El Gobierno regional refuerza el diálogo con los ayuntamientos para ordenar el territorio

0
652

La consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, ha presentado hoy en la Federación Asturiana de Concejos (FACC) el documento de avance de la revisión de las Directrices Regionales de Ordenación del Territorio (DROT), tras más de un cuarto de siglo de vigencia. El Gobierno de Asturias refuerza así el diálogo con los ayuntamientos para abordar este proceso, que afecta a la pieza básica del proceso de ordenación global de la comunidad y constituye el marco obligado de referencia para la elaboración de los planes y programas económicos.

Fernández ha recordado que las actuales directrices fueron pioneras en su día por ser el primer instrumento de ordenación del territorio a escala regional aprobado en España. Su contribución al desarrollo y bienestar de Asturias se debe a que se convirtieron en la base sobre la que se elaboraron documentos posteriores de planificación territorial, como el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORNA), el Plan de Ordenación del Litoral (POLA), y otros de incidencia supramunicipal que han contribuido a mantener el patrimonio territorial y humano.

“No se pueden dejar de valorar medidas derivadas de este proceso temprano de ordenación del territorio que, como la protección de la trasformación urbanística de la franja litoral, han sido también innovadoras en la planificación territorial y han evitado el deterioro de las costas asturianas padecido en otras comunidades autónomas”, ha destacado la consejera.

La responsable de Infraestructuras ha recordado que, pese a que su vigencia es indefinida, el Reglamento de Ordenación del Territorio en Asturias (ROTU) contempla la posibilidad de revisar estas directrices cuando se hayan modificado los criterios y objetivos sobre los que se basaron o ante una transformación de las condiciones territoriales, económicas o sociales que hagan necesario alterar la estructura territorial o alguno de sus elementos esenciales.

En la actualidad, existen objeciones a las directrices de 1991, entre ellas,  que sus criterios de ordenación son excesivamente generales y deberían sustituirse por otros más consecuentes con las capacidades, limitaciones, potencialidades y riesgos del territorio asturiano. Otra objeción se centra en que la organización del territorio por áreas funcionales no se ha desarrollado en los términos previstos, de manera que no coincide con muchas de las mancomunidades creadas por los ayuntamientos para gestionar sus servicios.

“Pese al indudable acierto de la elaboración de las DROT de 1991, es innegable que la situación en 2016 del Principado, de España, de la Unión Europea (UE) y del conjunto del planeta difiere muy sensiblemente de la que era hace un cuarto de siglo, cuando se redactaron”, ha asegurado la consejera.

El documento, que saldrá en las próximas semanas a información pública, una vez aprobado por el Consejo de Gobierno, se estructura en cuatro apartados: introducción y presentación del marco jurídico; ámbito de actuación y proceso de tramitación; análisis de la realidad del territorio asturiano desde diferentes perspectivas; diagnóstico del que se deduce el modelo territorial que se propone, y propuesta de revisión de directrices.

En este último apartado destacan actuaciones como las de mejorar la relación entre las áreas urbanas y rurales y crear un sistema más ordenado de asentamientos, la gestión integrada de las zonas costeras, el desarrollo de villas y ciudades compactas, unas infraestructuras de transporte eficientes y multimodales, y la promoción de una región hipocarbónica.

Esta revisión se tramitará de forma paralela a la de las directrices subregionales de ordenación para el Área Metropolitana Central, cuyo avance se encuentra en fase de alegaciones hasta el próximo 22 de julio.

Dejar respuesta