Emociones en San Pedro

6
813

Entre tantas cosas que nos impidió hacer “la primavera confinada”, hubo algo que eché especialmente de menos: subir a San Pedro.

El día que por fin pude poner los pies en el paseo, sentí verdadera emoción.  Y ese intenso sentimiento, por la asociación de ideas que se producen en ocasiones, me trajo a la memoria estas palabras: «¡Con qué emoción nos fuimos media villa a San Pedro a ver pasar un gigantesco hidroavión!»

Esta exclamación se le había escuchado a José Luis Mijares, mi tío abuelo más intelectual y cosmopolita, y aunque se me quedó grabada no tuve la curiosidad de saber de que aparato se trataba y del porqué había podido verse desde San Pedro.

En cuanto llegué a casa me puse a investigar y me fue fácil enterarme de que mi tío se refería al hidroavión Dornier DO X de 24 motores. Este aparato, en su momento el más pesado y potente avión del mundo, que batió récord mundial al trasportar 170 personas, fue producido por una empresa alemana, pero en su planta de Suiza, a orillas del lago Constanza, evitando así los términos restrictivos del tratado de Versalles, que prohibía a los alemanes fabricar cierto tipo de aviones tras la primera guerra mundial.

También, averigüe con un poco más de dificultad, que el imponente y espectacular hidroavión realizó en el año 1930 un vuelo trasatlántico de prueba a Estados Unidos. Y que tras hacer escalas en Ámsterdam y Casholt llegó a Santander. Saliendo de esa ciudad el día 23 de noviembre rumbo a La Coruña, donde amerizó, repostó 15.000 litros de gasolina y fue objeto de un cálido recibimiento por lo que la casa alemana constructora envío una replica del Dornier Do X que lo reproducía fielmente, la cual fue depositada en el Museo Arqueológico.

Llegado a este punto solo me quedaba situar al hidroavión volando en las proximidades de Llanes, y sabiendo que de la capital de Cantabria despegó a las 10,30 de la mañana y a una velocidad de 128 kilómetros por hora, resulta que más o menos a las 11 de aquel apacible día del veranillo de San Martín, adultos y niños llaniscos, entre los que se encontraba José Luis Mijares con apenas 10 años, se agolparon en el paseo de San Pedro para ver pasar al “barco volador”, aunque tal vez, después de tanto preparativo e ilusión, solo alcanzaran a columbrar una estela en el horizonte.

Pero la emoción no se la quitó nadie, como tampoco a mí al volver al paseo de San Pedro.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

6 Comentarios

  1. “Papiau” me tenéis con todo lo que sabéis respecto a cualquier temario que se presente.
    Pero aquí no hay error de nadie, querida Perela, ya que es muy difícil hablar de aparatos de hace casi un siglo (si no somos verdaderos especialistas, y yo no lo soy, y vosotros creo que tampoco, aunque lo disimuláis muy bien), máxime con el secreto que se llevaba, pues no olvidemos que la Alemania Nazi, no podía formar ningún ejercito debido a su derrota en la Gran Guerra y bla… bla… bla…
    Respecto a vos Rostroazul, cada vez te admiro más muchacho, ya que creo tienes los “machos” bien sujetos, pues mira que pensar en darte una vueltina siguiendo la ruta del “pájaro” que nos ocupa, tiene sus “pelendengues”…¿O no?
    Por cierto amigo, no me gusto nunca la moto “de carretera”, por lo que mi afición se dedicó a la entonces llamada moto de “campo a través” (ahora son “motos enduro”), a caballo de una preciosa y resistente Bultaco “Matador Mk-3”.
    Una delicia, aunque ya te contaré la vez, que como ciego en una competición, pegué un salto y caí con toda la rueda trasera sobre la tortilla de patatas, a “la española”, que unos excursionistas estaban queriendo disfrutar. No sigo porque igual están tus nietos a tu lado y no es cuestión de que lean todo lo que me dijeron. Creo que se barajaron palabras que ni la RAE las tiene registradas
    Un abrazo y hasta la vista amigos.

  2. Buenas tardes, Fernando y Rostroazul.
    Teneis razón, en las especificaciones técnicas del hidoravión Dornier Do X, se recogen: 12 x motor en línea de 12 cilindros refrigerado por líquido Cutir Conqueror.
    Y el error no fue de mi tío José Luis sino mío…
    Gracias y abrazos.

  3. Fernando…. Y eran solo 12 motores,… pero a buen seguro a Mijares…. solo por el ruido que hacían… le parecieron 24……

    Y así paso a la historia…..

