Virutas

0
526

El pasado miércoles estaba enderezando unos palos de avellano que corté en diciembre, cuando recordé las viejas maderas que antes coleccionaba… Mientras los torneaba saltaban sus virutas coloreadas.

Ébano negro, Boj amarillo, Amboina roja, Siricote pardo y naranja, Avellano crema…

Viendo la mar desde Pría ensoñaba los bosques de Gabón, las laderas del Pirineo, el trópico de Indonesia, la selva del Yucatán, las riberas del Piloña.

Terminado el trabajo y, siguiendo el sabio consejo de Valentín, me acompañé con unas virutas de rojo jamón y un vasín de buen vino tinto.

Eugenio Perea

Dejar respuesta