El pájaro que come flores

0
1988

El día anterior a Nochebuena, camino de los bufones de Llames de Pría, vimos, como si se tratara de una original bola de Navidad adornando unas ramas, a un picabrotes.

A este pájaro, inconfundible por el color rosa intenso del pecho y las mejillas, el azul del dorso y la boina negra que cubre la parte superior de su cabeza, con pinta de bonachón y que se empareja para toda la vida, le gustan los botones de los frutales.

Al percatarse de nuestra presencia, salió volando en ondas, como una suerte de serpentina.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Dejar respuesta