Narcisos

3
850

A finales de febrero, contemplado unos narcisos, con sus flores amarillas del color del sol, emergiendo de la tierra a su tiempo, ajenos a todo lo que en el mundo está sucediendo, me dio la sensación de que ya había pasado el invierno, aunque todavía faltara un mes para la primavera.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

3 Comentarios

  1. Muy buenos días, Rostroazul.
    Le agradezco de corazón su comentario…pero tengo que aclararle que en la reivindicación del alumbrado del puerto….han trabajado muchos…como el Patrón Mayor, los demás patronos, marineros, el Grupo Rural Media, Valentín Orejas con su vídeo de la procesión de las velas, los llaniscos de dentro y de fuera y muchas más personas que siguen a la página de la Cofradía desde otros rincones del mundo….también usted…Todos juntos, contra viento y marea, han conseguido la luz en el puerto.
    Dicho lo anterior…me ha hecho mucha gracia su apodo..aunque no me lo merezca…Me gusta el significado de la fiesta de la Candelaria…..que se celebra 40 días después de Navidad y la advocación mariana aparecida en Tenerife, en el siglo XV..Cuya leyenda se conocera usted muy bien…
    Le cuento que un amigo había apostado que usted me pondría un sobrenombre..quizá Iluminada….Electra…apuntaba….Al final Candelaria…Patrona de las Islas Canarias..
    En cuanto a su «preocupación» sobre la siega…le diré que yo soy como las amapolas ..que logran esquivar la siega por la flexibilidad de su tallo..

  2. Doña Maiche ……. permitame que hoy me dirija a usted en modo distinto al ordinario. Hoy es usted para los Llaniscos doña Candelaria, que es como debería rebautizarla después de las últimas noticias sobre el puerto de Llanes. Un pájaro me a soplado el éxito de la Cofradía de Santa Ana,…. el éxito de su protesta y la repercusión, que se ha traducido en iluminación del puerto. Aunque bien es verdad que los jóvenes enamorados preferirían el modo penuria, entiendo que los pescadores, que son quienes se juegan el cocido estén de homenajea usted; porque me consta que usted es «causalidad» pura de la Cofradía, pues ya sabe el lema en derecho de que, la causa de la causa ….es causa del bien causado, y usted es causante por ello de la iluminación….. el día que vaya a conocerla pasearemos juntos por el muelle y nos tomaremos una botella de sidra a la Salud de la autoridad portuaria que se ha echo ECO de tan insigne obligación.

    y al ECO quería llegar yo, tan ligado a la historia de Narciso, y es que yo soy Narcisista…… y no tanto por que sea yo de esos guapos que empalagan, como pienso que debe ser Don Valentín,….. ni tampoco porque este enamorado de mi mismo, ( me gustan más las mujeres ) sino porque soy fan de la guitarra de Narciso Yepes

    y mire que le digo doña Candelaria, la foto es una pasada y no me extraña que a la flor esa le pusiesen Narciso, porque le sobra belleza, pero es a la vez mala hierva que estropea la pación por mucho colorido que dispense. Ahora bien, de eso a ser insensible con las cosas de este mundo, como usted dice, pues va un trecho. Es posible que el covid 19 le tenga sin cuidado al Narciso, pero yo los he oído llorar cuando relampaguean las guadañas alzadas para el afilado y suenan las piedras húmedas desprendiendo un llanto en el roce con los filos de las hojas.

    ¿porque cree sino que desde antaño los hombres asocian la muerte al Segador de la Guadaña?

    Me pase mi juventud admirando a los segadores de mi alto Nalón. Sin esfuerzo, con una especie de Swing de golf iban tumbando los prados al ras haciendo fácil el manejo de una dificilísima herramienta, de la que no conseguí pasar de iniciado; por más guadañas que me compre «La Bellota» incluida, echándole siempre la culpa al filo en vez de a mi torpeza.

    Le dejo la Poesía de Baldomero Fernández que dice mas que todo mi comentario

    El segador mete la hoja
    de su guadaña entre la hierba
    y todo cae ante su filo
    con un rumor suave de seda.

    El segador es un vaivén,
    el sol lo baña, el sol lo llena,
    el segador se yergue airoso,
    de la colodra extrae la piedra.

    Áspero ruido cunde el prado
    y de uno en otro árbol resuena,
    así es la vida, así es la muerte,
    pétalo dulce, cuña férrea.

    El segador ciñe una faja,
    la hierba sube entre sus piernas.
    el segador, sin advertirlo,
    se va enterrando mientras siega.

    Doña Candelaria cuidese mucho y no haga como el Narciso…. aléjese del Segador la guadaña es tan peligrosa en las manos del buen segador como en las mías propias.

Dejar respuesta