Podemos lleva a la Junta General los desprendimientos de piedras de la carretera Arenas-Poncebos

0
1150

La formación Podemos Cabrales canalizará a través de su grupo regional sus protestas y peticiones para la mejora de la seguridad en la carretera AS-264, la que une las localidades cabraliegas de Arenas con Poncebos.

La diputada Paula Valero preguntará hoy mismo a la Consejera Belén Fernández, en la comisión de Infraestructuras de la Junta General del Gobierno del Principado de Asturias, sobre las previsiones de la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente para la ejecución y mantenimiento de los sistemas de protección en las carreteras de la Red Regional y, en especial, en la AS-264.

La portavoz de la formación magenta en el municipio de Cabrales, Begoña Díaz, ha asegurado hoy que «los vecinos con red de carreteras regionales que pasan por desfiladeros y pasos angostos ven con preocupación cómo las barreras de protección que en teoría tienen que proteger de la caída de piedras por desprendimientos están deterioradas, rotas, dobladas y sus mallas llenas de piedras y no cumplen con su cometido».

La secretaria general de Podemos Cabrales, ha recordado que «no queremos esperar a que ocurra otra desgracia como la sucedida el 14 de agosto del año pasado cuando la caída de una piedra produjo graves lesiones a un niño que se encontraba en la carretera de Poncebos con sus padres». Además, ha añadido que el problema no se produce únicamente en las vías cabraliegas, «tanto esa carretera como las que acceden a la misma desde Llanes, Onís y Peñamellera Alta, sufren idénticos problemas».

Más denuncias

Los problemas de esta vía han sido denunciados en innumerables ocasiones por parte del equipo de Gobierno de Cabrales, y por los propios vecinos y usuarios de la carretera. Además, del daño causado al pequeño que se encontraba en la carretera junto a sus padres, hasta la fecha ha habido también algún ciclista dañado con heridas leves y varias decenas de sustos que los conductores sufren cuando circulan por la carretera regional.

Además, no es la primera vez tampoco que se pone de manifiesto la necesidad de cambiar las mallas de protección en las laderas de los montes por los que se producen los desprendimientos. En varios puntos, la carga de piedras es excesiva y el temor porque la malla acaba cediendo y rompiendo va en aumento.

Dejar respuesta