Un atracador muerto, otro detenido, un Guardia Civil herido y tres rehenes liberados en un intento de robo de la oficina de Liberbank de Cangas de Onís

0
3641

Un atacador ha muerto -tras pegarse un tiro en la cabeza-, otro ha sido detenido por las fuerzas de seguridad, un agente de la Guardia Civil ha sido herido de bala en un brazo y tres rehenes han sido liberados a última hora de esta mañana después de que se perpetrara un intento de robo con intimidación en la oficina de Liberbank de Cangas de Onís, en pleno centro. Han sido más de cuatro horas de nervios y tensión, en donde los tiros de las armas de fuego han crispado la calma que se respira habitualmente en la ciudad canguesa.

Eran las 9:10 de esta mañana cuando la Central C.O.S. de la Comandancia de Gijón recibió un aviso del servicio de emergencias del 112 Asturias. Les explicaban que se estaba cometiendo un robo con intimidación en la sucursal bancaria sita en la Avenida Covadonga de Cangas de Onís. En ese momento se inició un operativo impecable en donde se dispuso  el traslado de diversas patrullas tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local a la zona para la comprobación y cierre perimetral de la misma.

Cuando los efectivos de seguridad llegaron al punto del suceso, los atracadores se disponían a salir de la sucursal. La presencia de la Guardia Civil alertó a los ladrones, que abrieron fuego contra los agentes. Se inició una batalla de fuego entre las partes que dejó a un agente -ya fuera de peligro- herido de bala. Uno de los dos delincuentes, J.C.S.G., de Miranda de Ebro (Burgos) y de 59 años, entró de nuevo al banco. El segundo se arrojó a la entrada, en la acera, en un gesto de entrega a los efectivos de seguridad, que procedieron a su inmediata detención. Era un burgalés, J.M.S.V, de 43 años. Ambos atracadores, según algunas fuentes, acababan de salir de prisión.

Con el nuevo escenario se restableció una zona de seguridad y se trasladaron efectivos de otras unidades de seguridad ciudadana, Policía Judicial de la Guardia Civil, Tráfico y UHEL hasta la zona de los hechos. Poco tiempo más tarde, después de ser curado de sus heridas en el hospital Grande Covián de Arriondas, el agente herido regresó al lugar del suceso.

Mientras tanto, en el interior de la sucursal, se encontraban dos empleadas y un cliente. Los tres rehenes a los que el atracador mantuvo toda la mañana aislados en la entidad bancaria.

Según ha informado la Guardia Civil, «tras activarse entre otros medios humanos de la Comandancia de Gijón, el negociador, éste establece comunicación con el atracadoe-secuestrador consiguiendo que tras varias negociaciones en torno a las 12:15 horas fueran liberados los tres rehenes, sin ninguna lesión, siendo evacuados a un centro de salud».

Pocos minutos después, explican, «se escuchó un disparo que procedía del interior de la sucursal de Liberbank, por lo que con las medidas de seguridad y protección necesarias, un grupo de tres efectivos de la Guardia Civil se acercó e introdujo en la misma por una puerta trasera, comprobando que el delincuente se encontraba tendido inmóvil en el suelo». El  equipo médico de la UVI móvil que se mantuvo en la zona «comprobó que no había fallecido pese a la gravedad de las lesiones». Las labores médicas de estabilización no fueron suficientes y el hombre murió a las 13:15 horas.

 

 

 

 

 

Todas las fotos y vídeos han sido hechas por vecinos que se encontraban en la zona.

Dejar respuesta