La senda de los mamuts

5
1448

Al final del Pleistoceno, también llamado la Era del Hombre, ya que los seres humanos evolucionaron en ese periodo, se caracterizó por un extraordinario frío y por las grandes extensiones que ocuparon los hielos. De las montañas, cruzando ríos y mares, descendieron, en todos los sentidos, enormes glaciares que invadieron las tierras bajas, las llanuras y los valles. Aunque la glaciación no tuvo la misma intensidad en todo el planeta, sus efectos se dejaron sentir en el mundo entero, modificando plantas y cambiando el aspecto y las costumbres de los animales que, a medida que sus territorios se convertían en neveras, huyeron hacia el sur llegando a cohabitar con fauna de climas templados.

Así, hace aproximadamente 35.000 años, una cría de mamut, no sé si macho o hembra, que no llegaba al metro de altura ni al año de edad, caminando por lo que hoy es Puertas de Vidiago, se despistó de la manada -quien sabe si por descuido de su madre o por una travesura suya- y fue a caer en un cueva -una de las innumerables que existen en el subsuelo del Oriente de Asturias- que se ha venido en llamar Jou Puerta. El pequeño mamut, de pelo espeso y oscuro, fue incapaz de trepar por las paredes y murió. Aunque tal vez, no solo, ya que no resultaría extraño que durante un tiempo los miembros de la manada se hubieran quedado cerca de él, pues se me ocurre que los lazos afectivos de los mamut debían ser tan estrechos como son los de los elefantes.

Asimismo, rinocerontes lanudos, bisontes, rebecos, corzos, cabras montesas, caballos y un ciervo de colosales astas -el mayor que existió en la historia de la evolución, conocido como megaceros (Megalocerus giganteus)- y un leopardo -aún con los dientes de leche-, corrieron la misma suerte que el pequeño mamut, al haberse despeñado en aquella trampa natural que al quedarse cerrada por una cobertura de lodo y piedras, a salvo de la erosión y los carnívoros, permitió la excelente conservación de los restos, y que fue descubierta en abril de 2011, durante las obras del tramo de la autopista Pendueles-Llanes.

Este hallazgo, que resultó ser uno de los conjuntos de fauna glacial más ricos de la Península Ibérica, debido entre otras razones a nuestra singular orografía, se suma a los numerosos reductos prehistóricos con que contamos y nos permite imaginar con fundamento el escenario y los animales que se movían por el Oriente de Asturias cuando nosotros, como Homo sapiens, dábamos los primeros pasos.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

5 Comentarios

  1. Muy buenos días, Rostroazul.
    Veo que se aplicó en la asignatura de Antrología Filosófica…Tampoco es raro…creo que no vagueó usted en nada.
    Gracias por su información sobre la misteriosa aparición del homo Sapiens y por la ruta que tomaron.
    Y hasta el miércoles.

  2. Doña Maiche, sin ánimo de ser exhaustivo…. esa formación me viene de la asignatura de Antropología filosófica que cursé en Burgos.

    La invasión del sapiens a Europa no se produjo por el norte de África sino por Eurasia…. Como casi el resto de las invasiones de Europa…. De hecho los últimos Neardethalis estaban en Andalucía.

    También quería apuntar como el Homo sapiens es un misterio inabordable…. No es evolución de nada….. Apareció hace unos cien mil años en África…. Que como usted dice era entonces un vergel…. Y no es que haya un eslavón perdido con hominidos anteriores, es que no hay ni cadena…..

    Pero aún más misterioso es que toda la raza humana actual tengamos prácticamente el mismo ADN mitocondrial… es decir que procedemos de una misma señora, que ya los científicos llaman cariñosamente EVA

  3. Muy buenos días, Rostroazul.
    Además de que sigue «en su puesto», le veo muy puesto en el homo Neardenthalis y homo Sapiens…como en cualquier tema..
    A mí siempre me ha llamado la atención como el homo Sapiens habría podido cruzar el Sahara en su subida hacia el norte… Me lo imaginaba en medio de nueve kilometros cuadrados de arena y sol abrasador..y dando la vuelta..
    Después, supe que el Sahara es un desierto joven…por lo que cuando los Sapiens lo cruzaron era una llanura gigante cubierta de hierba en la que había abundancia de fauna, como antilopes, y lagos… Una suerte de pasillo verde hacia el norte..
    No obstante, es impresionante que lograra establecerse de forma permanente en las tierras del norte y expandirse por todo el planeta..
    Sin duda gracias a su cerebro..

  4. Doña Maiche…. muy interesante el cuaderno de hoy. A mi, además me atrae el tema,…. Esa suerte de trampas nos hacen ver el colorido de la fauna cantábrica de aquellos tiempos. Tiempos (35.000 años) de cuando en Llanes los vecinos no eran nuestros antepasados, sino a buen seguro los Homo Neardenthalis, que sin duda era un especie distinta del Sapiens Sapiens……

    Es precisamente la desglaciación la que hace irrumpir al sureño homo Sapiens en Europa y presumiblemente acabaron con aquella otra especie tan bien adaptada a la nieve.

    Al menos así lo estudie cuando cursé antropología hace ya bastantes años.

    Lo que sí parece evidente es que ambas especies son los primeros hombres, porque se vestían, usaban armas, dominaban el fuego, cocinaban, enterraban a sus muertos y protegían a sus lisiados…… Todos los demás homínidos no alcanzan ese rango…. El atapuerquénsis (1. 000.000 de años) por ejemplo, no hacía nada de eso, si bien lanzaban a sus muertos a agujeros como el de Vidiago. De ahí que Atapuerca sea un yacimiento arqueológico insuperable.

    Los Sapiens derrotaron  a los Neardenthalis porque eran más avanzados…. Mataban a distancia, poseían la honda, el arco y la jabalina. Los Neardentalis sólo luchaban cuerpo a cuerpo.

    Demasiada desventaja y sino que se lo digan a Goliaht

Dejar respuesta