«Estado de alarma»

2
1039

Nos causó mucha alegría ver por primera vez un herrerillo capuchino, inconfundible con su cresta de plumas blancas y negras, triangular y apuntada.

Nos llamó la atención que durante todo el tiempo que lo pudimos observar, mantuviera la cresta levantada, como si estuviera alarmado. Luego, nos enteraríamos de que la despliega dependiendo de su estado de ánimo.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Buenos días, Eugenio.
    No cabe duda de que esta pandemia…al igual que otras crisis que padeció la humanidad..nos dejara muchos cambios…Algunos serán buenos..pues nos han hecho reflexionar..aprender…
    No obstante, como tú me pregunto muchas cosas..lo de los vasos de sidra..los abrazos…también ¿Podremos viajar como antes? ¿Se celebrarán nuestras fiestas tradicionales como siempre?…
    En fin, como dijo Joseph Campbell:» Tenemos que estar dispuestos a dejar ir la vida que habíamos planeado, para crear la vida que nos está esperando».
    Un abrazo muy fuerte.

  2. La preciosa, oportuna y bien realizada foto, ayudada por las ramillas del árbol, centra la atención sobre su cresta avisadora del herrerillo capuchino. Su estado de, … “en prevengan” que muestra, pareciera que nos habla del “Estado de alarma” que nos acompaña, ya hace demasiado tiempo.
    Esta crisis pasará, pero, … ¡tantas cosas han cambiado!
    Esta crisis será en algunos aspectos como las destructivas inundaciones de las orillas del Nilo, que después dejaban suelos más fértiles, … Esta epidemia nos está obligando adoptar nuevas herramientas que todos daremos por buenas una vez superada la emergencia. Reacciones de una sociedad que tiene que seguir adelante.
    Pero muchas costumbres quizá no vuelvan, … ¿Qué pasará los vasos de sidra compartidos, … con los cálidos abrazos, … ?
    Un esperanzado y virtual abrazo.

Dejar respuesta