De capilla en capilla

6
794

Hoy, les invito a un recorrido por las capillas de Llanes y alrededores, pero no por las que han llegado a nuestros días, como la de Santa Ana, la Magdalena, La Guía, El Carmen, San Roque, El Cristo del Camino y La Concepción del Cercáu, sino por las que han desaparecido.

Así, camino de Pancar, en el año 1830, don Pedro Inguanzo y Porres, en su posesión de los Altares, levantó un palacio estilo isabelino con una capilla bajo la advocación de Nuestra Señora de la Salud, la cual todavía se mantiene en pie. Cuentan que en el altar de esta capilla había una copia de la Virgen del Pez, de Rafael, que fue hecha trizas y restaurada después de la guerra civil, desconociéndose en la actualidad su paradero.

La segunda parada en nuestro trayecto la haremos en la bifurcación de los caminos del cementerio y Pancar, donde en un lugar conocido como la Cruz del Hierro, se hallaba la ermita de San José, fundada a principios del siglo XVII por don Fernando de Posada y su segunda esposa, doña María Valdés. Nos consta que este templo debía de ser bastante capaz, ya que en el inventario de la misma figura, además del altar mayor, con su retablo de San José, dos imágenes, una de Santa Ana y la otra de San Antón.

Ya en la villa, aunque extramuros, sita en lo que fue el monasterio de la Agustinas Recoletas, hoy hotel Don Paco, se encontraba la capilla de Nuestra Señora de la Encarnación, fundada en 1665, en la que destacaba la imagen de Santa Rita, que actualmente se venera en la Basílica.

Dirigiéndonos al centro de Llanes, justamente donde estuvo la recordada confitería Auseva, y dentro de la casa palacio de los Rubín de Celis, existió una capilla bajo la advocación de Todos los Santos, que desapareció al venderse la casa y edificarse otra en su lugar. Era amplia, con dos altares, y la espadaña de su campana estaba asentada sobre la misma muralla de Llanes.

Muy cerca del puente, a la entrada de la calle Manuel Cue, se calcula que coetánea de la murallas, e incluida dentro y en los bajos de la casona que en el año 1671 levantó don Iván Posada de Estrada, se ubicaba la capilla de Nuestra Señora de los Remedios, que dio nombre a una fuente cercana. De la antiquísima capilla quedan vestigios en la fachada, como un ajimez con una corona en el centro superior formada por dos serpientes enlazadas mordiendo la una la cola de otra.

Al otro margen de la ría, en el Barrio de San Antón, sobre la cueva del mismo nombre y que desapareció durante la Guerra Civil, se hallaba la capilla conocida como de San Antón, el de la mar, y en ella, según la tradición, fue depositada la Virgen de Guía cuando fue encontrada en la mar. Tenía una altar barroco, sin dorar, y era costumbre el día del Santo ofrecerle panojas de maíz y besar la parte posterior de un gochín de madera, que la encargada de recibir las limosnas presentaba a los niños. La imagen del santo con su cerdito está en la actualidad en el retablo de la Trinidad de la Basílica llanisca.

Siguiendo nuestro recorrido, nos encaminamos al barrio del Cueto Alto, donde en el año 1738, don Francisco Peláez, Capellán de la Armada, fundó una capilla bajo la advocación de Santo Domingo. El interior era amplio, disponía de verja y asientos de piedra, refugio de mendigos y desvalidos.

Además de la del Cercáu, hubo otra capilla en Llanes bajo la advocación de la Concepción, en el lugar del mismo nombre y situada en la posesión de don Sinforiano Dosal. Era muy pequeña y tenía anexo un cementerio.

Y por ultimo, en las inmediaciones de Praurríu, sitio de Pumaradiez, la de la Velilla.
Releo lo escrito, y me vienen a la cabeza aquellas palabras de Baltasar Pola a propósito de la gran cantidad de santos que protegen a la Villa: “Es más fácil que pase la aguja del guruñu por el ojo de la cueva del Taleru, que el que un llaniscu entre en el infiernu”.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

6 Comentarios

  1. Eugenio, me alegro de que te haya gustado. Estoy de acuerdo contigo en lo que respecta al Comentario de Rostroazul. Es una maravilla. Abrazos fuertes

  2. Querida Maiche, acabo de leer tu escrito. Una delicia.
    Gracias otra vez por vuestra dedicación, … participa a Valentín por la preciosa “acuarela” del anterior “Pozos de marea”
    No quiero dejar pasar la ocasión para felicitar la estupenda colaboración de Usía. ¡Chapó” ¡Envidiable capacidad e imaginación!
    Cuidaros todos. Un abrazo.

  3. Querido Fernando,
    Te digo lo mismo que a nuestro amigo Rostroazul….
    De sobra sabes tú que yo soy tu padawan…
    De todas maneras gracias.
    ¡Te echamos mucho en falta!

  4. Muy buenos días, Rostroazul.

    Lo primero que quiero decirle, además de que me saca usted los colores, es que en Llanes hay grandes historiadores, investigadores, escritores, como Antonio Celorio Méndez-Trelles, que editará un nuevo libro en el verano, Guillermo Fernandez Buergo, que sabe de Llanes lo que no está escrito..Fernando Suárez Cué…Yo soy una aficionada..que se «aprovecha» del gran trabajo de toda una vida de nuestro recordado Lolo Maya…que sí se merece un homenaje…que todavía está por hacer..
    Escrito lo anterior…Le tengo que decir que me ha impresionado con la brillante escenificación de «La ruta de las ermitas desaparecidas»…Usted con la herramienta de Google Maps..hace maravillas…
    Tengo que confesarle que hilé «De capilla en capilla» como una ruta, ya que me resultaba más fácil escribir la colaboración…Pero no la veía como tal…pues solo una se mantiene en pie…y apenas vestigios de las otras, por lo que sería muy difícil motivar a hacer una ruta en esas condiciones. Claro que yo no tengo su imaginación y desparpajo..
    Desde luego que haríar esa ruta del brazo con usted… y no solo virtualmente.
    De corazón le doy las gracias por su gran comentario y sus elogios, aunque sean totalmente inmerecidos.
    Y le deseo una feliz entrada en la primavera.

