Frases hechas en la Mar

0
3735
Empopada con vela latina

-F: A través de los tiempos y desde que la humanidad comenzó a acercarse a los mares como vínculo de unión de Culturas y Economías, el lenguaje de los hombres de la Mar se fue asentando entre los habitantes de los pueblos ribereños, penetrando poco a poco en el interior, no ya como palabras características de las faenas marineras, sino como frases hechas que han ido afianzándose sin saber exactamente su origen, ni de donde proceden, pero indicando y sobre todo definiendo una situación, más o menos momentánea, pero de una manera muy clara.

-C: Buenos días… ¿A qué viene ahora toda esta parrafada?

-F: Nada hombre, que estaba pensando en los cientos de frases que hay, de las cuales algunas me han quedado muy grabadas, pues las oi muchas veces en labios de mi madre o de mis tias, mientras otras las he oído o leído en diversos lugares. De todas formas, los que nos han precedido las usaban de continuo, mientras que entre nosotros su uso está decayendo cada vez más y en consecuencia se van perdiendo. Es una verdadera pena, pues con cuatro palabras y alguna vez con menos lo dicen todo, y si las intentáramos explicar correctamente, necesitaríamos una Enciclopedia.

-T: Si lo que te refieres es que nosotros manejamos una serie de palabras que no se dan nada más que en la Mar, estoy de acuerdo contigo

-F: Pues a eso voy, ya que estoy seguro de que si todas estas personas que nos visitan en la actualidad, y otros que no nos visitan pues son de la Villa, pudieran oír a nuestros mayores, en primer lugar les encantaría encontrarse con estas formas de expresión, y en segundo lugar, es fácil que no entendieran casi nada, y podría ocurrirles como a aquel contramaestre que a unos “halacabuyas” de su tripulación les gritó… ¡Soltad amarras!… ¿Y Marras cayó al agua?… ¡Pues eso!

-P: ¡Pues bien!… ¡Vamos a por ellas!

-F: Pues ahí va la primera de la serie, con su significado

Ser mascarón de proa: Persona que es la imagen de algo (partido, empresa, proyecto o asociación), pero en realidad tiene muy poco poder de decisión dentro del mismo.

-R: Vaya, lo que se dice un farolón

-F: No es exactamente eso, pero sigamos

Irse por ojo: Cuando se cede o se rinde uno.

Ir al no va más: Cuando algo ya no da más de sí. Cuando ha llegado a su límite.

Ir a galeras: Cuando uno se mete en una situación desagradable o sucia.

A medio viento: Cuando la situación en que uno se encuentra, parece no tener fin. Va despacio.

A todo trapo: Es que la cosa va bien, aunque cueste hacerla.

Ir a remolque: Cuando es otro el que te abre el camino en una situación determinada, dejándole que lleve la parte más dura.

A remos callados: Cuando se efectúa algo sin ruido y de una forma discreta.

Ir al corso: Cuando aprovechándote de las circunstancias, haces algo sin demasiados miramientos.

Ir al copo: Cuando se va a por todas.

Al garete: Cuando la situación, o los negocios, no tiene una buena dirección y por lo tanto no van bien.

Al viento que sopla: Cuando te dejas llevar por las circunstancias.

Ir bien marinado: Cuando uno se encuentra bien dispuesto y equilibrado.

Ir como una pava: Cuando te mueves contoneándote y llamando la atención.

Con la corriente: No oponer resistencia a ninguna situación y en ningún caso.

Ir con la costa en la mano: Cuando se intenta hacer las cosas con toda la seguridad posible.

Con la proa a la Mar: Cuando uno se enfrenta y lucha contra las adversidades.

Ir con viento de proa: Cuando se va a probar fortuna, a tentar la suerte.

Mascarón de proa del Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano

Ir de boga arrancada: Ir deprisa.

De pesca: De negocios, a la que salta.

Ir echando chiribitas: Hacer las cosas con gran rapidez, pero de una forma colérica y enfadada.

Ir hecho un brazo de Mar: Andar bien vestido y repeinado.

Ir de tierra a tierra: No emprender ninguna acción sino se tiene muy claro el final.

Ir de empopada: Marchar bien los negocios. Vivir con holgura. También se contempla “viento en popa”

Ir y venir como la marea: Cuando se efectúan las cosas de una forma fija y metódica.

Irle a los alcances: Perseguir de cerca cualquier cosa.

Irse de bolina: Cuando algo se viene abajo muy rápidamente, como por ejemplo agravarse un enfermo.

