El Ciervo Volante

5
1939

La mayoría recordamos que de críos era habitual tropezarnos con estos espectaculares escarabajos, a los que llamábamos bacalorias.

No se me ha olvidado que me parecían animales de las época prehistórica con sus enormes y peculiares mandíbulas color caoba y el zumbido bajo y profundo que emitían al volar.

Actualmente, estos insectos, que son una suerte de equipo de saneamiento forestal, ya que se alimentan de la madera muerta, se encuentran en un serio retroceso, tanto por la destrucción de su hábitat como por el coleccionismo y, también, por haberse puesto de moda su cabeza como amuleto.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

5 Comentarios

  1. ¡Concho! lo que llega uno a aprender con vosotros, pues ese ruido que hacen los grillos, ese «estridular» (que debe de venir de «estridente»), para mi podría ser «cric-quiar».

  2. Buenos días, Fernando.
    Yo también recuerdo ese zumbido…Ahora ya no se escucha..Como mucho encuentras alguno al revés intentando darse la vuelta…De momento todavía podemos oír el estridular de los grillos..

  3. Buenos días, Rostroazul.
    Parece que por estas tierras nos da tregua el temporal…quien no me da tregua es usted…Verá en el Oriente de Asturias..al ciervo volante (Lucanus cervus )se le conoce por bacaloria, bacalloria, bacallora, bacallorina, bacalloura… .. Ya sabe que cada rincón de Asturias tiene su bable…¡como para unificarlo!…En Llanes el más representativo, el más popular es el de Ángel de la Moría. ¿Sabía que este poeta llamaba a las golondrinas Arandinas?.. Nombres a parte, este insecto tan grande y vistoso, está ligado a los bosques donde vive…y sus poblaciones están descendiendo drásticamente.
    En cuanto a su alusión a finales de octubre…sigo esperando algo extraordinario..Ya le contaré…o no…

  4. Querida Perela, tengo un curioso recuerdo de cuando volvíamos a la Villa, ya «entreluces», de alguna de aquellas «chocolatadas» que disfrutábamos en pandilla, en alguno de aquellos merenderos que existían («La Roxia», «Las Mestas», «Las Mimosas», y alguno otro mas), y que consistía en los dos ruidos que producían las «vacalloras», y que finalizaban con el sonoro zumbido que producía el animal al pasar volando junto a uno. El primero era el «toc» que sonaba cuando el «bichu» tropezaba con un árbol que se interponía en su camino, y el segundo «toc», cuando caía al suelo. Todavía me parece que los estoy oyendo. ¡En fin…!
    Un abrazo a ambos dos.

  5. Doña Maiche lo de «bacalorias» me suena a pesacado, en asturias siempre se les conoció como «vacallorias», y la invito a que ponga en el buscador de google bacaloria y despues vacalloria, y vera que tengo razón; salvo que usted me diga, que en el bable montañes de Llanes así se les denomina,…..porque entonces sabe lo que le digo……¡que bable nes escueles!.
    Mire doña Maiche a mi estos inmensos coleopteros me parecen al revés de usted, no prehistóricos, sino de ciencia ficción; mas cerca de un «alien» o un «predeitor» que cualquier otra otra cosa; pero como decía un amigo, el que lleven una «cornamenta tan voluminosa»……..pues quiere que le diga…..deja en muy mal lugar a sus hembras, que deberían llevar un título a parte……»lucanus Infidelibus».
    También le apunto doña Miache que se trata de un bicharraco «peligroso» para los moteros, pues un impacto en el casco a unos 130 km/h con un ciervo volador de hasta 10 centimetros, es como un auténtico proyectil capazde generar conecuencias nada deseables……y puedo dar fe de ello.
    Por lo demas Doña Maiche la foto la incluyo en mi albun personal de maravillas de don Valentino, que no deja de sorprendernos cada semana con una variedad de fauna y flora sin par…..enhorabuena al fotógrafo.
    Por último doña Maiche….llega finales de octubre y que le voy a decir……..¿se le ha presentado ya algún buen suceso destacable?……Acuerdese que Marco Aurelio decía de finales de octubre…….omne aliud spectat color vinum novum in illo articulo temporis ( de la época del vino nuevo y disfrute de la cosecha, solo lo mejor esperamos)

Dejar respuesta