Emigrantes contemporáneos

2
1838

Somos una tierra de emigrantes.

Quién más y quién menos tiene algún antepasado que estuvo en algún punto de América en siglos anteriores. O conoce a alguien de su pueblo que tuvo que marcharse a buscar trabajo por Europa en los años 60 del siglo XX. Muchos siguen lejos, echando de menos la tierra y a su gente, buscándose el porvenir. Otros acaban de irse hace cuatro días, como quien dice. Son los actuales indianos. Quizás no vuelvan con la capacidad económica de dejarnos bellas casonas, pero ahí están, luchando día a día.

En esta sección queremos hacerles un hueco así que si eres de la comarca y vives y trabajas en otros países o conoces a alguien que cumpla esas características, sólo tienes que escribirnos a redaccion@diariodeloriente.es y nos pondremos en contacto contigo para contar tu historia.

Historias ya publicadas:

Karla Toledo Velarde

Pelayo Villanueva Álvarez

Manuel San Román Noriega

Ana Paola Beronda Mastretta

José Lebeña Acebo

 

2 Comentarios

  1. Qué historia tan bien contada, Miguel Bueno.
    Ahora los huevos tienen que pasar por Sanidad para poder venderlos, los inviernos no son tan duros, y las necesidades son otras. Pero todos los que se van echan de menos el Turbina, el Cuera, el Cantábrico y a su familia, que normalmente suele quedar aquí.
    Los detalles de la historia cambian, pero los momentos vividos se repiten.

  2. La puerta quedó abierta. El día que salió para hacer las Américas no la cerró.
    Estaba cansado de ver a su Dolores bajar cada dos viernes al mercado de Posada, para intentar vender los cuatro huevos que las gallinas ponían en 15 días; pero más le dolía que sus hijos no pudiesen comer los tortos con huevos. El dinero de la venta era el que les sacaba de un apuro: renovar una guadaña, comprar unos pantalones a Miguel, que crecía como un descosido, o pagar la consulta al médico de María cada vez que le entraba esa fiebre que parecían tercianas.
    Todas las noches soñaba con un mundo sin tantas privaciones para los suyos; hasta que no pudo más y se atrevió a contárselo a Dolores. Escribiría a su compadre Paulino para que le enviase un propio con el que poder pasar fácilmente los tramites de inmigración en la aduana.
    No estaba cansado de la rutina de ver salir el sol por el Turbina y esconderse tras el Mazuco, camino de otras tierras; tampoco le temía al invierno, con esas noches tan largas pegado a la chimenea; ni a la escarcha de la mañana, cuando tenía que romper el hielo en el agua del barreño, para lavarse la cara.
    Los días con su Dolores eran tranquilos, no podía tener queja. Ella mantenía la casa limpia como los chorros del oro y a él nunca se le olvidaba un detalle para recordar el día en que se conocieron allá en la romería de Posada la vieja, por San José. Unas veces le compraba unos pendientes de plata y otras un pañuelo bordado para la cabeza.

    Parece que lo estoy viendo, era una noche de finales de invierno pero no hacía mucho frío. El camión estaba aparcado en la plaza, con un toldo a dos aguas como de tienda de campaña, ya habían cargados los cuatro bártulos y la gente se arremolinaba alrededor.
    No se distinguía bien quien hacia las Américas y quien se quedaba en el pueblo; los abrazos y lamentos se repartían por igual por toda la plaza. Eran varias las familias que emigraban a la vez para aprovechar el viaje al Musel en el mismo camión, después, cada una tomaría su rumbo según la parentela que las hubiesen reclamado. Unos embarcarían en el carguero de la Habana y otros hacia Buenos Aires. La familia de Miguel se quedaba en Cuba. Miguel quería conocer las ceibas. Su compadre le había contado que las ceibas eran unos árboles cubanos, con una sombra como la de diez de sus fresnos en verano.

    No había cerrado la puerta pensando que la casa sirviese de refugio en esos días en que el “gallego” no dejaba de regar la hierba.
    Ya no habría quien usase su guadaña, la hierba crecería a su ser, pero quizás le viniese bien a los corzos que se habían acostumbrado a bajar al prado al atardecer, cuando las ovejas les dejaban el campo libre.
    Lo que no podía imaginar es que la techumbre no resistiese el embate del tiempo. Cuando la levantó su padre, las vigas de roble las había cortado en la menguante de enero y él mismo le ayudó siendo chaval.
    Hoy sólo quedan en pie los dos fresnos que plantó con su abuelo, y brotan con la misma fuerza en primavera, como cuando con Dolores soñaba otro mundo mejor para los suyos.
    Miguel Bueno

Dejar respuesta