De reuniones, botellones, trabajadores y listillos

2
1334

El pasado viernes, y como vecino del barrio del Cuetu, asistí a una reunión con el Alcalde de Llanes para hablar sobre el problema del botellón.

Mi conclusión particular del encuentro es algo así como que “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

Antes unos vecinos me contaban que el Sargento de la Policía Municipal les asegura que ellos sancionan pero que esos partes de sanción luego, desde el Ayuntamiento, no se tramitan. “No será con nosotros gobernando”, vino a contestar el Alcalde.

Qué lástima que el Alcalde no convocó a esa reunión –como había anunciado a la prensa el día anterior- al citado Jefe de la Policía Municipal. Allí los dos, cara a cara, a lo mejor hubiéramos sacado algo más en claro.

Además había otras cosas que ya sabíamos antes de entrar a esa reunión. Por ejemplo, de los “señores trabajadores” policiacomunicipales que se pillan repentinas bajas cuando no les gusta el trabajo que hay que hacer. O, por ejemplo, que estos agentes tienen potestad para cuando menos identificar a cualquier persona por la calle. Pero cuando llegan –y eso cuando tienen a bien aparecer- a quienes están montando la bulla, pegando puñetazos y patadas a puertas y ventanas lo máximo que les sueles escuchar es un “dispérsense que hay gente que quiere dormir”…

En fin, a ver si ahora que parece que van a recorrer los agentes un poco más el barrio se ponen más serios cuando deben.

¿Que hay agentes que cumplen o tratan de cumplir -si los revoltosillos los dejan- con su trabajo? Por supuesto. Como en todos lados hay trabajadores decentes y otros a los que eso de la decencia les queda lejano. Lo mismo que hay médicos decentes y otros que firman bajas hasta con la punta de las pestañas…

Pero el dejar pasar las cosas, el mirar para otro lado, el hacer listas de matriculas de coches, el “a esti no que es amigu”…  Todas esas cosas consentidas, amparadas y/u ordenadas durante años por responsables municipales hacen que en el mismo saco –y de manera plenamente injusta- acaben metidos los buenos y los malos.

En resumen que la patata caliente está en manos del Alcalde (como siempre, vamos: los anteriores también eran los máximos responsables del asunto… y optaron por mirar a otro lado). O se ata los machos y tira p’alante a poner a funcionar “eso” en condiciones…  o si no, para seguir como hasta ahora, mejor cerrar la Policía Local y tirar la llave a la mar.

Eso que nos ahorraríamos en sueldos.

2 Comentarios

  1. En Avilés había problemas hace años con la policía local, pillaron a agentes paraban mucho en las cafeterías y se sanciono con un año de suspensión de empleo y sueldo desde entonces andan finos, en Llanes hay policías que son unos verdaderos profesionales pero los hay que… y al final pagan el patu todos. El botellón es siempre en el mismo lugar a la misma hora solo hay que ir tomar nombres y sancionar, dicho de otra manera, los policías tienen que hacer su trabajo, si no para que se hacen las ordenanzas municipales?. También quiero recordar muchos de los guajes y guajas del botellón son menores de edad y desde el año pasado existe una ley que prohíbe el consumo de alcohol a menores de 18 años en Asturias como en el resto de España, hacer cumplir las leyes también es obligación de la guardia civil. Creo que que hacer funcionar al equipo de la policía es obligación del Jefe de Policía así como también del alcalde que gobierna el ayto. por último una pregunta cuando un agente se pone de baja como hay ahora mismo alguno ¿porque no se cubre esa baja? como en cualquier empresa, los ciudadanos seguimos pagando impuestos ¿no?

Dejar respuesta