Listos como burros

4
791

Siempre que veo burros, como estos que en Villanueva de Pría nos miraban con curiosidad, pienso que estamos muy equivocados con el nombre que les adjudicamos, el mismo que utilizamos para referirnos a las personas de pocas luces.

No les hacemos justicia, pues estos animales son inteligentes y avispados. Además, han colaborado con nosotros en todo tipo de trabajos. Y por si fuera poco, tienen una memoria prodigiosa, ya que se acuerdan de los lugares por los que han pasado.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

4 Comentarios

  1. Buenos días, Fernando.

    También muy bien traído lo del delfín y el tiburón.

    Gracias y un abrazo.

  2. Hola Perela.
    Leído con atención el escrito de nuestro amigo Rostroazul, no tengo yo tan claro eso de que el burro sea «tan burro», pero como vosotros habláis de la tierra y yo de la Mar, la magnífica comparación del comportamiento del caballo con el burro, me trae a la memoria la comparación de la inteligencia del delfín y el tiburón.
    Que el delfín es listo, ya lo sabemos, que se deja domesticar y hace todas las «burradas» que se le imponen, también, pero no es comparable a la inteligencia del tiburón, que es indomesticable, y como no hace todas las «payasadas de circo» que el hombre quiere que haga, entonces de le tacha de primitivo. ¡Hay que amolarse!
    Al tiburón se le teme, pero no se le odia, ya que en el fondo se le respeta al borde de una fina línea que nos separa de la mas pura admiración, y es de una tremenda orgullosa ignorancia el pensar que con ideas que hemos desarrollado en tan solo cincuenta años, podamos cambiar comportamientos existenciales que le han permitido vivir cuatrocientos millones de años sin cambios aparentes.
    Solo me queda añadir, aquella frase tan acertada del científico marino Dale Copps, cuando preguntó…»De las especies de hombre y tiburón… ¿Cuál es la inteligente y cual es la estúpida»? Ahí queda eso.
    Saludos para Rostroazul, y por supuesto para ti querida amiga.

  3. Rostroazul, muy buenos días.

    Su comentario me ha entusiasmado. Ha desbordado el Cuadernín de Campo, quizá habría que cambiarle el nombre a la colaboración si sigue usted tan inspirado, y desde luego al equus africanus asinus. Su desagravio al burro es perfecto, no le falta nada y el final es precioso.
    Me recuerda, salvando las distancias, a un artículo que escribí en «El Oriente de Asturias», que titulé «Desagraviando a Burky». Burky era un husky siberiano que tuvimos en casa, que no tenía «la cualidad» de ser obediente, por lo que se le consideraba, además de testarudo y obstinado, tonto y burro. Nada más lejos de la realidad, Burky entendía las ordenes, pero no las cumplía sino encontraba un motivo para hacerlo. Bastaba mirarle a los ojos cuando inútilmente intentabas que fuera a buscar un palo que habías lanzado, para darte cuenta de que él no obedecia porque sí. Estaba capacitado para tomar sus propias decisiones. Y eso me llevó a pensar, como usted, que los animales que no tienen disposición a obedecer no son necesarimente tontos. ¿Acaso alguien duda de la inteligencia de los gatos?

  4. Puede leerse en la sexta acepción del Diccionario de la Real Academia,…. Burro: «Hombre o niño bruto e incivil»…. o sea Doña Maiche, las féminas no se aburren…. ellas a lo suyo….

    Es fácil entender porqué el pobre burro , tan esforzado y bonachón, tiene una connotación negativa si se le relaciona con el ser humano.

    El hombre desprecia todo aquello que le cuesta dominar….. Y al burro siempre se le comparó con el caballo,…. no en vano Burro es un regresivo de Borricus…. en latín «pequeña cabalgadura»….. Y mientras el caballo admite una doma avanzadísima… el burro es indómito por naturaleza, pero no por falta de inteligencia, sino por idiosincrácia,…. el burro, como el gato, simplemente no se pliega a muchos de  los caprichos humanos, y eso lo hacía inútil para la guerra,…. porque se plantaba,… no obedecía al jinete, si no veía las cosas claras,…. De ahí que se ganará esa fama de inútil, de obstinado, justo cuando era un síntoma de inteligencia.

    Pero no todas las culturas consideran la acepción negativa. En el libro sagrado de la Biblia «no fue insulto llamar a alguien así, sino al contrario: se tuvo a este animal por paradigma de laboriosidad y sensatez ».
    Covarrubias señala de él en su Tesoro (1611):  Es de mucho provecho y poco gasto, y no da ruido salvo cuando rebuzna, que entonces es insufrible. No es malicioso, y un niño puede llevarlo donde quiera. Se acomoda a cualquier ministerio, que puede desempeñar con sacrificio.

    En efecto, fíjese doña Maiche es un animal que siempre empatizó con los niños, porque ve en ellos un ser más simple, más puro,… más humilde…….

    ¿Será por eso que nuestro señor Jesucristo eligió este animal para su entrada triunfal en el Templo de Jerusalén el domingo de ramos?………

    Cualquier otro líder aclamado hubiera hecho su entrada triunfal a caballo o en dromedario…… pero eligió el gesto de la humildad que pregonizaba….. Sobre un simple burrito…

Dejar respuesta