«Amazing grace»: La leyenda

2
504
El Greyhound en apuros

No era mi intención escribir nada sobre el tema que me ocupa, pero como tengo unos amigos, con un culturón que para mí quisiera, y como soy muy discreto nos voy a decir que me refiero a Perela y Rostroazul, al hablar de la frase “amazing graze” y apuntar la historia de un marinero y una tempestad, me provocaron la curiosidad y por eso voy a relataros lo que conozco sobre el tema.

Amazing Grace” (conocido en algunas regiones hispanohablantes como «Sublime gracia»), es un himno cristiano escrito por el clérigo y poeta inglés John Newton (1725-1807), y publicado en 1779. La composición, una de las canciones más conocidas en los países de habla inglesa, nos transmite el mensaje cristiano de que el perdón y la redención es posible a pesar de los pecados cometidos por el ser humano, y de que el alma puede salvarse de la desesperación mediante la “Gracia de Dios”.

Newton escribió la letra a partir de su experiencia personal, y, aquí aparece la leyenda.

John Newton, en los últimos dias de su vida.

Nació John Newton en 1725 en Wapping, un distrito londinense cerca del Támesis. Su padre era un comerciante naval que había sido educado como católico pero mostraba simpatía por el pensamiento protestante, mientras que su madre era una devota cristiana independiente, no afiliada a la Iglesia anglicana. Desde el nacimiento de Newton su madre quiso que fuera clérigo, pero murió de tuberculosis cuando el niño tenía seis años ​

Newton fue educado el resto de su infancia por una madrastra distante, sin ninguna convicción religiosa mientras su padre estaba en el mar, por lo que a lo largo de su juventud vivió varias experiencias y giros inesperados, muchos de ellos provocados por su recalcitrante insubordinación, hasta ser llevado a un internado, donde fue maltratado.

 

Con once años se unió a su padre en un barco como grumete, pero su incipiente carrera naval estaría marcada desde el comienzo p

El negrero John Newton

or su testaruda desobediencia, por lo que se vio, forzado por su padre, a incorporarse a la Royal Navy, de la que se escapó en tres ocasiones, hasta finalmente desertar definitivamente para verse con Mary Polly Catlett, una a miga de la que se había enamorado perdidamente.

Humillado como desertor, pero con ganas de hacer dinero, John decidió entonces unirse a una tripulación de trata de personas y se convirtió así en traficante de esclavos, destacándose como un maltratador salvaje y despiadado. Durante esos largos viajes en barco, y ya a bordo del “Greyhound”, Newton ganó notoriedad por ser el hombre más blasfemo de la tripulación, y en un ambiente naval en el que los marineros usaban frecuentes juramentos, Newton fue castigado en muchas ocasiones, no sólo por usar las peores palabras que había escuchado nunca el capitán, sino por crear neologismos que excedían su ya de por sí soez vocabulario.

Newton se burlaba abierta y frecuentemente de la autoridad creando poemas obscenos y canciones sobre el capitán que se hicieron muy populares entre la tripulación. Sus frecuentes conatos de rebelión le llevaron a ser castigado a la inanición hasta casi morir, y a ser encarcelado y encadenado en la sentina, como los esclavos que transportaban

Contaba con 23 años, en marzo de 1748, y mientras el “Greyhound”, un barco negrero abarrotado de esclavos estaba en ruta por el el Atlántico Norte, una violenta y poderosa tormenta, de esas que caracterizan a tan salvaje Océano, azotó al barco provocando que un marinero, situado en un lugar donde justo antes había estado Newton, cayese por la borda y fuese engullido por la Mar, por lo que debido a este hecho, completamente aterrorizado, y con el miedo metido en el alma, y tras horas de extenuante trabajo de achique y creyendo que iban a volcar, Newton pidió desesperadamente al capitán que le dejase intentar algo, a lo que el oficial accedió, implorando por primera vez, cosa que no hacía en mucho tiempo, la ayuda Divina, siendo ese momento el que marcaría el comienzo de su conversión.

Según sus propias palabras, Newton afirmó: “Si esto no funciona, entonces. … ¡Que el Señor tenga piedad de nosotros!”, volviendo a la bomba a la que se ató junto a otro marinero para impedir que fuese arrastrado por el agua. Tras una hora, volvió exhausto al puente de mando, donde reflexionó sobre lo ocurrido en las once horas siguientes Dos semanas después, el maltrecho barco y su hambrienta tripulación desembarcaron en el fiordo “Swilly” o “lough Swilly” (en irlandés, Loch Súilí), que podría traducirse libremente como “Lago de Sombras” o “Lago de los Ojos”

El ‘Clotilda’, el último barco negrero que en 1860 transportaba a 110 africanos a territorio estadounidense, medio siglo después de que se prohibiese introducir a esclavos

La conversión de Newton, sin embargo, no fue inmediata si no de una forma paulatina.

