Engaños y mentiras

0
268

No consigo acostumbrarme al cambio de modelo de vida que nos ha traído la pandemia. Todo en general me resulta insoportable, empezando por la mascarilla y continuando con el ambiente en la calle. Se percibe sensación de miedo y preocupación en la gente; nadie se detiene a hablar con nadie y todo el mundo anda apresurado, como escapando de algo.

El propietario de un bar me comentaba hace unos días que observaba una actitud rara en muchos de sus clientes habituales. Tengo la impresión, me decía, de que estamos todos volviéndonos un poco «tochos». Creo que es cierto lo que dice este señor. El miedo a lo desconocido, a lo que somos incapaces de controlar, incapacita para pensar con serenidad y es causa de muchas enfermedades (ansiedad, depresión, etc.) de las que probablemente quedarán tocados (voy a decir quedaremos, mejor ser optimista) quienes se libren de la enfermedad. Y si a esto añadimos la pésima gestión llevada a cabo por nuestro Gobierno, es ya para desesperarse.

Estamos viendo ahora cómo el famoso «comité de científicos» nunca existió. Solo había un señor, un tal Simón, que mentía un día sí y otro también. Al principio, y tras avisos reiterados del Departamento de Seguridad Nacional (de esto nos enteramos ahora) nos decía que la pandemia «no era motivo de preocupación en España», que «podría haber un par de casos sin importancia». Y se quedaba tan tranquilo. Llegó a decir que «las mascarillas no eran útiles» (claro, no las había). Ahora resulta que «nos va la vida en ello» (palabras de una señora, también «miembra» del gobierno) que encabezaba la manifestación del 8-M y cuyas consecuencias todos conocemos.

El engaño y las mentiras continúan. Tras un confinamiento de dos meses, el más severo de Europa, escuchamos al presidente del Gobierno decir que «hemos vencido al virus», añadiendo a continuación «ahora a pasarlo bien». Y así nos fue…Somos el país de Europa con más infectados y más fallecidos por número de habitantes, y el virus mortífero sigue causando estragos. Basta con recopilar estas frases entrecomilladas y «merecedoras» de pasar a la historia para darse cuenta de que somos víctimas del engaño y la mentira. Desde el principio hasta ahora todo ha sido como una horrible pesadilla. La gente enferma y muere, incluidos médicos y persona sanitario, No solo el virus es culpable de las muertes habidas: la mala gestión, la falta de prevención y la improvisación también lo son. Los intereses partidistas y la ferocidad en los conflictos políticos nos hacen ver que estamos a merced de gente preocupada únicamente por mantenerse en el poder. Pues sí, en manos de estos señores estamos. Pobres de nosotros si Dios no nos protege y la suerte no nos acompaña. De no ser así, como dicen en mi pueblo, muy jodidos estamos.

José Manuel Carrera Elvira

Dejar respuesta