Tatuajes

0
280
Acción de grabado de un tatuaje polinesio

Desde hace poco más de 50 años, se ha puesto de moda entre la gente joven y no tan joven, el grabarse en la piel unas palabras, símbolos o dibujos, a la que no sé porque se les llama “tattoos”, cuando simplemente son nuestros “tatuajes”, como si no tuviéramos palabras propias y necesitáramos de echar mano de anglicismos.

Esta moda se define como “estigmatofilia” (atracción por piercing y tatuajes), considerando muchos expertos que cuando esta conducta entra ya en el campo sexual, se puede decir que es “parafilia”, un desvió de índole sexual (según la RAE), ya que se trata de una conducta íntima, donde el placer se obtiene mediante una actividad diferente a la relación sexual en sí misma. Pero bueno… ¡Dejémoslo ahí!

En el antiguo Egipto destacaba el hábito de tatuarse entre las mujeres. En Japón comenzaron a hacer tatuajes en el siglo V a.C., y era símbolo de las altas clases sociales que decoraban sus cuerpos con pequeñas obras de arte. Otras civilizaciones también se tatuaron, como ofrenda a sus dioses, como acadios, hititas, persas, fenicios, griegos, cartagineses, romanos y diferentes tribus árabes, solo por mencionar pueblos de las riberas mediterráneas.

Tatuaje somoano

Ahora bien, uno de los pueblos más prolíficos a tatuarse fue el polinesio. Tenían la costumbre de tatuar a sus miembros desde muy pequeños. A medida que iban creciendo, iban tatuando las diferentes partes del cuerpo, hasta llegar al punto de no dejar ninguna superficie del cuerpo sin tatuajes. La función más importante de esta práctica parecía ser, que era la de asustar a los enemigos.

Tatuaje femenino somoano

Aunque la palabra “tatuaje” proviene del samoano “tátau”, que significa “marcar o golpear dos veces”, en referencia al método tradicional de aplicar los diseños o plantillas, a través de una aguja tintada y golpeada varias veces para ir clavándola sobre la piel dentro de esas etnias, los más espectaculares fueron posiblemente los tatuajes del pueblo maorí.

No hay dos tatuajes maoríes iguales, ya que antes de comenzar a tatuar una zona, los “tohunga” (los miembros de una tribu encargados de tatuar) estudiaban la anatomía de la persona, y así podían aplicar un diseño de “tátau” adecuado a cada uno, expresando el rango, familia, estado civil y otros datos de la persona, ya que, de hecho, era considerado como una ofensa no saber identificar los símbolos que mostraban estos tatuajes, dentro de la cultura maorí.

Tatuaje de guerrero maori
Tatuaje femenino maorí

Esta palabra “tátau”, se incorpora al español a través del francés, “tatouage”.

Ahora bien, todo esto nos llegó, no a través de los nobles oficios de carreteros y acemileros, sino de marinos, verdaderos hombres de la Mar, que cruzaron el mundo en todas sus direcciones, siguiendo todos los vientos del “compas”, encontrando leyes, usos y costumbres que después las trajeron y nos las dieron a conocer.

Por lo tanto, no es de extrañar, que, si estos hombres quisieron tatuar en sus cuerpos algún símbolo, lo hicieran de uno muy bien conocido por ellos, en el que tenían gran confianza, y que, por lo tanto, ha sido el más usado por esos hombres de la Mar, en todos los confines de la tierra: el ancla.

Pero no lo grabaron en un “porque si”, si no que lo hicieron porque según sus presencias les iba a salvaguardar de males y desgracias, en una serie de situaciones muy relacionadas con su vida laboral , ya que uno de los principales significados de los tatuajes de ancla es su vínculo con la Mar, por lo cual, y por esta razón, se ha convertido en un símbolo para los marineros y pescadores ya que el ancla representa firmeza y estabilidad, pues esa es la función de este símbolo, mantener el barco fijo en un punto determinado, para que no vaya a la deriva. Por ello, los tatuajes de anclas también significan firmeza de carácter o de convicciones ya que nos recuerdan que hemos de mantenernos estables frente a cualquier problema, o conflicto.

Siguiendo con las creencias de los marineros, otro significado que le otorgan al ancla es la protección y seguridad, lo que se traduce a quien lleva un ancla tatuada, estará siempre protegido de las adversidades, tormentas y malos tiempos que se les puedan venir encima, además de significar también la buena fortuna para regresar a casa sanos y salvos.

Esto la ha convertido en un símbolo fundamental para quienes trabajan en la Mar; ya que, además, otro de sus significados lo relaciona con el amor y está vinculado a las parejas, puesto que su significado se refiere al afecto, siendo el ancla lo que une al ser querido. También mantiene sujetas junto a ellos a las personas que aprecian.

Normalmente, podemos ver tatuajes de anclas con las iniciales de una pareja o amigos cercanos que usan este símbolo para tatuarse juntos, dejando grabado en su piel el afecto y apego que los une, por lo tanto, los tatuajes de anclas para parejas están profundamente relacionado con el amor. Así, grabar este símbolo mientras la pareja está unida en una relación sentimental, representa una relación amorosa fuerte y segura.

Ancla con nombre de mujer

Los tatuajes que expresaban relaciones con amantes, amigos y familiares también eran muy populares, probablemente porque el viaje a través de los mares los separaba por la fuerza de sus seres queridos. Estos se llevaban más a menudo en áreas visibles del cuerpo, como antebrazos y manos.

Aparte de lo que un tatuaje puede ser el resultado de una sensación o sentimiento, había entre los marinos otra serie de tatuajes, que únicamente se efectuaban porque le daba a su poseedor una cierta “categoría social”, dentro del mundo en el que desenvuelven.

Algunos de esos tatuajes fueron los siguientes:

  • Un barco completamente aparejado, señala que el marinero ha doblado el Cabo de Hornos, uno de los puntos más australes del planeta, y situado en la que se denominaba la “ruta de los clíperes”, en una zona que tiene muy merecida fama por su salvaje Mar y sus aullantes vientos, que dan como resultante una difícil y peligrosa navegación.
Marino tatuado
  • Golondrina: Se tatuaba una por cada 5 mil millas náuticas recorridas. Como una milla náutica equivale a 1,852 kilómetros, la resultante es que cada golondrina tatuada valía por 9,260 km recorridos en “Mar abierta”.
  • Ancla: Una sola ancla significa que el marinero ha cruzado el Atlántico, o que estuvo enrolado como marinero de la mercante.
  • Soga: Una soga anudada alrededor de la muñeca indica que el marinero tiene el rango de marinero de cubierta.
  • Anclas cruzadas: Cuando se encuentran sobre la palma de la mano, entre los dedos pulgar e índice, aluden a la amistad con un contramaestre.
El ancla une al ser amado
  • Mujer “hula”: Marineros que, se tatuaban mujeres que bailando el “hula”, vistiendo el «pā’u» o falda envuelta, que dejaba el pecho al descubierto, como demostración de que estuvieron en Hawái.
Mujer ‘hula’
  • Cerdo y gallo:  Como los cerdos y gallos eran embarcados por aquel entonces en jaulas que flotaban, los tatuajes de un cerdo y un gallo prevenía al marinero de morir ahogado, ya que frecuentemente se les encontraba como únicos sobrevivientes de un naufragio.
  • Hold Fast.  Las palabras “hold fast” (que juntas se pueden traducir como “agarra fuerte”) se escribían en los nudillos de cada mano, con la esperanza de que al marinero tuviera un fuerte y buen agarre sobre los aparejos.
  • Cañones cruzados: Significan servicio naval militar.
  • Rey Neptuno o caparazón de tortuga: Se obtenía tras la “Ceremonia de Iniciación del “Paso del Ecuador”, y se pertenecía ya por pleno derecho a “La Corte del rey Neptuno”.
  • Estrella náutica, o Rosa de los Vientos, para que el marinero encuentre siempre el camino que lo lleve a su casa.
  • Cruces, en las plantas de los pies, suponían que mantenían alejados a tiburones hambrientos de gente en el agua.
  • Daga atravesando una rosa, lo portaba el marinero leal y dispuesto a luchar con todo, incluso con algo tan dulce como una rosa.
  • Dragón: un marinero que sirvió por las Mares de China.
  • Dragón dorado. Podía tatuárselo aquel marinero que cruzó la “Línea Internacional de Cambio de Fecha” (meridiano 180º o “antimeridiano”), en el océano Pacífico.
  • Arpón, era la marca de un ballenero o de un miembro de una flota pesquera.
  • Palmera: Este tatuaje acostumbraron a llevarlo marineros ingleses que, durante la Segunda Guerra Mundial, formaron parte de cruceros en el Mediterráneo, o marineros estadounidenses que pasaron una temporada en Hawái.

Creo que ya nos podemos hacer una idea de lo que representan los tatuajes entre la gente de la Mar, pues seguir relacionando motivos para su implantación, ya haría este escrito muy largo y farragoso.

Hasta la vista.

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta