El potro y su madre

2
613

Frente al bufón de Arenillas, se nos fueron los ojos a un potro que corría y brincaba con esa alegría que tiene la vida recién estrenada.

De pronto, como si hubiéramos llamado su atención, cesó en su incansable juego y se nos quedó mirando con las orejas enderezadas y giradas hacia delante.

¡Feliz y prudente verano!

Maiche Perela Beaumont

Imagen, Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Buenos días, Rostroazul

    Como el tiempo vuela…ya estamos…como bien dice…en el último cuadernín de campo del curso…Solo queda la colaboración del sábado y vacaciones!!!! También para usted, que bien merecidas se las tiene…por su esfuerzo y constancia…

    Y respecto a este comentario, le doy las gracias por ser, además de precioso,como siempre, comprometido.

    Espero que al fin este verano se decida a visitar el oriente de Asturias…en donde le esperamos con toda la ilusión.

  2. Doña Maiche: Que gran foto de fin de curso. La maternidad animal representada en uno de los grandes amigos del hombre (su perro y su caballo) no en vano nos llamaban caballeros.

    La Yegua mira extrañada a los hombres porque estamos perdiendo nuestra aura y los animales pueden verla.

    Ella no tiene problemas de ideologías extrañas… «es mi cuerpo yo decido»…. ella siempre decide lo correcto… traer al mundo a su criatura.

Dejar respuesta