    Por cierto, conozco todas las ciudades del trayecto a excepción de Calhot….. Menudo trayecto para hacer en moto…. Me has sugerido una buena idea…

  4. La curiosa y emotiva historia que nos relatas, apreciada Perela, y la ampliación que hace nuestro admirado Rostroazul, sobre la “pasada” de un Dornier DO-X sobre el litoral llanisco, y, que efectivamente Perela, fue durante un vuelo que tan enorme aparato, efectuó desde el Lago Constanza (Suiza), hasta Lisboa (Portugal), sobrevolando las ciudades de Amsterdam, Calhot, Bordeaux, Santander y La Coruña, hasta rendir viaje en la capital lusitana.
    Como nos relata Rostroazul, tuvo que ser una locura para José Luis Mijares, y resto de boquiabiertos espectadores (yo estaría lo mismo, hoy en día), al contemplar desde el Paseo de San Pedro, y a menos de 100 m. de altura el paso de semejante aparato, totalmente atronados por el rugido de sus motores.
    También me ha llamado la atención de que se nombren los 24 motores que portaba, pues por mucho que he buscado, el “hidrocanoa” Dornier DO-X, también denominado, como apunta Perela, “flugschiffe” (“barco volante”), que yo sepa, solo montaba seis pares de motores en “tándem”, de los cuales los seis encarados hacia proa eran tractores, y los seis hacia popa eran empujadores. Pero vaya, en esa época se hicieron tantos inventos y modificaciones en los aparatos que todo es posible.
    Y ahora, como colofón a vuestros escritos, y para más información a vuestros lectores, voy a permitirme el colgar en mi página de Facebook, un pequeño video, de los que tengo, sobre el majestuoso “hidrocanoa” Dornier DO-X, al que se referís.
    (Un “hidrocanoa” es un tipo de hidroavión cuyo fuselaje tiene forma de casco, permitiendo así que pueda amerizar directamente sobre el agua. El resto son “hidroaviones de flotadores”, y su fuselaje no toca el agua.).
    Espero que merezca vuestra aprobación.
    Un abrazo a ambos dos amigos.

  5. Rostroazul, buenas tardes. De unas colaboraciones a esta parte…le encuentro muy contento..exultante…Será que le sienta bien cumplir años…o tal vez la cercanía de eso que les ha dado por llamar «nueva normalidad»…Otra invención de quienes gobiernan a la deriva…y que conlleva contradicción…
    En fin, vamos a lo nuestro…Ha tenido usted una buena idea para promocionar la Villa en otoño…que buene falta hará cuando acabe rste verano…Lo incluieremos en «Llanes, todo el año».. Además, podemos convertir una mina esto de avistar fuera de temporada desde San Pedro..pues no solo se columbró desde ese paseo un hidroavión, sino también el graf zeppelin…
    Lo de «moscardón» de Nel no va a poder ser…pues el popular dron se perdió por la Peñamellera Baja y nunca más se supo…Si bien, ahora Nel tiene a «Velutina» que haría las veces…
    No me veo yo de presentadora…Más propio para usted, que a buen seguro tiene tanto desparpajo y desenvoltura hablando como escriendo..
    Mucha gracias, no solo por la letra sino también por la preciosa música.

  6. Doña Maiche…. buen articulo… sí señora. Aunque no le hace demasiado honor a la foto, que es de exposición. Pero eso ya he comprobado que es «a beneficio de inventario», una regla suya para no darse autobombo sobre el trabajo de su Don Valentín.

    Me parece muy buena esta idea de cuadernos sobre la memoría colectiva de las gentes de Llanes… y además lo escribe usted tan bien, que por un momento la visualicé de presentadora de un programa como el de Alfonso Arteseros en intereconomía, que me encantó….
    Así la imagine por un momento, como directora del programa «Llanes en la memoria» …mientra sonaba de fondo el «andante»  Romanza  de Salvador Bacarisse
    ( https://youtu.be/4zVSfAtZDSY)

    y la ví, con su precioso porte señorial… señalando el horizonte en  blanco y negro de 1930, explicando como el Dornier al ver a tanta gente sobre San Pedro… hizo un virage de 90 grados y enfiló la costa de Llanes reduciendo su altura a 100 metros escasos,…. dando una pasada  con el rugido formidable de sus 24 motores,…mientra José Luis Mijares gritaba… Siiiiiiiií…. y el avión se alejaba zarandeando las alas en señal de saludo, como en la escena de la película «el Imperio del Sol» cuando el niño grita a la pasada del plateado P-51 Mustang «el cadilac del cielo», cuya escena presuponía la libertad.

    En cualquier caso… Siempre podemos rememorar el suceso, lo cual serviría de atractivo turístico… Y el próximo 23-N convocamos a «la peña» a las 11 de la mañana en San Pedro y que el moscardón de Nelson nos de una pasada saludando nosotros cuál sí viéramos al Dornier D0 X. Ya sabe es hacer la primera… y a los 5 años pasa un hidroavión por encima, con el paseo de San Pedro «petao» de público y la TPA en directo.

    Y después de eso… Coser y cantar… igual que la gente dice… este finde me voy a Las piraguas… y todo el mundo sabe de qué hablamos… pues en La Paloma de Oviedo se escucharía a dos amigos tomando el Vermuth… «mañana nos vamos a Llanes…. Al hidroavión».

    Incluso veo Miguel Angel Revilla pidiendo que Santander entrara en el proyecto para que el hidro despegará de allí.

    Si acaso quieres volar… Piensa en algo encantador….

Dejar respuesta