El TSJA desestima el recurso del Ayuntamiento y reafirma el auto que ordena demoler la ampliación del hotel Kaype

3
1277

 «La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha decidido: Desestimar los recursos de apelación interpuestos (…) en nombre y representación de Carrera y Pérez, S.L. y el Ayuntamiento de Llanes, respectivamente, contra al auto dictado el día 9 de diciembre de 2015 por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Oviedo; el que se confirma en sus propios términos. Con imposición de las costas de dichos recursos a los apelantes conforme se ha señalado en el fundamento de derecho quinto de esta sentencia».

Ése es el fallo emitido por el TSJA, en el que se desestima el recurso del Consistorio llanisco y se ratifica el auto que ordenó el pasado mes de diciembre la demolición de las obras de ampliación del hotel Kaype, situado en primera línea de playa, en la localidad llanisca de Barro. Unos trabajos que se iniciaron después que el anterior equipo de Gobierno emitiera dos licencias municipales (una de agrupación de fincas y otra de obras), que han sido, sentencia firme mediante, declaradas nulas de pleno derecho.

En la sentencia se desestiman los dos recursos presentados ante el auto que preveía «la demolición de las obras amparadas en la licencia anulada». No cabe recurso posible y, por tanto, la ampliación del hotel será derribada definitivamente.

Por la parte apelante Carrera y Pérez, S.L., se alegan como motivos de su recurso que el auto se aparta de forma «irrazonable, arbitraria o errónea del significado y alcance de la sentencia objeto de ejecución; la procedencia de delimitar una unidad de actuación aún cuando el municipio de Llanes carezca de planeamiento urbanístico; y que el auto infringe el principio de proporcionalidad».

Por la parte del Ayuntamiento de Llanes «se alega como motivo de su recurso que el auto recurrido incurre en error en la interpretación o aplicación de las normas jurídicas, conforme ha dejado señalado».

Tal como se contempla en el último fallo, «el recurso de apelación ha de consistir en una crítica de la resolución impugnada» y, sin embargo, «ninguno de los apelantes alega incongruencia omisiva, ni se ha solicitado aclaración del auto recurrido».

De ese modo, el recurso de Carrera y Pérez es rechazado por razonamientos jurídicos con base en sentencias anteriores. Tal como se explica, «en el presente caso se constata que de lo que se trata es de ejecutar una sentencia que procedió a anular una resolución de la Alcaldía del Ayuntamiento, por la que se acordaba conceder una licencia de obra (…) sin que, efectivamente, en la parte dispositiva de la sentencia se contuviera mandato alguno relativo a la demolición de lo edificado al amparo de la expresada licencia. Ello, sin embargo, no debe ser obstáculo para proceder a la demolición de lo así construido; esto es, a tal declaración jurídica de nulidad de una licencia le sigue, como complemento material, la demolición de lo indebidamente construido con fundamento en la licencia anulada».

«Resulta evidente, pues, que el derecho a la tutela judicial efectiva en su vertiente de derecho a la ejecución de las sentencias firmes reclama, en caso de anulación de una licencia de obras, la demolición de lo ilegalmente construido, lo que conlleva a la desestimación de dicho motivo de recurso», zanja.

Por lo que se refiere al siguiente motivo de recurso planteado por Carrera y Pérez, S.L., sobre la procedencia de delimitar una unidad de actuación aún cuando el municipio de Llanes carezca de planeamiento urbanístico, «procede rechazar las alegaciones acerca de acudir a la normativa existente en otras Comunidades Autónomas, pues resulta obvio que en este caso ha de acudirse al Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, y más concretamente a los preceptos  sobre los que las partes -apelantes y apelado- mantienen distinta interpretación, según resulten o no favorables a sus intereses».

«Pese al esfuerzo dialéctico realizado por dicha apelante al efecto», explica, tal «como se indica en el auto recurrido ‘su delimitación puede estar incluida en el propio Plan, pero, en caso de que no lo esté, lo que regula el citado artículo es un procedimiento para hacerlo. pero no la falta del mismo’.”

Respecto a las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Llanes, la sentencia recoge que «dicho Ayuntamiento acuda a invocar vacío normativo, iura novit curia, no invocados en primera instancia, ni en su escrito inicial ni en el acto de la vista» determina «su rechazo».

Y lo mismo sucede en cuanto al último motivo de recurso alegado por Carrera y Pérez, S.L. respecto al principio de proporcionalidad, «pues dicho motivo no ha sido invocado por dicha apelante ni en su escrito, ni en el acto de la vista.»

Ahora, cada uno de los recurrentes tendrá que pagar mil euros.

 

3 Comentarios

  1. Todo st asunto tiene «tufillo» a corruptela, x un lado, si dan permiso x ajustarse a la legalidad, xq después hay q tirarlo?
    Si hay q tirarlo xq s ilegal ahora, como s dieron permisos antes?
    Acaso hubo «intercambio d favores» para hacer viable lo q no lo era?
    Lo q si s d justicia, s q paguen los q se pringaron hasta la coronilla y q el pueblo d Llanes, ni un centimo, oigan, ni un centimo en subida d impuestos ni en nada!!!
    Que paguen los responsables d esta barbaridad, los unos y los otros y nada d cargarle el muerto al pueblo.
    Hasta ahi podiamos llegar!!!

  2. Pues si es ilegal me parece fenomenal que lo tiren… Si no menudo ejemplo, todos podríamos hacer lo que nos sale del higo (parafraseando a la ex alcaldesa).

Dejar respuesta