Ir papando duelos: Comportarse con indiferencia ante los males de algunos.

Irle a uno a bordo: Cuando te vienen con la idea de echarte algo en cara. Acometerle a uno.

Irse de corona: Cuando una situación te deja maltrecho.

Irse San Telmo a la gavia: Cuando se pierde la atención, o lo que es lo mismo, “Irse el santo al Cielo”.

Ir zafo de puntas: Cuando dejas atrás una situación comprometida.

Estar en aguas libres: Cuando solo dependes de ti, y por lo tanto puedes determinar y hacer lo que te venga en gana.

Izar bandera sueca: Hacerse el desentendido.

Izar la escandalosa: Enfadarse. Discutir con violencia. Tomar una decisión extrema.

Izar la bandera: Defender a ultranza una situación o idea determinadas.

Echar a la orilla: Dar a alguien de lado.

Echar a pique: Deshacer un negocio. Hundirlo.

Echar agua a la Mar: Trabajar inútilmente. También se decía “Trabajar para el inglés”

Largar anclas: Permanecer por largo tiempo en el mismo lugar.

Echar de bolina: Insultar. Agredir de palabra.

Echar el anzuelo: Atraer con engaño.

Dar el pecho a la Mar: Hacer frente con valor, a un peligro o a una situación difícil.

Echar el flete: Molestar, fastidiar.

Echar la andana al agua: Rendirse ante una situación determinada.

Echar el punto: Colocarse en una situación fija.

Echar la sondaleza: Sondear, tantear, analizar una situación.

Echar pelos a la Mar: Olvidar querellas y peleas. Perdonar.

Echar toas: Espiar, cotillear.

Echar los ojos en blanco: Marearse.

Echar la pota: Devolver, vomitar.

Echar un romero: Hacer un voto.

Largar una racha: Reprender, castigar.

Lanzarse al agua: Emprender alguna acción que se supone difícil.

Echarse fuera: Separarse de un peligro o de una situación complicada.

Echarse una anguila al cuerpo: Iniciar con presteza y entusiasmo cualquier actividad.

Lancear la Mar: Hacer tonterías. “Bobaliconear”.

Echar el agua en una cesta: Emprender cualquier acción, en que ya se ve que su finalidad será inútil.

Ir a la deriva: La persona que va por mal camino, y que se presume que acabará mal.

Achicar: Orinar.

Agarrar el puerto: Acabar con bien, tras pasar dificultades y malos ratos.

Ir de capitán Araña: Cuando inducimos a otros a hacer algo, que no estamos dispuestos a hacer nosotros mismos.

Caballería de Marina: Los que trabajan de una forma altamente chapucera. “Marineros de agua dulce”

Agarrarse a un celaje: Aprovechar cualquier recurso para obtener algo en beneficio propio.

Ir de berrea: Discutir airadamente, descubriendo los defectos y vicios del contrario.

Cortar las plumas: Deshacer con nuestros razonamientos, los razonamientos del contrario.

Ir de halacabuyas: Ir de aprendiz. No conocer el trabajo encomendado.

Halacabuyas

Embarcar bagazos: Aguantar una bronca.

Estar al abrigo de una boya: Encontrarse en una situación comprometida y con poca defensa.

Estar trincado: Hacer un trabajo duro y pesado, o no poder hacer lo que a uno le apetece.

Estibarse: Meterse en la cama. “Meterse en el sobre”. “Hacer teja”.

Liar el petate: Marcha súbita y repentina de alguien, incluyendo la muerte.

Hacer nudos falsos: Hacer algo mal a sabiendas, y que posteriormente puede acarrear algún peligro.

Poner la proa: Tenerle ojeriza a alguien, procurando ponerle todas las zancadillas posibles.

Ir de troza: Ir de pesado, poco ameno y difícil de aguantar.

Silbando al viento: Hacer oídos sordos a las peticiones de alguien.

Andar con pies de mar: El que tiene habilidad y se mantiene firme ante situaciones más o menos difíciles.

Ir de chanfla: El que se mueve de una manera torpe o poco hábil.

-C: La verdad es que algunas son curiosas y muy bonitas, pero lo que si demuestran todas y que es innegable, es una capacidad de síntesis muy difícil de superar.

-R: Os faltaba la de Ir a segar: Cuando te mandan a la…, eso a segar

-T: ¡Coime!, no callas ni baju el agua

-C: la verdad es… ¡Qué bien pensaban nuestros antiguos!

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta