Cardo azul

4
539

Los cardos azules se asientan en zonas altas, por lo que no fue extraño que estos, que ilustran este Cuadernín de Campo, los encontráramos en El Mazucu, mientras paseábamos camino al sitio de Noli.

Su singularidad y belleza les han aportado un sinfín de leyendas, como la que cuenta que las estrellas fugaces no desaparecen del todo al extinguirse su luz, pues en el lugar exacto de su caída brota un cardo azul.

También, dicen que “donde se cría, el prau da buena herba”.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

4 Comentarios

  1. Eugenio, me dice Valentín que, como siempre, exageras..Pero que muchas gracias. Yo, shora que no nos oye, estoy de acuerdo contigo. Buen fin de semana. y un abrazo.

  2. Uno de los conceptos fundamentales en la fotografía es la `profundidad de campo´
    Su correcto manejo produce efectos casi mágicos y nos permite ver y comprobar, aunque lo hagamos inconscientemente, lo que nuestros ojos hacen en cualquier instante cuando queremos fijar nuestra atención en algo.
    Comprender cuándo tenemos que usarlo y cuánto campo queremos enfocado, es un ejercicio de buen oficio y, … no es fácil.

    Gracias Valentín por ese cardo azul que flota en su plano.
    Magnífica fotografía.

    Un abrazo

  3. Rostroazul, desde el paraíso preconfinado, le deseo muy buenos días.
    La fábula que nos cuenta yo la conocía referida al cactus.
    El sabio cogió dos flores: una rosa y un cactus, y le preguntó al hombre: Si yo te diera a escoger ¿Cuál eliges?. El hombre, muy seguro, dijo: La rosa.
    A lo que el sabio respondió: a veces los hombres se dejan llevar por la belleza externa o mundana y eligen lo que brilla más, pero en esos placeres no está el amor. Yo me quedaría con el cactus, porque la rosa se marchita y muere, el cactus en camtio sin importar el tiempo o el clima seguirá igual, verde con sus espinas, y un día dará la flor más hermosa que jamás hayas visto…
    El fondo es el mismo, no es oro todo lo que reluce….también la hojalata destella al sol..
    Gracias.

  4. Doña maiche, Muy bonita la fotografía del sobrio Cardo Azul, que denota como aquel día usted circulaba muy alto, pues no le gusta al cardo la bajura.

    No podemos dar pábulo a leyenda de las estrallas fugaces porque es el Cardo Azul una especie nada común fuera de España y Francia, las cercanas Alemania, Italia o Gran Bretaña y resto de europa no tienen esta planta, como si las personas en esos lugares hubieran acotado el caracter del Cardo, …….si ya lo son las personas,…….. ¿para qué las plantas?.

    A pesar de ser toponímicamnete masculino, el Cardo se usa como adjetivo para algunas mujeres…..y sin embargo fijese lo que contestó el sabio de la fábula: La mujer cardo

    Cuentan que a un sabio un día pregunto un adolescente….hombre sabio…..tengo a dos chicas de mi enamoradas….y por amor entre ellas enfrentadas….a una la llaman rosa sus amigas……. a la otra desprecian como a un cardo……. ¿A cual elegirías tu si te vieras en mi mente?

    No todo es la apariencia, dijo el hombre sabio, la rosa es la flor más bonita. La mas colorida y la más brillante, la que más la atención llama. Pero hay otra belleza a reparar en el cardo cuya hermosura radica en las peligrosas espinas y su naturaleza agresiva.

    Cuando ames, dijo el sabio, encuentra similitudes de quien se gano tu cariño con el cardo. Esa planta es cruel como ninguna, si no la tomas por el lado correcto te cortara y sin remordimientos vera manar la sangre de tus dedos, pero en cuanto la puedas cargar y la lleves contigo te dará sus grandes propiedades.

    Las mujeres, que son como cardos, en los momentos dificiles te protegen de ti mismo, de tus sentimientos de tristeza y desesperanza. Te ayudan a sobrepasarte y caminan contigo ese tramo largo.

    Las mujeres que son como cardos reducen tus niveles de egoísmo. Se te plantan a la cara, te abofetean y te enseñan que lo que comparten contigo no tiene precio.

    Las mujeres que son como cardos tienen altos niveles de maldad. Te sueltan sus cariños una vez al día, pero te pinchan los globos de comodidad recordándote que solo de amor no se vive.

    Las mujeres que son como cardos siempre piensan en proteger su entorno en el que tú te encuentras.

    La mujeres rosa se derrumban en la adversidad, las mujeres cardo son capaces de aguantar bajo la inclemencia del sol aun con poca agua.

    No todo es la apariencia, dijo el hombre sabio

Dejar respuesta