Un llanisco en… París

1
2621

Nombre y apellidos: Pelayo Villanueva Álvarez.

Fecha y lugar de nacimiento: 4 de marzo de 1982 en Llanes.

Estudios: Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Lugar de residencia: París, Francia.

¿Cuántos años lleva viviendo fuera?
7 años y dos meses.

¿En qué trabaja?Desde hace dos años y medio trabajo en el grupo SNCF (Société Nationale des Chemins de Fer), empresa nacional francesa de ferrocarriles; en concreto, en la rama Gares et Connexions, encargada del mantenimiento y desarrollo de las estaciones ferroviarias francesas. Ejerzo como referente nacional para definir y homogeneizar la política de mantenimiento de la estructuras de las estaciones.

Anteriormente trabajé durante cuatro años y medio en una empresa del grupo VINCI especializada en la inspección y la instrumentación de puentes y estructuras. Durante ese periodo tude la oportunidad de trabajar en proyectos fuera de Francia, en Asia, Oriente Medio y Europa.

¿Lo que más echa de menos de su lugar de origen?
La familia y los amigos son evidentemente lo que más echo de menos… Pero todo ello sabe mucho mejor si es acompañado de unos buenos culetes de sidra, rutas por la costa, el Cuera y los Picos y días enteros en la playa.

¿Cuáles son sus mejores recuerdos de infancia?
El colegio de Posada dónde estudié hasta 8º de EGB, el patio del edificio de mi casa donde pasé muchas tardes jugando a bote bote, mi perro Popi con el que me pasaba el tiempo guerreando. Los fines de semana en familia y los interminables veranos en Celorio, bañándome en la playa de las Cámaras y recorriendo todos los vericuetos del pueblo en la BH.

¿Qué es lo primero que hace cuando vuelve de visita?
I
r a Celorio, visitar a mis tías abuelas, ir a correr por San Martín y pegarme un chapuzón en la playa de las Cámaras, aunque sea diciembre.

¿Cuál es la comida que más echa de menos?
Escalopines al cabrales, cordero, arroz con leche y los bollos preñaos que hace mi madre.

¿Le gustaría regresar?
Pues la verdad que sí… ¡Algún día!

¿Qué es lo mejor y lo peor de estar tan lejos de casa?
Lo mejor es que aprendes a valorar todo aquello que estando aquí parecía «cotidiano». Descubrir otras maneras de pensar, otras culturas… y darte cuenta de que las cosas no son ni tan similares, ni tan diferentes de cómo incialmente pensabas. Poder disfrutar de una ciudad cómo París y hacer nuevos amigos que se convierten en tu segunda familia.

Lo peor es ver pasar los años lejos de tus padres y de los que más quieres.

1 Comentario

Dejar respuesta