La Gamella

0
1686
Gamellas faenando a vela. Principios del siglo XIX

Esta embarcación, “gamella” o “gamela”, fue un pesquero a vela y remos hasta fecha muy reciente y, de hecho, siguen encontrándose alguna unidad con su carlinga y su tintero, fue utilizada en las costas gallegas para ciertos tipos de pesca. Las primeras “gamellas” se construyeron en el siglo XIX en Coruxo, parroquia costera cercana a la ciudad de Vigo.

Gamella de La Guardia

Los fondos de esta embarcación siempre son planos, carece de cubierta y arma tres bancos, siendo particular la parte alta del casco, que termina en todo su contorno con una “tabla de llave” bastante ancha, redondeada en los cantos y truncada en las extremidades de popa y proa, iguales, bastante lanzadas, careciendo por lo tanto de roda y codaste propiamente dichos. Al carecer también de quilla y orza, realmente y como velero debió de ser muy mediocre, ya que solo podía navegar bien con vientos de popa y además suaves, claro está, que si se topaba con viento fuerte, siempre podía hacer caer su palo hacia popa, al más puro estilo gallego. Está construida prácticamente en su totalidad por madera de pino y tiene entre tres y cinco metros de eslora por uno y medio a dos de manga. Si hace décadas estaban impulsadas a vela, hoy día lo hacen a motor.

Formas de perforar el pozo de una gamella.

Cuando el motor fuera-borda, estuvo al alcance de los bolsillos de los pescadores, se improvisó una acertada solución para poder adaptarlos a unas lanchas que tienen un espejo de popa muy inclinado. En la “mesa de popa” los constructores practicaron un sucinto agujero, prolongándolo hasta su encuentro con la tablazón del espejo.

De esta original manera, el motor se afianza en un paramento vertical, saliendo el eje al exterior, después de atravesar el casco.

Gamella con el espejo de popa perforado.

Cuando un profano, se asoma a una “gamella”, lo primero que llama la atención es la bonita y por supuesto elegante curva que adopta la primera bancada, y que si recordamos que estamos ante un velero, comprobaremos que en esta bancada se encontraba el tintero del palo, y por lo tanto debía de ser convenientemente reforzada, por lo que se le daba esa forma en semicírculo, y todos contentos. Pero los “carpinteros de rivera”, con su gran apego a la tradición, siguen todavía diseñando esa bancada, como si tuviera tintero. Toda “gamella” que se precie, dispone de una semicubierta, gracias a la cual se puede cerrar herméticamente la lancha mediante cuarteles, ante la sempiterna lluvia cantábrica.

Gamella

La “gamella” es un todo terreno, a mejor dicho, un todo Mar, ya que pesca a trasmallo, con cestas, a cacea, al palangrillo, es el auxiliar ideal para el “cerquero” y de la “motora mejillonera”, acabando por inundar las Rías. De hecho, ya se extiende lentamente hacia el Cantábrico y baja hasta las costas portuguesas. En fin, tendremos “gamellas” para rato.

Bibliografía
Pesqueros españoles (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación). Enciclopedia General del Mar. Navegando a vela.

Dejar respuesta