Anunció su intención de casarse con Polly, cuya familia, a pesar de que conocía su mala reputación, le permitió escribirle. Volvió a alistarse en un barco esclavista de camino a África y allí siguió participando en las mismas actividades que antes, pero sin su habitual lenguaje. Su propósito de cambio personal se vio reforzado tras una grave enfermedad, pero su actitud ante la esclavitud seguía siendo la misma que la de sus contemporáneos, y continuó comerciando con esclavos en varios viajes, algunos ríos arriba en África, ahora como capitán, para vender los esclavos en los grandes puertos de América. Se casó con Polly en 1750 para evitar el pecado de amancebamiento, y participó en tres expediciones esclavistas más, pero abandonó la marina mercante con treinta años, después de serle ofrecido el puesto de capitán en un barco no relacionado con el comercio de esclavos, al parecer tras sufrir una nueva crisis de salud. ​

Poco a poco comenzó a profundizar en la fe, y después de siete años, dejó la trata de esclavos y encontró un trabajo que le permitió abandonar la marina

El vicariato de Olney, donde Newton escribió el himno que se convertiría en ‘Amazing Grace’.

A partir de 1756, mientras trabajaba como agente de aduanas en Liverpool, Newton empezó a aprender por su cuenta latín, griego y teología. Tanto él como Polly se vincularon con la comunidad eclesial de su parroquia, donde la pasión de Newton era tan impresionante que sus amigos le sugirieron que se preparase para el ministerio anglicano. Sin embargo, fue rechazado por el obispo de York en 1758, ostensiblemente por no tener un título universitario,​ pero también por su cercanía al evangelismo y su tendencia a socializar con los metodistas. Newton siguió con sus devociones y, después de ser animado por un amigo, escribió acerca de su experiencia en el comercio de esclavos y su conversión, hasta que llamó la atención de George Legge, “Tercer conde de Dartmouth”, que impresionado por su historia, patrocinó la ordenación de Newton por el obispo de Lincoln y le ofreció la parroquia de Olney (Buckinghamshire) en 1764.

«Amazing Grace» fue escrito para ilustrar el sermón del día de Año Nuevo de 1773, y no se sabe si había música para acompañar los versos, puesto que pudo ser recitado por los feligreses sin melodía.

En 1835, el compositor William Walker asoció el himno de Newton con una canción tradicional titulada «New Britain», que  de acuerdo con el autor Steve Turner, fue “un matrimonio hecho en el cielo…”.,

El himno se convirtió en un emblema de los nuevos movimientos religiosos, y con el advenimiento de la música grabada y de la radio, «Amazing Grace» se popularizó fuera de las celebraciones religiosas

William Walker el compositor que por primera vez unió los versos de John Newton a la melodía ‘New Britain’ para crear la canción que se convertiría en ‘Amazing Grace’

Fue una melodía, que interpretada en la década de 1960, a través del “Movimiento por los derechos civiles” en Estados Unidos y la oposición a la guerra de Vietnam, a la canción se la dotó de un tono altamente político.

Tras la Guerra de Vietnam, conflicto bélico librado entre 1955 ​y 1975 para impedir la reunificación de Vietnam bajo un gobierno comunista, los “Royal Scots Dragoon Guards”, regimiento escocés del ejército Británico, grabaron una exitosa versión instrumental, en la que un gaitero solista interpretaba la canción acompañado de una banda de gaitas y tambores.

El final de la página 53 de los ‘Himnos de Olney’, donde se recoge la primera versión de lo que después sería conocido como ¡Amazing Grace’

Como dato curioso, el poema se recoge en la inmensamente influyente novela abolicionista “La cabaña del tío Tom”, publicada el 20 de marzo de 1852, de Harriet Beecher Stowe, donde los versos son cantados por Tom en su hora de más profunda crisis.

John Newton falleció el día 21 de diciembre de 1807 en Londres.

¡Hasta la vista!

Fernando Suárez Cué

2 Comentarios

  1. Muy buenas tardes, Fernando.
    Qué maravilla de escrito y completísma biografía de John Newton. Me has hecho pasar un ratín muy entretenido.Lo de la cultura en este tema, como en todos, tienes que adjudicarselo a Rostroazul.Yo sola sabía que el clérigo había sido en su juventud un marinero «tempestuoso» y que a consecuencia de una tormenta en la mar se había convertido.
    En cuanto a «Amazing Grace», que ha sido interpretada por grandes voces como Elvis Preley , Whitney Houston, Rod Stewart, creo que es más que una canción, que un himno, es una oda de arrenpentimiento dirigida a Dios por el propio autor, pues es él el desdichado que busca piedad y expiación.
    Muy acertado, por parte de nuestra editora, acompañar tu colaboración con una versión de «Amazing Grace» interpretada por Andrea Bocelli. Suena a música celestial. Gracias María.
    Abrazos.

  2. Hay que ver con que acierto y buen gusto ha puesto María Toraño, la versión de «Amazing Grace», interpretada por Andrea Bocelli, casi a «capella», ante el Duomo de Milan.
    Un abrazo

Dejar respuesta