Embarcaciones menores

0
2655
Chinchorro

-F: Vaya hombre, por una vez he llegado antes que vosotros… ¿Se os pegaron las sábanas?

-R: Anoche hubo partido, y entre verlo y luego discutir las jugadas, nos dio la del alba. ¿A ti que te pareció?.

-F: No lo vi, pues aunque te parezca mentira, a mi el futbol me aburre soberanamente, hasta tal punto, que incluida televisión, no creo que en toda mi vida haya visto yo una hora de futbol.

-R: Pues si es raro, más que raro rarísimo. Entonces, ¿Por dónde anduviste?

-F: Fuimos a Unquera a merendar unas corbatas con chocolate. Por cierto que paseando después por Bustio estuve contemplando una chalana, que en sus cuadernas debía cargar más años que la Punta del Guruñu, y por lo que pude ver, todavía le quedaban otros tantos de vida.

-C: Si hombre, son unas embarcaciones durísimas, y mira que muchas veces se les ha hecho trabajar en unas condiciones que otras embarcaciones no aguantarían….¿Oiste?,

-T: Es una lancha, o bote, o como lo quieras llamar, que se sale de un refrán muy marinero que dice: “La quilla es una tabla o tablón, que aguanta el peso de la embarcación”

-F: Y eso… ¿A qué viene?

-T: ¡Concho manín!. ¿No te fijaste? Las chalanas no cumplen con este refrán, porque su fondo plano carece de quilla.

-F: Ahora que lo dices…

-T: Para empezar, te diré que todas las embarcaciones de fondo plano, son propias de puertos, rías o lagos de aguas calmas, y los pescadores recurrirán a ellas, en cuanto tengan la menor oportunidad, por lo baratas que resulta su simplísima construcción.

-C: Dentro del grupo de los botes de fondo plano, este nombre de chalana, o chanela, (en su primera acepción), no es que sea muy correcto, pero ya que en cada lugar de la costa cada distinto tipo de bote tiene su nombre propio, puede servirnos para agrupar a toda una colección de auxiliares menores.

Chalana

Como te he dicho, es una embarcación menor, de fondo plano, proa muy aguda y popa cuadrada o rectangular (en espejo), sin quilla, y que sirve para efectuar transportes en aguas calmas y de poco fondo, teniendo, cuando se habla de personas, capacidad para una o dos. Otra de sus características, es la ausencia de timón, y solamente monta dos remos, armados sobre sendos toletes cercanos a la popa. La función de una chalana és, principalmente, la de servir de embarcación auxiliar para acceder al muelle desde el barco de pesca, o desde este al muelle, así como permitir el traslado de la pesca, de los aparejos, e inclusive de los propios marineros, en uno u otro sentido. Este recurso és necesario especialmente cuando el calado en el puerto no permite acercarse directamente a los barcos de mayor calado, o cuando este debe permanecer, por la razón que sea, a cierta distancia del citado muelle.

En otras ocasiones, los marineros utilizan las chalanas, para determinadas actividades pesqueras, como pueden ser la recogida de nasas (si son tan solo unas cuantas, por supuesto), o bien calando con lineas de mano cuando se pesca en fondos poco profundos. Se maneja a remo, pero siempre cuando las condiciones metereologicas sea buenas, ya que debido a su falta de quilla hace que sea poco maniobrable en una Mar por muy poco revuelta que esté..

-T: Las mas moderna chalanas, que se dedican, excepcionalmente, a mover cargas entre los barcos y los muelles, acostumbran ya a contar con la ayuda de un motor.

-P: También sirve para actuar como auxiliar en faenas pesqueras de cerco, pero esa ya es otra historia de la que algún dia hablaremos. Vaya, si no os parece mal.

El otro bote auxiliar, que también llama la atención por sus formas, es el chinchorro, el ingenio náutico más pequeño que os podéis imaginar, con proa y popa chatas, cortadas verticalmente. Realmente se parece a una caja de zapatos flotante, y aunque ya casi no se usa, llego a ser una verdadera plaga en puertos y dársenas, pues su ligereza y la economía de su construcción, lo hicieron prácticamente insustituible como auxiliar de los grandes pesqueros, y como “andarivel”, una vez el barco en el puerto, para desplazarse hasta los muelles.

Carecía de toletes, propulsándose con un solo remo, encajado en una muesca del espejo, singlando, o singando, que consiste en ir moviéndolo alternativamente de uno a otro lado, al mismo tiempo que cambiamos su ángulo de incidencia sobre el agua, para que apoyandose en ella, hiciese avanzar la embarcación No confundir con sirgar, que es llevar una embarcación por la orilla del agua, tirando de ella desde tierra, por medio de un cabo. Sus dimensiones son casi ridículas, pues con apenas metro y medio de eslora y un metro de manga, a duras penas tiene capacidad para dos personas. Carecen por completo de cuadernas, y sus flancos, de proa a popa, estan hechos de una sola pieza de contrachapado marino, y por las extrañas razones de un cierto mimetismo, llegaban a confundirse con el color verde-grisaceo de los fangos, en los cuales reposa, cuando los deja al descubierto la bajamar Es de tal sencillez su construcción, que un calafate tan habilidoso como nuestro “Tiago”, seria capaz de hacer un chinchorro, en perfecto son de mar, en menos de 48 horas.

Algunas veces, en un verdadero alarde de arte náutico, presentaban una sola bancada y un par de toletines (eran los menos), dedicandose entonces, por las rias, al rastreo de la angula, la pesca de la anguila adulta, y la lisa.

-T: Acostumbra a tener el mismo nombre del barco al que pertenece, con la abreviación de la palabra Auxiliar delante. Por ejemplo “Aux. del Sandra Maria”. Y eso es todo amigos, poco mas se puede decir de estos artilugios, que aunque chiquitines en su apariencia, fueron los protagonistas de grandes trabajos para sus propietarios.

-F: ¡Vaya! Ahora me explico yo, el poque de criu, cuando uno iba a bañarse desnudo, se decia que se bañaba en “chinchorru”, y debia ser porque esta embarcación, no lleva nada, de nada, de nada… ¡Va desnuda!… Hay que ver de las cosas que se entera uno.

-F: En fin, ¿Marchamos a ver la Mar?

-C: Si pero antes, tenia que decirte, que nos gustaría, que alguna vez nos contaras algo de esa afición que tienes a la vela

-F: ¡Eso esta hecho!, pues no se quien me dijo una vez en la Cabezona del Sablin hace muchos años, al ver salir del puerto y a “toda mecha”, una canoa de Niembro… “Eso Fernandin, no ye navegar, eso ye viajar”

-T: Pues muy bien, vamos para La Barra a ver de que humor tenemos hoy a “la moza”.

-P: ¡Venga, vámonos!

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta