Tiempos de la II República en Ribadedeva

2
845

Ha coincidido  el 90 Aniversario de este acontecimiento con mi investigación en el Archivo Municipal sobre el maestro D. Juan Bárzana Bárzana , (apellido topónimo de Quirós), del que resumimos:

Hijo y hermano de maestros, titulado con 18 años, consta que toma posesión en la Escuela mixta de  Boquerizo, el 12 de Stbre. de 1928. El 12 de Nvbre.de 1830 toma posesión en Pimiango como propietario provisional. Se casa en el pueblo, con Sinforosa Bueno Galguera, con la que tiene dos hijos varones, en el 33 y 36. Consta en actas municipales una quema en la Escuela de Pimiango, así como la responsabilidad de D. Jesús Bárzana , en 1936 , en la COOPERATIVA habilitada en la Iglesia de Colombres.  Suponemos que en consecuencia al tomar el frente de Asturias, en Septiembre de 1937, Bárzana es detenido, figurando como ejecutado en Oviedo el 3 de julio de 1938. Su mujer e hijos figuran empadronados en Pimiango, junto con la abuela materna, en 1940, emigrando a Méjico con familiares del pueblo.

Investigué este caso por el testimonio favorable de varias personas del concejo, que me hicieron recordar lo que siempre decía mi padre: «NO HAY DERECHAS NI IZQUIERDAS, SOLO GENTES DE BUENA  O MALA CONDICIÓN». Es uno de los múltiples casos humanos que debíamos analizar. Sabemos que en La Franca está la «gran memoria humana de unos y otros», que aguardan la debida JUSTICIA , con análisis y consideración ecuánime.

Pues bien, todo empezó hace 90 años. La última acta de la Corporación de Ribadedeva es del 15 de Marzo de 1931, fijando las bases de la convocatoria de elecciones según el Censo de población rectificado en 1929, que era de TRES MIL CIENTO CINCUENTA Y CINCO personas. Correspondiendo once concejales, 6 a la sección de Colombres y 5 a la de Noriega.

El resultado es la copia adjunta, que figura en el libro de actas se 1932, habiendo importantes vacíos de fechas y datos.

Si merece resaltar un escrito presentado por Arturo Erice al  Exmo. Ayuntamiento, el 5 de Mayo de 1932. Dada la acertada prioridad de valores:

«El que suscribe, representante de los padres de familia, respetuosamente expone y solicita: Que deseando los alumnos de la Escuela de Colombres cumplimentar la invitación que recibieron de la Escuela Elemental de Trabajo de Cangas de Onís, bajo la dirección de su profesor, organizar una excursión cultural, con itinerario: Colombres- Llanes – Ribadesella -Arriondas- Cangas de Onís-COVADONGA- Arenas de Cabrales. Conocer y ver la realidad en funcionamiento de la Escuela de Trabajo y organización pedagógica del Instituto -Escuela, de tal importancia para su cultura, que el claro criterio de la Corporación Municipal sabrá apreciar».

Por último significar en el empadronamiento de 1935, la presencia en El Curtido de Bustio , de los alemanes que rescataron los marinaros de Bustio, que también aparecen en la foto. Es también signo de la iniciada contienda europea.

Isabel Gutiérrez de Quevedo

2 Comentarios

  1. Leo esta respuesta hoy 17 de Dbre. Muchas gracias por la aportación que pasaré al COLEGIO PÚBLICO RIBADEDEVA, que me consta interesan estos datos de la Historia de Ribadedeva.

  2. He leído su articulo y comentado con mi padre José Escobedo Galguera, alumno de D. Jesus Barzana Barzana, natural de Castropol, maestro de Pimiango.
    Si, a D. Jesús lo fusilaron en Oviedo. El día 3 de julio de 1938. Había cumplido 28 años. Detenido en Gijón cuando iba a embarcar camino de Francia. Fue incluido en la denominada ”depuración franquista del magisterio.”
    Maestro que dejó arraigo y firmeza de sus ideas en Ribadedeva. Nunca renunció a sus convicciones, llegó a ser Comisario Político de Asturias.
    Mi padre, su alumno, entonces tenía 11 años.
    Sinforosa, esposa del maestro, era hija de Aniceta, que a su vez era prima de mi bisabuelo Teodoro Galguera Noriega.
    Aquellas detenciones se acompañaban de humillaciones, ofensas, vejaciones,… incluso rasuraban el pelo para señalar a las mujeres, a la familia. Convirtiendo la vida en un infierno.
    Sinforosa, sus hijos y su hermana Florosita huyeron de aquel maltrato físico y psicológico y durante un tiempo residieron en Valencia.
    Regresaron a Pimiango y con la ayuda de la familia, pudieron aguantar aquellos tiempos de vejaciones, torturas, penurias y señalamiento. Mi padre recuerda que el bisabuelo Teodoro les ayudó dándoles una vaca para que pudieran sobrevivir.
    Consiguieron salir de Pimiango y llegar a México. Los acogió un hermano de Sinforosa que ya llevaba años residiendo en el país azteca.
    Sus hijos, Jesús y Félix, durante años regresaron a España de vacaciones.
    Para el régimen franquista, los intelectuales, los maestros, eran los responsables de la “Degradación espiritual” que condujo a la guerra. La represión fue un elemento esencial en la instauración del régimen.
    En Asturias fueron 45 asesinados y 48 fusilados. En recuerdo de todos, aquella frase que escribió uno de ellos antes de ser fusilado: ”Queridos míos ,me matan, ¿Porque?, ¿Por mis ideas?. No, pues nada peligroso tienen éstas. Simplemente por haber abierto las puertas de mi escuela para que la vida entrara en ellas”.
    Respecto a la presencia de los dos alemanes en Bustio, comenta mi padre, que llegaron a remo en una balsa de goma. Desembarcaron en el Curtido y fueron a la taberna de Bustio. Pidieron un lápiz a Néstor, el tabernero, y le pintaron y quedó impresionado por la habilidad de aquel recién llegado que no hablaba castellano. Durante años trabajaron uno de pintor y el otro de mecánico, muy hábiles en los oficios que ejercieron. Se llamaban Ritchar y Otto.
    Estos son los recuerdos de un Chicorianu, Mansolea, pronto a cumplir 97 primaveras de edad, padre y tutor de resiliencia que a todos nos a inculcado que resistir, es ganar. Mis abuelos Jose Escobedo y Serapia Galguera, mi tío Teodoro, y todos aquellos que fueron torturados, encarcelados, detenidos y torturados el 31 de agosto de 1947 sentenciados en juicio de consejo de guerra sumarísimo, a todos respeto y admiración.
    Las viejas cicatrices y dolor que perduran en su corazón, que perdona pero que nunca olvidará.

    José Manuel Escobedo Gutiérrez.

Dejar respuesta