El carpintero

3
1541

Mientras esperábamos, con paciencia y muy quietos, la aparición de un pito real, que picando la madera miles de veces había taladrado su nido en un árbol seco del Jardín Botánico de Panes, me preguntaba por el eficiente equipamiento con el que deben contar los pájaros carpinteros para que no les duela la cabeza.

De pronto, ante nuestra sorpresa, este ave tan espantadiza asomó su cabeza carmesí por la boca del nido, como una suerte de periscopio, controló el entorno y, sin reparar en nuestra presencia, salió volando en ondas.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

3 Comentarios

  1. Estimado Rostroazul, lo primero muchas gracias por estar siempre » a vista de pájaro» del Cuadernín. En cuanto al fotógrafo, le cuento que ahora tiene, gracias al regalo de un amigo, un objetivo mejor, así que sacará a los pájaros todavía mejor.
    Respecto a que sé de todo, ¡qué más quisiera!, lo único que tengo es curiosidad…
    También, quiero agradecerle su afán por enriquecer el Cuadernín, el cual, a partir de ahora, quedará cojo sin sus comentarios.
    Un abrazo fuerte.

  2. Genial Doña Maiche. Le dice de mi parte a SU fotógrafo preferido, que los seguidores del cuadernín somos muy afortunados de contar con las habilidades de un experto, que ha conseguido captar la atenta asomada de un pitó real; Cosa que es casi imposible si no sabes el «ñeru», pero ustéd se ve que sabe de todo doña Maiche.

    Este carpintero de la foto, se le ve precavido y otea antes de salir, porque a buen seguro, debió escuchar en las noticias, lo que le pasó en 2015 a un camarada londinense; que a buen seguro usted ya sabe, pero como fue tan asombroso y dio la vuelta al mundo, yo en mi afán de enriquecer el cuadernín lo introduzco por si alguien quiere asombrarse con las cosas de la naturaleza.

    https://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/201503/04/increible-historia-comadreja-abrazo-20150304183448.htm

Dejar respuesta