Navegando entre monumentos

2
598

Es frecuente que navegando por Internet a una primera información que buscas le suceda otra derivada de ésta y de ésta última surja otra y así sucesivamente. Siendo habitual que llegado a un punto nuestro cerebro entre en pausa y nos preguntemos ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Qué había venido a buscar?

Y lo anterior viene a cuento, pues “remando” hacia historias de lonjas, esos lugares en los que se respira ambiente marinero por los cuatro costados, se me fueron los ojos a una impresionante representación de la rula de Gijón que se exhibe en el Museo-Casa Natal de Jovellanos. Se trata de “El retablo del mar”, del artista ovetense Sebastián Miranda, que refleja en una talla de madera y en una misma escena la cotidiana compra-venta del pescado. Así, deja con la boca abierta una suerte de bodegón de 156 pescadores de la lonja gijonesa de los periodos comprendidos entre 1931 y 1933, que tienen a sus pies las especies más típicas del Cantábrico, y se remata con un piso superior en el que se asoman multitud de niños y ancianas.

La impresionante obra, que fue en principio en escayola, la cual se perdió en la Guerra Civil, y cuya reproducción en madera fue acababa en 1972, me llevó a “abordar” más obra de Sebastián Miranda.

En ese puerto, tuve que echar “el ancla” en otro de sus escasos trabajos de gran formato, la estatua de Egidio Gavito Bustamante. Y, a pesar de conocer muchos datos de ese monumento con el que el pueblo de Poo homenajeó al que fue su benefactor, pues el efigiado es uno de mis tatarabuelos, tuve la sorpresa de que la Comisión encargada de gestionar la ejecución de la estatua, no contactó con Miranda, como yo creía hasta entonces, sino con el arquitecto Manuel del Busto, el cual encomendó al escultor la figura en bronce, realizando él la sencilla y elegante estructura. Los demás desplazamientos en la red me volvieron a ratificar que Miranda nunca estuvo satisfecho del resultado, ya que al no conocer a don Egidio y tener que trabajar solo con una fotografía, no consiguió el parecido deseado, como le aseguraron reiteradamente los vecinos de Poo. No obstante, la falta de semejanza física no priva a la efigie de reflejar el espíritu del prócer llanisco, al dar la sensación, con su semblante sereno y su actitud amable, de estar conversando con todos.

Continué con rumbo marcado hacía Manuel del Busto, y averigüé, entre otros particulares, que había nacido en Cuba, estudiado arquitectura en Madrid, y que a consecuencia de su procedencia indiana fue elegido por miembros de ese colectivo para sus obras en Asturias, donde sus trabajos, influidos por los estilos del momento, modernismo, eclecticismo, historicismo e incluso racionalismo, fueron un claro ejemplo de versatilidad creativa.

Curiosamente, como si hubiese hecho una navegación circular, esa “escala” en el arquitecto cubano me “arribo”al puerto de partida, las lonjas. Y, justamente, a la rula vieja del puerto de Llanes, pues en la memoria del proyecto de la misma del año 1934, el ingeniero José María Aguirre agradece la competente colaboración de Manuel del Busto, además de su buen gusto.

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Muy buenas tardes, Rostroazul.

    Me alegra saber de usted…

    Verá, no suelo escribir a «la deriva»…como califíca la forma de harcerlo en esta última colaboración.

    Habitualmente, soy totalmente sistemática, buscó directamente una historia o un personaje…en nuestros antiguos periódicos locales «El Oriente de Asturias», «El Pueblo» y en libros que tienen que ver con Llanes.. Aunque la forma en la que más me gusta escribir es observando…a veces lo hago con el pensamiento mientras paseo o viajo…Para mi la escritura es una suerte de reacción química…

    Y ya que trae a colación Estambul…le contaré que la última vez que estuve…volvi tan prendida…que tuve un sentimiento contradictorio: no volver nunca más, para que permanezca siempre así en mi memoria.

    En cuanto a su exagerado último párrafo…le cuento al oído que creo que meto a nuestro Patrón Mayor en demasiados líos…

    Gracias.

  2. Doña Maiche: Buenas tardes y gracias por desvelarnos su peculiar forma de trabajo de investigación, …. que podríamos calificar perfectamente de «asistemática». Leyendo la deriva de como va picoteando entre las obras artísticas (en este caso escultóricas) y sus creadores; imagino que para imbuirse del significado…. de la fuerza, de la expresión, . … será necesario conocer al autor. Pues bien, se me vino a la cabeza lo que sería verla a usted por ejemplo en Estambul …. donde el cruce de culturas y el choque de religiones llega al paroxismo …. quien la vería a usted con su cuaderno de notas, su mirada, su intelecto….. desgranando representaciones milenarias.

    Yo estoy convencido doña Maiche, que usted terminará teniendo una estatua como su tatarabuelo Gavito Bustamante, y la estatua, que no la representará de cuerpo entero, sino que será mas bien un busto en la cofradía de Pescadores, ….. vendrá por encargo de Angel Batalla, quien conectará con el Reed Amstrong de turno y que seguro que, como en el caso de Egidio, el autor, quien quiera que sea, no quedará conforme con el resultado….. porque a la belleza es difícil darle tridimensionalidad.

Dejar respuesta