Entre playas anda el juego

0
1341

Hace tiempo llegaron a mis manos dos Romances que se habían cruzado entre las vecinas Villas marineras de Ribadesella y Llanes, a cuenta de las playas que tenía el Concejo llanisco, y que fueron causa de una provocación jocosa por parte del «Romancero popular de Ribadesella», al que contestó el llanisco «El Trovador de Persia», con no menos humor.

Y hasta ahí llegó la cosa, y nada más.

Fernando Suárez Cué

ROMANCE DE LAS TREINTE PLAYES

Madrugaban los llaniscos
mañanina de San Juan,
a contar les treinta playes
nun les fueran a robar.

La principal El Sablón,
fue la primera en contar,
caben allá cuatro personas
y nun cabe ni una más.

La segunda fue Toró
y menudu pedregal.
luego fueron hasta Poo
y la cosa fue fatal,
encontraron un letreru
“Nadie se puede bañar”

Fueron a Celoriu y Barru
y nun te quiero contar,
a menudos formigueros
fue esa probe xente a dar.

Y vieron la de Troenzo
que con dos hay que cerrar,
y aparcaron por Torimbia,
onde s’hay qu’empelotar.

Y fueron a San Antolín,
peligrosa nun l’hay mas,
y ante esi panorama
d’apocalipsis total
decidieron retirase
y dexar ya de contar
qu’eses playes nun les quieren
ni’n Valencia de Don Juan.

Por eso ufanos decimos:
¡Puxa Asturies!
¡Viva la Playa de Vega
y la Punta l’Arenal!
¡Playa de Santa Marina,
l’Atalaya y el Pedral!

Del Romancero popular de Ribadesella
Ribadesella, agosto de 1990

Si la envidia fuera tiña

Mañanita de San Juan
vinieron de Ribadesella
a contar las nuestras playas
pues ni creían en ellas

Empiezan por el Sablón
de lo más cosmopolita
¿Qué es pequeña?… ¡Ya lo sé!
pero segura y bonita.

¿Y qué decís de Toró?
¡Musa de grandes pintores,
de poetas, cineastas
y de grandes escritores!

Seguís con Celorio y Barro;
“formigueros” las llamáis,
¿No recordais “Les piragües”
dónde a montones los hay?

Troenzo, punto y aparte,
que es belleza natural;
¡Cuánto daríais vosotros
si fuese así L’Arenal!

¿San Antolín peligrosa
con su arena blanca y fina?
¿No será mucho peor
la “vuestra” Santa marina?

Donde arena negra y sucia
blanda como la masilla,
que si paseas por ella
te hundes hasta la rodilla.

¿A eso llamáis maravilla?

Lo que “vos” teneis por playa
da la risa ¡Por favor!
Cuando sube la marea
no podeis tomar ni el sol.

Toda la “caca” de infiestu,
de Arriondas y de Cangas
ds la pone el rio Sella
en la playa y en las casas.

Ribadesella merece
“pa” nosotros un “respetu”,
si quitamos al que escribe
versos tan malos: ¡Magüetu!

Y recordar el cantar:
Llanes ye una xoyiquina
que no hay oru pa pagala
dexola Dios n’esti mundo
pa que fuera de Dios gala!

El Trovador de Persia
Llanes, septiembre de 1990

 

A los incrédulos

Decís que es una mentira
que en Llanes hay treinta playas,
y para así convenceros
una a una voy “nombralas”.

Buelna, Pendueles, Novales,
Andrín, Ballota y Antilles,
Portiellu, Toró y Toranda

¡Vaya nueve “maravilles”!

Puertu Chicu y El Sablón,
La Almenada y El Portiellu,
Borizu con San Martín,
suman quince en el librillo.

Palombina, Poo, La Huelga,
Torimbia y Cuevas del mar, San Antonio, Gulpiyuri

¡No termino de sumar!

Troenzo, San Antolín,
El Naranxu y Villanueva,
Aguamía y La Tallada

¡De terminar no hay manera!

Y con estas finalizo:

Con la playa de Sorraos
y la hermosura de Barro

¿No son son treinta, so pasmaos?

 

Dejar respuesta