Camino de Los Estacones

7
773

Otra vez, recurro a personajes populares de Llanes inmortalizados por Baltasar Cué y que tienen que ver con la mar, lo cual resulta fácil, ya que hubo un tiempo en que todos los habitantes de la villa estaban relacionados con la marinería.

Hoy, le toca el turno a “La Nixia”, hija y nieta de marineros, que de joven, según escriben nuestros clásicos, era una buena moza, de nombre Joaquina y seguramente apellidada Estrada, apellido muy frecuente entre los miembros de la que fue próspera Cofradía de Pescadores, por entonces ya “en muletas”.

Se contaba de ella, entre otras historias, que había sufrido un ataque de catalepsia, y cuando llevaba ya 24 horas sin dar señales de vida los vecinos muy alarmados llamaron al médico. Éste, tras no encontrarle el pulso, certificó su defunción.

Hicieron los preparativos para el entierro, colocando a “La Nixia” en un ataúd de los de pobre de solemnidad y cuatro jóvenes marineros se prestaron a conducirla al cementerio.

La comitiva estaba formada por un monaguillo, con la cruz de madera de los entierros de tercera, y detrás del féretro, el párroco, que no era otro que el respetado y querido, Don Tomás del Cueto Vallado, al que no le faltaba su roquete y estola; y a su lado otro monaguillo que llevaba el hisopo y un caldero con agua bendita.

El duelo estaba formado por algunos mareantes, compañeros del padre de Joaquina, vecinas de la Moría, chiquillos del barrio y Pancho “el Barrileru”, siempre presente en los entierros, por pobre que fuera el difunto.

Antes de llegar al cementerio de “Los Estacones” que estaba junto a la playa del Sablón, en una rampa bastante pronunciada, el ataúd se inclinó y se zarandeó lo suficiente para que “La Nixia” volviera en sí. Entonces, ella levantó de golpe la tapa del pobre féretro y ante el asombro de todos dijo:

 -Paez mentira que me hagáis esto.

 Todos los representantes del duelo, mujeres y niños huyeron despavoridos y gritando; el único que mantuvo la calma fue Don Tomás que la miró fijamente y pasándole la mano por la frente concluyó:

 -Ojo listo, cabeza caliente, borrachera de aguardiente.

El cortejo se destornillaba de risa, mientras “La Nixia” recobrados sus antiguos bríos, vociferaba demostrando la agilidad de su lengua.

Después de aquel episodio, vivió “La Nixia” muchos años más. 

Fuente: “El Oriente de Asturias”

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

7 Comentarios

  1. Buenas tardes, Sol. Me alegro mucho de que te haya gustado la historia de la Nixia. Un abrazo fuerte.

  2. Gracies Maiche por tus histories…ésta me recuerda a les q me contaba mi güela, en los pueblos de Piloña y Ceceda había personajes encantadores….

  3. Buenos días, Rostroazul y Fernando.
    Siento haberos puesto tan lúgrubres con una anécdota que solo pretendía entretener y provocar una sonrisa…Parece que a vosotros esta historia de catalepsia, vocablo del griego que significa «casi muerto»..os ha despertado, traído a la memoria aquel antiguo miedo de ser enterrado vivo…que hoy a consecuencia de los avances tecnológicos es casi imposible..
    Seguramente, porque yo escuché contar la historia de «la Nixia» muchas veces…no tiene para mí esas connotaciones oscuras y sombrías relacionadas con la muerte o el más allá.
    Abrazos.

  4. No puedo contestar a la pregunta que se hace, y nos hace el amigo Rostroazul, pero tengo noticias de que fue verdad la psicosis que se creó en los últimos decenios del Siglo XIX, por el miedo a ser enterrados vivos. Creo que por algo sería.
    Por ese motivo, se crearon los llamados “ataúdes de seguridad”, que no eran otros, que aquellos que contaban con sistemas de seguridad por si a alguna persona la enterraran viva accidentalmente.
    Consistían en ponerles en su interior mecanismos que al ser actuados provocaban el sonido de una campana, el que desplegara una bandera en la superficie, y que al mismo tiempo dieran paso al aire, al interior del féretro, con la intención de dar tiempo a ser rescatados
    Parece ser, que en 1897, el conde Karnice-Karnicki de Bélgica patentó un sistema de rescate que mecánicamente detectaba movimiento en el pecho que accionaría una bandera, una lámpara, una campana y aire fresco. En un sentido muy similar, en Gran Bretaña se desarrollaron varios sistemas para salvar a los enterrados vivos, incluyendo paneles de cristal rompibles en la tapa del ataúd y sistemas de poleas que alzarían banderas en la superficie. Naturalmente que para que esto fuera útil y eficiente, se necesitarían unos guardias que permanentemente y durante un tiempo mas que prudencial hicieran guardia vigilando las tumbas. Así que no se, no se.
    Parece ser que ya en 1990, un fabricante italiano de ataúdes introdujo un modelo con un sistema de intercomunicación y un mensáfono, ese dispositivo de telecomunicaciones que recibe mensajes cortos.
    Eso es todo lo que sé.
    Respecto a anécdotas e historias sobre Baltasar Cué y sus personajes, hay algunas y muy divertidas,
    Saludos amigos, y hasta la vista.

  5. Doña Maiche, reconozco que la historia de La Nixia tiene su punto gracioso,….pero eso,….su punto. Me pregunto cuanta gente en el mundo fue tenida por muerta y se despertó metida en una caja fúnebre dentro de una tumba. ….me extremezco¡

    Es esa una realidad, muy descrita en medios literarios y hay varios ejemplos de canonizaciones suspendidas al ir a comprobar la incorruptibilidad de cadaver y hallar signos de desesperación en el interfecto.

    Yo no quiero ni imaginarme que hubiera pasado con la pobre Nixia, si tarda un par de horas en despertar y es que resulta sorprendente la cantidad de gente que oficialmente muere con causa aparente y retornan a la vida. Personalmente conozco algún caso, y se genera una situación muy compleja.

    Páselo bien con Eugenio

  6. Eugenio, ¡qué madrugador!
    Has descrito divinamente la expresión de Joaquina en la magnifica fotografía de Baltasar Cué. Son muy divertidas las historias de esos personajes populares que inmortalizó el abuelo de Fernando.
    De la Nixia se escribieron muchas anecdotas, algún día volveré sobre ellas.
    Estoy de acuerdo contigo en que la fotografía es preciosa y evocadora, aunque sorpendentemente a Valentín no le gusta..
    Recuerda que quedamos el lunes en » A mi bola».
    Hasta entonces, un abrazo.

  7. Divertida historia de “la Nixia” con juicio certero de Don Tomás, … jajaja.
    La fotografía de Joaquina, con la mirada lista, boca apretada y ligera sonrisa socarrona, … da la impresión de retratar a una señora que, bien se las apañaba sola.
    Imagino que la vida de esta mujer tiene mucho más que contar.

    Preciosa y evocadora fotografía de Valentín, que me recuerda los acogedores paseos de invierno callejeando por Llames, para después terminar con un par de vinos en el “A mi bola”, … lugar entrañable.

    Un abrazo

Dejar respuesta