La Guardia Civil detiene a dos cántabros como presuntos ladrones de un restaurante de Ribadesella

0
3118

Efectivos de la Guardia Civil de la Comandancia de Gijón han detenido a dos personas sospechosas de haber robado hasta en tres ocasiones -en un período de trece días- en un mismo establecimiento hostelero de Ribadesella. Son dos vecinos de la vecina comunidad de Cantabria, J.P.F., de 26 años, vecino de Torrelavega, y de T.C.G., de 29 años, vecino de Corrales de Buelna.

Los hechos se produjeron en uno de los restaurantes ubicados en el muelle riosellano, entre la calle Manuel Caso de la Villa y la plaza Santa Ana, durante tres madrugadas del pasado mes de diciembre.

Iniciadas las investigaciones, en las que se contó con la colaboración de la Policía Local de Ribadesella, los agentes se centraron en un vehículo tipo furgoneta que había sido vista por las inmediaciones del lugar en las fechas señaladas. Asimismo se pudo saber, que en fechas próximas a los sucesos investigados, esta furgoneta circulaba por la zona de Cantabria que limita con Asturias con dos ocupantes, vecinos ambos de Cantabria. Se daba la circunstancia de que uno de ellos había estado implicado con anterioridad en hechos similares a los investigados.

Finalmente, tras el cotejo de los indicios obtenidos, la toma de manifestación a posibles testigos y la práctica de numerosos análisis operativos, permitieron determinar tanto el modus operandi utilizado para la comisión de los delitos como la identidad de sus autores.

Los hechos seguían una pauta común: en días previos a los robos, realizaban un reconocimiento del terreno, tanto del interior del establecimiento al que entraban, como del exterior. Una vez hecho el reconocimiento, y con la información recabada en cuanto a los accesos y horarios de apertura del local, estos se desplazaban en días posteriores desde Cantabria, donde residen, entraban en el establecimiento forzando la puerta con palanca o similar y se llevaban el dinero que había en el interior de las máquinas tragaperras y registradoras que rompían a golpes. En dos ocasiones se llevaron también embutido ibérico, como jamón y lomo. Se desconoce el dinero exacto sustraído, pero la cantidad supera los 1.500 euros.

Tras la comisión del delito, regresaban inmediatamente hacia Cantabria. La franja horaria elegida era de 3 a 5 de la madrugada.

Las diligencias han sido entregadas en la mañana de hoy en el Juzgado de Primera Instancia en Instrucción de Cangas de Onís.

Dejar respuesta