Incompetentes, Secuestradores… Irresponsables

0
1290

Mariano Rajoy, máximo representante del Gobierno Español, se ha equivocado al pretender que las togas le resuelvan un problema que tanto de principio como de fin no es jurídico sino político. Sólo la incompetencia de Rajoy ha acabado convirtiendo falsa y momentáneamente –en el ahora mismo, en el momento más complicado- el problema en judicial.

El error de Mariano Rajoy es aún mayor desde el momento en que (por su acción-inacción, por su incompetencia para comunicar) su postura se entiende como dirigida contra un muy importante porcentaje del pueblo catalán, el que aboga por ideas separatistas, cuando lo que debería haber hecho Mariano Rajoy debería haber sido dar entender que su posicionamiento se dirigía a frenar la irresponsabilidad de un Govern Catalá que ha sido el primero en atentar contra la democracia al desatender y desoir de manera tan alarmante al entorno de la mitad de la ciudadanía catalana que no está por las tesis independentistas.

Los independentistas tienen tanto derecho a respirar y existir como quienes no lo son. Y lo mismo quienes no tienen formada una opinión al respecto. La irresponsabilidad del Govern Catalá deviene de haber iniciado esta carrera hacia el precipicio cuando la defensa de la independencia no es ni mucho menos mayoritaria entre la ciudadanía a la que dicen representar y defender sus intereses.

Cuando la mitad de un pueblo está a favor de algo y la otra mitad no lo que les queda a los políticos es lo de siempre. Esto es, arrimar a sus tesis a cuantos más mejor. Pero no enfrentar a la sociedad.

Se reclama una independencia cuando un mayoritario porcentaje de la ciudadanía apoya dicha reclamación. Pero no se hace cuando al menos la mitad la rechaza.

Trabajen, pues, los partidos independentistas para lograr una más holgada mayoría en unas elecciones parlamentarias.

Mariano Rajoy debería haber actuado claramente y sin que a nadie le quedase la más mínima duda contra quienes lo hacía: contra quienes –el actual Govern- han secuestrado la voluntad popular de la mitad de la ciudadanía catalana y pretenden imponerles las tesis de la otra mitad. Pero la incompetencia de Mariano Rajoy ha sido tal que lo que ha calado ha sido todo lo contrario: que actúa directamente contra la ciudadanía catalana.

De un lado, un incompetente. De otro, unos secuestradores de la voluntad de la mitad de un pueblo.

No es ficción. Es la pura realidad.

Dejar respuesta