Los Cuétara pasaron a Liébana por Ribadesella

0
267
Lugar de La Cuétara, en el pueblo de Linares (Ribadesella)

En el libro «Cántabros en México», publicado en 2005 bajo la coordinación de Rafael Rodríguez Martínez, se magnifica la gran participación de empresarios cántabros en esa gran nación americana desde el Descubrimiento. Consultado en la Biblioteca Íñigo Noriega Laso de Ribadedeva, (precisamente el llamado Segundo Conquistador de México), debo complementar una de las seis historias empresariales, titulada «Cuétara: entre México y España».

Debo apuntar que es don Manuel Hidalgo de la Cuétara el primer maestro titulado que viene a Colombres en 1846. Ya existía una Junta Local de Enseñanza de la que formaba parte Florencio Noriega de la Vega, nombrado alcalde ese año, instituyéndose un Premio al Conocimiento, para los niños y niñas que más sabían. La profesora de la Universidad de Oviedo Carmen Bermejo, significa en el libro sobre los Hermanos Ibáñez Posada que Manuel, el indiano triunfador (1838-1891), que preside la plaza, antes de emigrar con 12 años solo había sido instruido por el maestro de Colombres.

Precisamente, es en Bejes de Liébana donde nacen estos hermanos Gómez Cuétara, por ejercicio del cabeza de familia de maestro del pueblo. Consideremos que desde 1856 empieza a funcionar la extracción minera, creando el general San Román «La Providencia», sociedad minera que es llamada laboral y motivo de explosión demográfica en esa comarca. Asimismo, motivó la construcción de la carretera Tina Mayor-Ojedo. Sabemos del protagonismo de Florencio Noriega de la Vega en estas actividades, así como su vinculación con el pueblo de Noriega. También nos confirman los Cuétara de Siejo la vinculación de sus antepasados a la minería.

Se rastrea en los libros sacramentales de Noriega el apellido Cuétara, que precisamente en esta familia vuelve a emparentar  al casar los hermanos Juan (1892-1995) y Florencio (1902-2003) con las hermanas Pilar y Concepción Fernández Bravo, de tercer apellido Cuétara.

La historia de las galletas Cuétara es obra de estos hermanos, que fueron capaces del éxito primero en México y después a partir de 1945, a su vuelta con la compra de una galletera en Santander, en Reinosa y otros lugares, llegando a tener 975 empleados.

Cuenta Juanito Canal, de Colombres, su amistad con la familia, al ser vecino el Hogar Cántabro, donde él se crió, con la Ciudad Jardín de Santander, donde los Gómez Cuétara tenían su residencia.

Creemos que el origen del apellido está en el pueblo de Linares, en el occidente del concejo de Ribadesella. Hermoso y cuidado paisaje, donde destaca el final de la mole de los Montes Vindiu. Precisamente al norte, a 10 kilómetros en el mar, está El Cachucho, el hueco o vacío marino que quedó donde estaba el gran macizo citado una vez emergido. La Cuétara es el cueto que corona el pueblo, que en el catastro también se cita como «La Cueta». Interesante lugar, con notables construcciones tradicionales y modernas, con grandes vistas y próximo a la Playa de Vega.

Isabel Gutiérrez de Quevedo

Dejar respuesta