El pájaro con capirote

4
456

Muchas veces escuchamos su canto melodioso, parecido al sonido de una flauta, pero nunca habíamos visto y podido fotografiar a esta curruca de cabeza aplanada, patas azules y que porta un capuchón negro que le da el apellido: capirotada.
Así que es difícil describir nuestra alegría al contemplar a este macho, la hembra tiene el capirote marrón, zampándose tranquilamente unas cerezas.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

4 Comentarios

  1. Buenos días, Fernado. Por tu villa un día muy apagado. Gracias por tu comentario y un abrazo.

  2. Muy buenos días, Rostroazul.
    Como casi siempre…ha acertado usted…Primero escuché el canto melodioso y variable y un poco desordenado de la curruca, que en Galicia llaman «papuxa das amoras», y despúes logré verla con mis flamantes prismáticos nuevos, el resto es obra del fotógrafo.
    También, acierta en que es abundante, pero siempre que vi a este pajarín tenía una actictud muy inquieta y como atareado…Solo en esta ocasión lo vi tranquilo y dejándose forografiar…Tal vez estaba empachado con la cereza y no se podía mover.
    Gracias.

  3. Entre la magia de la cámara, y la belleza de la poesía, da gusto estar con vosotros.
    No aflojéis ni un pelín. Saludos

  4. Doña Maiche enhorabuena por la venturosa foto del pájaro con chapela. Aunque a decir verdad se trata de una especie bastante común, que suele dejarse ver si se va a cojer moras. Muchos anidan en la zarza.

    Aunque ese estaba en una cereal y se había zampado una cereza mondando la jugosa carne y dejando el hueso en la rama…. sorprende el detalle de la foto

    O sea como la Reina de Java, que dejaba los huesos y comía la carne.

    Estoy convencido que el descubrimiento tuvo mucho que ver con el regalo de los prismáticos que le hicieron por el cumpleaños.

    Ahora me la imagino como a un teniente de navío asomada al puente dando órdenes a Don Valentín,….. A tu izquierda,… 50 m a las 6…..fuego el uno.
    Gracias a Dios la cámara es inocua y lejos de producir bajas, como Eugenio en sus recechos de aire comprimido, nos permite esta suerte de Safari fotográfico, que capta a la curruca con tanta pillería que parece estar cantando aquella de Cafrune…..

    Era un precioso ejemplar… /… de color adamascado…. /…. era preso resignado… /a la misión de cantar….

    Sólo que en este caso apostaría que cantaba aquella que dice…. Que no somos de aquí…. Que somos de Bilbao… Por eso llevamos… Chápela a medio lao….

Dejar respuesta