado a nuestros días la Iglesia, circundada por la diminuta parroquia a la que da nombre y magníficamente conservada, la cual consta de tres naves y que todavía atesora sus dos puertas de acceso originales, una al sur y la otra, a los pies.

Su puerta occidental presenta cinco arquivoltas con interesantísimo repertorio decorativo, desplegando motivos vegetales y un variado muestrario figurativo en el que podemos identificar leones, parejas de músicos, escenas de gremios, cabezas humanas, un guerrero con lanza y escudo; y sobre el fuste de una columna del lateral no falta San Miguel venciendo al dragón.

Pero no es en la soberbia puerta occidental sobre la que yo quiero llamar su atención, lo que les pido es que lleven sus ojos y su imaginación a la otra puerta, la meridional, la cual comunicaba con el desaparecido claustro, que es mucho más sencilla y conocida como “la puerta del cuerno”.

Y ya en ella, encontrar, en una de las dos arquivoltas que despliega, dos personajes, uno barbudo y otro imberbe, que aproximan sus labios sin llegar a besarse, pero que la mano de uno tomando la cara del otro hace presagiar el final anunciado.

Como es habitual en ese fantástico mundo de la iconografía románica hay interpretaciones para todos los gustos sobre la figura del supuesto beso, a mí de todas ellas la que más me convence y me gusta, es la que puntualiza que se trata de las imágenes del rey Alfonso VIII y su esposa Leonor en la representación del momento de su compromiso, apoyándose esta lectura en la coincidencia de las fechas de la boda y la construcción del templo.

Una vez que he enseñado mis cartas decantandome por el encuentro nupcial regio, les hago la segunda invitación que, cuando la vida vuelva a ser hermosa, visiten Santa María e interpreten ustedes mismos que beso se quiso plasmar en Piasca y que mensaje se pretendió ofrecer.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

5 Comentarios

  1. Buenos días, Rostroazul.
    Bonito, ingenioso e intimista el comentario que nos regala esta mañana de domingo…en la que el sol en Llanes brilla por su ausencia….¡Así, es fàcil el obligado confinamiento!
    Tiene razón en que conozco la historia de Leonor de Plantagenet, princesa de Inglaterra, hija de Enrique II y Leonor de Aquitania, y por lo tanto hermana de Ricardo «Corazón de León», al que tanto admira, y de «Juan sin tierra».
    Y ,también conozco, no tan bien como usted que se sabe esa historia «al dedillo», que esta reina de españa por su matrimonio con Alfonso VIII, tuvo una gran influencia política y cultural.
    Sin duda, la jovencisima Leonor no tenía experiencia alguna en besar cuando con apenas 10 años la desposaron, pero siempre he pensado que su matrimonio no debió de ir mal, lo intuyo porque solo sobrervivió a su esposo 24 días, tiempo que fue Regente de Castilla.
    En cuanto a la imagen objeto de esta colaboración hay otras muchas intepretaciones, sobre las que elucubraremos cuando acabe esta suspensión de libertades y se acerque a estas tierras.
    Entre ellas, hay quien ve la entrega de un novicio a la comunidad, otros dicen que es la representación de otra boda, la de Tobías y Sara….Incluso el beso de Judás…
    No puedo dejar de imaginarme lo que se reirán de nosotros los tallistas de esas imágenes ante nuestras hipótesis y ocurrencias.
    Seguramente, como siempre, la explicación será la más sencilla.
    Asismismo, en su visita «sine die», hablaremos sobre dos cosas en las que no estamos de acuerdo, El Cares versus Nalón, y en que me resisto a creer que solo la falta de un beso a tiempo decida toda una vida.
    ¡¡¡Gracias, de verdad!!!

  2. Fernando, buenos días, aunque en la villa está tan oscuro..que parece que no amanece..
    Recuerdo perfectamente aquella excursión..visitamos la ermita de San Miguel con sus vistas a Potes, donde comimos productos de ese valle de Liébana, y también la visita a Mogrovejo, marvailloso pueblo encaramado en un llano con el macizo de Ándara detrás, al que no descarto dedicarle unas líneas.
    Repetiremos esa excursión.
    Un abrazo.

  3. Doña Maiche… menudo reto con que nos obsequia… que nos alleguemos a Piasca a interpretar el beso intentado entre Alfonso y Leonor,…. personajes que usted deduce protagonistas por la fecha de construcción.

    Yo me a llegaría gustoso con usted al lugar, pero ando lejos y me temo que esta odiosa pandemia del diablo chino, que nos impone una dictadura a lo comunista, donde uno ya no desplaza sin permiso del gobierno, nos va a dificultar las cosas.

    No se si sabe,…. que yo,…. no sólo soy un maestro besando…. sino que también lo soy interpretando besos. E incluso la vida me dio lecciones,…. como a muchos imagino… de besos intentados y estrepitosamente fracasados…. (ojo al dato)…… y en algún caso quizás hasta el más deseado.

    Pero en este caso, usted se ha guardado la historia, que se conoce a la perfección,…pues no en vano la reina Leonor era pariente suya y se crió en el palacio de los Beaumont en Oxford, Junto al gran Ricardo, y al resentidillo Juan «sin tierra» ….. Por eso F. De Cue, que ye munchu más listu, que yo, apela a la timidez para no hacer el ridículo por si acaso. Pero yo doña Maiche soy un caballero del alto Nalón,…. el río más importante de Asturias, man que le pese a Cares,…. y acepto su reto,… que en este caso es muy sencillo.

    Verá…. hay veces que la juventud….. le juega a uno malas pasadas,…. y no saber besar a una mujer a tiempo, decide una vida. y otras en qué sin necesidad de llegar a besar…. la vida decide por tí…. este es el caso de su parienta Leonor, que fue llevada al altar desde Oxford a Burgos con diez años, y difícilmente estaría en condiciones de besarse como Dios manda a su prometido a esa edad, (Alfonso contaba con quince) …. ni entiendo como la Santa Madre Iglesia podía bendecir eso…. En consecuencia la imagen nos muestra, que por mucho matrimonio que se celebrase… entre Alfonso y Leonor a la fecha de la boda que se refleja en Piasca…. Todo estaba por aprender, de ahí la imagen.

    Otra posibilidad doña Maiche, es que a Doña Leonor al llegar a las Huelgas Reales de Burgos, se le helaran los besos….. instante que se recoge en la puerta.

  4. Os habréis dado cuenta que siendo de natural tímido, no he nombrado para nada el Real beso.
    Ya me lo explicareis cuando nos veamos, y así evito pasar vergüenza.
    Un abrazo a ambos dos, y hasta la vista.

  5. Santa Maria la Real de Piasca, otra anotación en mi agenda de excursiones con vosotros, queridos amigos, pues aparte de las inyecciones culturales que administrais, me encanta esa vena, mas prosaica, que os «mangais», y que es la que nos lleva a «comederos» y «bebederos» de lo más variopinto y satisfactorio que conozco.
    En Santo Toribio ya estuvimos los tres, y tengo un gran recuerdo de esa salida y de la visita a la hermitina, pues el monasterio estaba cerrado. De esa hermita, tengo fotos y alli fue donde el maestro me enseño a hacer fotos panoramicas con el movil.
    Hasta la vista.

Dejar respuesta