  5. Apreciado Rostroazul, me adhiero totalmente a esa gran idea que has tenido, de apuntar el que algun día la Villa tenga una calle o plaza (ya me he imaginado la situación), que lleve, no el nombre de María Consuelo Perela Beamount, sino el de por todos conocido «Maiche Perela».
    Este documentado escrito sobre las capillas, es sólo uno de los muchos que ha Publicado, ya desde los tiempos de «El Oriente de Asturias, y que demuestran que el interés de Perela sobre todo lo relacionado este Oriente, y la facilidad con la que trasmite sus conocimientos no tiene parangón. Conocimientos que pocas personas tienen, ya sea si describe lo que ve desde las alturas del Turbina, o si cuenta sus sentimientos desde la orilla de la Mar.
    Un abrazo y ya me dirás cuando y donde vamos a firmar.

  6. Buenas tardes Doña Maiche:

    Mi mas cordial y admirable enhorabuena por la documentada y refrescada memoria a lo desaparecido. Pena de desapariciones, que se deben sin duda a la falta de espíritu contributivo de los obligados u a la ruina desmortizadora.

    En cualquier caso Doña Candelaria ….digo Doña Maiche, ….visto el éxito de su creativa “ruta de las princesas”, creo que si algún concejal tuviera un poco de imaginación, le cogería la idea de tan potencial interés turístico. Y es que nada para un turista como las cosas extrañas…. Y realizar una ruta por lugares que tenemos que imaginar es un “tantazo”. Algo así como el templo en la Atenas del siglo I al Dios desconocido, que estaba Vacío, espacio que ocupó el apostol Páblo para proselitar el cristianismo, porque era el templo más visitado y el que más juramentos generaba.

    Yo le digo que si Usted difunde la ruta con un título de gancho….algo así como “la ruta de los recuerdos del futuro” y se le hace al final un pequeño centro de interpretación, donde le regalen al turista que haya pasado por todas las capillas, un entorchado con la dedicatoria “sobresaliente en imaginación” …..el éxito está garantizado.

    Yo ya me he hecho la ruta por Google Maps pero del brazo con usted, porque en este caso todo es posible….

    Tiramos los dos hacia Pancar y allí estaba Pedro Iguanzo Porres, quien no atendió con la cortesía que usted merece. Allí nos recogimos unos minutos y rezamos ante la Virgen del pez por la Salud de los afectados por la pandemia…. Y seguimos camino….

    Llegamos a la bifurcación de los caminos del cementerio y en el lugar conocido como la Cruz del Hierro, tocando la cruz, nos acordamos de San José y rezamos por todos los padres de familia que están pasándolo peor que mal; con sus negocios paralizados y la ruina planeando sobre sus cabezas y lo que supone para el sustento de las familias….Y seguimos caminando…

    Ya en la Villa y delante del Hotel Don Paco hicimos una breve parada y bajo su cautivadora mirada yo le pedí a Santa Rita, que si era posible….pues que el Oviedo jugara el Play Off….. y fíjese que si lo lograra…..prometí que peregrinaría descalzo desde el Tartiere hasta el Hotel Don Paco…..Y seguimos caminando….

    Después al centro de Llanes …picamos en casa de los Rubín Celis quienes al verla, nos invitaron a café con corbatas, pero a falta de la confitería Auseva, nos dijeron que estaban compradas en la de Vega…. Y encomendándoles por su hospitalidad a todos los Santos….seguimos caminando…

    Ya muy cerca del puente, a la entrada de la calle Manuel Cue,….nos acordamos de Fernando e imaginando la capilla frente a los vestigios …..allí con gran protocolo dimos ambos las gracias a Ntrª Señora de los Remedios….. por el remedio obtenido a la oscuridad del Puerto de Llanes y bebimos de la fuente (que a los turistas debe vendersela como agua milagrosa)….y seguimos caminando….

    Pasamos la Ria y al otro lado sobre la cueva de San Antón hicimos una ofrenda por animales que pueblan la Fauna de la Comarca …y seguimos caminando

    Poco a poco nos encaramamos en el Cueto Alto y nos surgieron las dudas de , a que Santo Domingo se trataba la advocación de la capilla y discutimos si sería de Silos, de Guzman o de la Calzada y como no estaba el capellan de la Armada para aclararnos nada, dejamos el lugar sin peticiones concretas …. en espera de mas investigaciones….

    Ya un poco cansados y usted un poco harta de mis diatribas contra los “medizabales” que habían arruinado tantas capillas, llegamos a la posesión de Sinforiano…. Donde usted pronunció una contundente sentencia:……”por todos los muertos del cementerio”….y seguimos caminando ….

    Y por ultimo, en las inmediaciones de Praurríu, sitio de Pumaradiez, Llegamos a la Velilla.

    Releo lo escrito, y me vienen a la cabeza, que con todo respeto, los llaniscos deberían de poner una calle a Doña Maiche Perela Beaumont, por sus altruistas contribuciones a la Villa de Llanes, y a su patrimonio, sin una sola contraprestación que no sea su satisfacción por enaltecer el lugar del que tanto ha recibo o la caridad bien entendida “que empieza por ella misma”

Dejar respuesta