Florencio Noriega de la Vega: Saneo de las marismas de Unquera

0
990
La Corralada de Unquera. Imagen, Beatriz Cueto

El diccionario Madoz 1845-50 define Unquera como «ensenada en la provincia de Santander, partido judicial de San Vicente de la Barquera».

Val de San Vicente: «Valle y Ayuntamiento, compuesto por los pueblos de Abanillas, Estrada, Gandarilla, Helgueras, Luey, Pechón, Pesues, Prellezo, Portillo, Prio, Molleda, Serdio, Muñorrodero y San Pedro de las Vaeras. Totaliza 356 vecinos, 1812 almas».

En la actualidad siguen siendo catorce pueblos, considerando que Gandarilla pasó a pertenecer a San Vicente. Unquera, en 2019 tiene más de un tercio de la población municipal, 995 vecinos del total de 2795 .

En el citado diccionario aparece Ribadedeva totalizando 382 vecinos y 1614 almas.

De Bustio dice: «Lugar de la provincia de Oviedo. Ayuntamiento de Ribadedeva y feligresía de Santa María de Colombres, población 22 vecinos y 120 almas». Colombres figura con «112 vecinos y 420 almas».

De Florencio Noriega De La Vega dice la enciclopedia de Asturias: «Comerciante notable que monopolizó el movimiento mercantil de los concejos de Ribadedeva, Peñamellera y Cabrales en los años 1840-1880, lo que le dio una influencia política decisiva. Fue alcalde, diputado provincial y se distinguió siempre por su amor al concejo, como más tarde se distinguieron sus hijos».

Esta referencia la escribe Rafael Sarandeses Álvarez, médico de Oviedo destinado en Bustio en 1893 con motivo de la gran epidemia de cólera para gestionar la sanidad en Asturias.

Florencio fue alcalde de Ribadedeva en 1846 y creó una junta de educación para estimular los conocimientos de los escolares. También gestionó y contrató las obras de Santa María de Colombres, a la vez que presidía la empresa minera La Providencia.

En 1860, para construir la actual carretera nacional Tinamayor-Palencia, se acotan y sanean las marismas de Unquera. Se conserva amplia documentación del proyecto, materiales y personal que se asienta en la comarca (muchos vascos) para trabajar en las carreteras y en las minas. Es ingente la labor de apertura de la garganta paralela al río hasta Ojedo que determinó el desarrollo y comunicación de Liébana.

Pérez Galdós, José María Pereda y el comerciante Santanderino Crespo Quintana, pernoctaron en La Corralada de Unquera en setiembre de 1876 donde, según escribe Galdós, solo en la cocina se hace de ver que anda por allí un francés. ¿Sería Blanchad el introductor del hojaldre de las corbatas?

En estas fechas ya se había duplicado la población en Bustio, totalizando el padrón 441 personas.

En el registro civil de Val de San Vicente creado en 1871, Francisco García de Quevedo, panadero que vive en Unquera, inscribe a su hijo Pedro Santiago García López. Tanto él como su mujer Emilia son naturales de Reinosa.

A principios del siglo XX se asientan la familia de Rafael Sánchez Fernández procedentes de Peñarrubia y Bielva y la de Juan Bautista Puente Castillo de Campuzano casado con Ramona Borbolla Laso de Bustio.

Sirvan éstas líneas para recordar a los fallecidos éste año 2020, acreditados comerciantes de Unquera: Francisco Sánchez Bardales  y los hermanos Jaime y Juan Puente Sánchez.

Isabel Gutiérrez de Quevedo

Dejar respuesta